Kurt Vonnegut

Cuna de gato

En este libro nada es cierto. Jonás (o John) se propone investigar qué estaban haciendo los norteamericanos más destacados el día en que se arrojó la bomba en Hiroshima. Las cartas que intercambia con el hijo menor del doctor Felix Hoenikker –uno de los padres de la bomba atómica— lo zambullen en una intriga familiar que oculta la más terrorífica contribución de la ciencia a la humanidad: el hielo nueve.
Las respuestas a todas las preguntas están en una isla del Caribe, la república de San Lorenzo, donde el bien y el mal se reparten entre un dictador demente, un genio impasible, una diosa del amor y el fundador del bokononismo, una religión profética y absurda.
A Jonás le tocará aprender algo sobre el poder, el horror y la estupidez humana, y sobre las mentiras que nos contamos mientras esperamos el fin del mundo.

Eterno escritor de culto, cómico, irreverente y genial, Kurt Vonnegut es una de las figuras insoslayables de la literatura del siglo XX y Cuna de gato, una de sus novelas más celebradas. El momento de leer a Vonnegut es justo cuando se empieza a sospechar que nada es lo que parece. No solo divierte: electrocuta. Y se lo lee con un placer enorme porque te pone los pelos de punta.
THE NEW YORK TIMES
Vonnegut miró el mundo a los ojos y nunca se inmutó.
J.G. BALLARD
192 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2020
Año de publicación
2020
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Ann Lopcompartió su opiniónhace 3 meses
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho
    🚀Adictivo
    😄Divertido

    Una visión completamente acertada y anacrónica, porque en realidad la religión, la política y la vida siempre van a donde mismo y a veces casi siempre llega al mismo lugar! En fin este es un magnífico retrato irónico de la vida en general

    Ana Saenzcompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    🎯Justo en el blanco
    😄Divertido

Citas

    Ana Saenzcompartió una citael año pasado
    A veces pienso que nació muerto. Nunca conocí a un hombre que tuviera menos interés en los vivos. A veces pienso que ese es el problema con el mundo: en los puestos influyentes hay demasiada gente que está muerta como una piedra.
    Ann Lopcompartió una citahace 3 meses
    :
    La mano que abastece las farmacias domina el mund
    Ann Lopcompartió una citahace 3 meses
    Comamos, bebamos y celebremos, pues mañana moriremos —

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)