Libros
Claudia Hernandez

Roza tumba quema

En la guerra y en la paz, una mujer sin armas lucha por sus hijas. Como en la vieja agricultura itinerante, roza, tumba y quema para que esas niñas tengan un lugar al cual poder regresar. Ahora, esa mujer debe conseguir dinero para emprender un largo viaje que le brindará la oportunidad de reunirse con la primera de sus cinco hijas, una niña a la que perdió durante el tiempo de la guerra. En su intento por llevarla de regreso consigo, se presentará ante ella como la pequeña independiente y tenaz que fue, la adolescente reclutada contra su voluntad por la guerrilla, la mujer joven que conoció el amor y la traición, la sobreviviente que vio el final del combate y la madre dispuesta a batallar por conseguir una oportunidad en la vida para sus hijas, sin pedir nada a nadie.
301 páginas impresas
Publicación original
2018
Año de publicación
2018
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

  • Ana Saenzcompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    💀Espeluznante
    🔮Profundo
    💧Prepárate para llorar

    Una historia estrujante de tan real. En el contexto de la guerra, las guerrillas y el proceso de pacificación en El Salvador narra la vida y lucha de las mujeres por sobrevivir a situaciones tan desafiantes y extremas.

  • Fernanda Briseñocompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó
    💧Prepárate para llorar

Citas

  • Zalvecompartió una citael mes pasado
    los únicos que permite atenciones es de los hijos adoptivos. Siente que se preocupan de ella de manera genuina. Le preguntan siempre si ya comió. Ella dice que sí aunque no lo haya hecho. Ellos insisten en que tiene una invitación pendiente. ¿Aceptaría comer con ellos alguna vez? Quieren saber más de ella y del país. Saben que está ahí por la hija, pero, aprovechando que ella está de nuevo interna en el hospital, pueden pasar un rato juntos, antes o después de la hora de la visita.
  • Zalvecompartió una citael mes pasado
    Les dicen en ellas que no son sus hermanos, pero que pudieron haberlo sido. Les piden que los vean como parte de su familia. Ellos las verán como parte de la suya si se los permiten. Le piden lo mismo a ella. Si no quiere verlos como hijos, puede verlos como sobrinos, como vecinos o como niños del pueblo.
  • Zalvecompartió una citael mes pasado
    No le dará la vuelta al rompecabezas de los rasgos físicos ni hará la disección de los gestos como hacen aquellos que quieren encontrar un parecido con los que quieren a como dé lugar.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)