Alberto Chimal

Manos de lumbre

En las historias de Manos de lumbre, como diría Jean-Paul Sartre, “no hay necesidad de fuego, el infierno son los otros”.
Un escritor que practica el plagio literario, una mujer obsesiva bajo una maternidad malentendida o una enferma frente al trance de elegir son algunos de los personajes de Alberto Chimal que conviven con su propio infierno, con su propio disimulo, manipulación o incertidumbre.
Chimal enciende una prosa que subraya el matiz de lo fantástico y que explora siempre límites, siendo así su literatura juego e hipnosis donde introducirnos y, posiblemente, quemarnos.
«Alberto Chimal nos recuerda que todo ocurre aquí, en este mundo, en esta vida, en estas formas de imaginación de las que todos participamos»
Francisco de León, Literal
«Para los lectores algo cansados con el modo realista en el que se desenvuelve buena parte de la literatura latinoamericana contemporánea, Chimal es un escritor imprescindible»
Edmundo Paz Soldán, La Tercera
«Así funciona la narrativa de Chimal: con potencia. Tiene poder, tiene eficacia, engancha»
Sara Mesa, Estado Crítico
“Chimal se acerca a la zona de la penumbra, de las amenazas y las identidades indefinidas, en donde reina la “belleza terrible” y donde lo desconocido y lo aterrador cohabitan”
Carolina Herranz, Criticismo
124 páginas impresas
Publicación original
2018

Opiniones

    Yunuen Mandujanocompartió su opiniónhace 4 meses
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    🚀Adictivo

    Varías historias contadas de una manera que te atrapan, te tienen con los nervios a flor de piel, muy recomendable

    María Magañacompartió su opiniónhace 7 meses
    👍Me gustó

    Grandes cuentos !!

    Carolina J.compartió su opiniónhace 7 meses
    👍Me gustó

    Me gustaron los cuentos, la impresión que me dejaron, el suspenso y los finales abiertos que dan para imaginar y cuestionar. Buena narrativa y, sobretodo siendo mexicana, me encantó ver un lenguaje tan casual en su narrativa.

Citas

    Rhardycompartió una citahace 5 meses
    Volvamos a donde estábamos: aunque los textos que me trajo Rodrigo no parecen tener mucho afecto por los «plagiarios» de cierta edad y renombre –Saramago, Pérez Reverte, Bryce Echenique–, dicen la verdad. ¡Por supuesto que la dicen! Shakespeare reprodujo pasajes de Montaigne en La tempestad. Lautréamont transcribió fragmentos del Apocalipsis –por no hablar de otros libros y hasta de una nota de periódico– en los Cantos de Maldoror…
    Claudia Htcompartió una citahace 7 meses
    No soy una máquina ni una «agencia de contenidos», como se dice ahora
    María Magañacompartió una citahace 7 meses
    Lorena se puso a dar vueltas me gustó porque a pesar de que tenía cara de loca, la verdad, se le veía como la paz

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)