Juan Pablo Villalobos

No voy a pedirle a nadie que me crea

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
«No voy a pedirle a nadie que me crea», nos advierten con frecuencia los distintos narradores y personajes de esta historia, en la que lo corriente se transforma en un delirio sin que uno sepa muy bien cómo, en la que lo raro acaba siendo normal y en la que no podemos hacer otra cosa que reírnos, porque todo es hilarante, cotidiano y surrealista a la vez, como la vida misma.

Todo empieza con un primo que ya de chico apuntaba maneras de estafador, y que ahora mete al protagonista un mexicano que viaja a Barcelona acompañado de su novia para estudiar literatura, y que además se llama como el autor de la novela en un lío monumental: un «negocio de alto nivel» que convierte su estancia en la ciudad en una especie de novela negra de humor también negro, una de esas que a él le gustaría escribir.

Por estas páginas desfila una variopinta fauna de personajes impagables: mafiosos peligrosísimos el licenciado, el Chucky, el chino; una novia que se llama Valentina y que lee Los detectives salvajes y está al borde de la indigencia y no se entera de nada; una chica llamada Laia cuyo padre es un político corrupto de un partido nacionalista de derechas; un okupa italiano que se ha quedado sin perro; un pakistaní que simula vender cerveza para no levantar sospechas… Y para complicarlo todo un poco más aparece una segunda Laia, que es mossa desquadra y pelirroja; una perra que se llama Viridiana; una niña que recita versos de Alejandra Pizarnik y hasta la propia madre del protagonista, melodramática, orgullosa y chantajista como en una buena telenovela mexicana.

Juan Pablo Villalobos escribe como actuaba Buster Keaton: te arranca la carcajada manteniéndose impávido, sin mover un músculo. En sus anteriores novelas ya había ido construyendo un mundo propio con personajes entrañables y excéntricos a los que les sucedían cosas extrañas y divertidísimas. Y ésta lo consagra como un escritor imprescindible. En ella, y a través de la odisea de un hombre normal que se ve envuelto en peripecias de lo más rocambolescas, nos habla de la realidad y la ficción, o sea de la importancia de la literatura en nuestras vidas, y del papel fundamental del humor.
Este libro no está disponible por el momento.
261 páginas impresas
Publicación original
2016
Año de publicación
2016
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Sandy Jaguarcompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    🚀Adictivo
    😄Divertido

    Me gustó, sin embargo esperaba reírme y lo que sentí fue intriga y a veces angustia; por supuesto que hay humor, nomás no fue suficiente para mí, para contrarrestar la angustia que sentí.

    Eduardo Castillo Clímacocompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó

    Muy entretenido!

    Polo Silbermancompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó

    Gran novela!

Citas

    Iveth Martínezcompartió una citahace 12 días
    El problema de la parodia –le dijo– es que para que sea inteligente tiene que ser ideológica, y si es ideológica deja de ser divertida, o sólo es divertida si compartes la misma ideología, lo cual en el fondo es un coñazo
    Iveth Martínezcompartió una citahace 12 días
    Me imaginé que estarían hablando de Ibargüengoitia, de la tesis de licenciatura de Juan Pablo, o de su proyecto de tesis para el doctorado. Juan Pablo le dijo, efectivamente, que no creía que hubiera una predisposición ideológica en la obra de Ibargüengoitia
    Iveth Martínezcompartió una citahace 12 días
    pero no puedes comparar el efecto en un lector mexicano de un proceso de autorreconocimiento, que puede resultar catártico, con el efecto en un lector extranjero de un proceso de generalización del otro, que sirve para confirmar prejuicios que llevan a actitudes xenofóbicas

En las estanterías

    Editorial Anagrama
    Anagrama
    • 1.3K
    • 1.2K
    Bookmate
    Literatura premiada
    • 103
    • 75
    Bookmate
    Leonardo Núñez
    • 7
    • 36
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)