Fernanda Trías

La azotea

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
“El mundo es esta casa”, dice Clara, mientras pretende proteger a sus seres queridos de un exterior que le resulta cada vez más amenazante. Clara se atrinchera con su padre y su hija Flor en un apartamento oscuro que irremediablemente se va desmoronando sobre ellos. La azotea se convierte en su último resquicio de libertad. Un pájaro enjaulado es el único testigo del miedo y la resistencia de Clara contra aquellos que intentan destruirla. Derechos solo para Colombia y México. Coedición digital, Laguna Libros — eLibros
Este libro no está disponible por el momento.
102 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Elibros
Año de publicación
2020
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    b6189092040compartió su opiniónhace 2 años

    No me deja acceder a los libros del festival gratis, me envían a pagar y suscribirme en Premium, cómo le hago para la promoción del festival de lectura un mes gratis?

    Andrea Poulaincompartió su opiniónhace 4 años
    🙈Ni fu ni fa

    Weird and sick well-written shit. 😶😐😶😐

    Denise E. Ocaranza Ordóñezcompartió su opiniónhace 8 meses
    🚀Adictivo

    Desde que lo empecé no pude soltarlo, sentía ese encierro, ese dolor; es grandioso

Citas

    Pony Neóncompartió una citahace 2 años
    Tal vez la Tierra sea redonda solo para evitar que la gente vaya hasta el borde del mundo y salte al vacío, para que no podamos escapar de ella
    Kas DIHcompartió una citahace 2 años
    Carmen conocía todos mis movimientos y me tenía vigilada como a un preso. También la azotea había dejado de ser segura para mí.
    Había dos cosas que asustaban a Flor: Carmen y la pieza del fondo. Cuando no la amenazaba con mandarla a la casa de Carmen para que la cocinara en su guiso, le decía que iba a encerrarla ahí.
    Yunuen Barbosacompartió una citahace 19 días
    Fue entonces que él me apretó la mano. Fuerte, con las últimas energías. Yo le devolví el gesto pero no me animé a mirarlo. Papá siempre había sido un misterio para mí, y ahora me apretaba la mano y yo no podía entender qué significaba eso, qué había significado para él cada rato que pasamos juntos.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)