Lola Lafon

La pequeña comunista que no sonreía nunca

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
18 de julio de 1976, Juegos Olímpicos de Montreal. Nadia Comaneci, una jovencísima y desconocida gimnasta de un país remoto, Rumanía, ejecuta su ejercicio en las barras asimétricas. Un ejercicio perfecto. La niña de catorce años deja a todos patidifusos y hace saltar por los aires el marcador electrónico, que no preveía la posibilidad de que un ser humano alcanzara la perfección. Nadia obtiene el primer diez en gimnasia de la historia olímpica. A partir de ese momento epifánico, la historia de la pequeña Nadia es la de una criatura adorable que conquista el corazón del mundo entero: el «hada de Montreal». Pero también la de una niña que en poco tiempo se hace mujer y es sometida por ello a un juicio implacable: «la magia se ha esfumado», sentencia un titular de la época. Y la de una adolescente que vive bajo el régimen comunista de Ceau?escu, encumbrada a la categoría de héroe nacional. Y la de una chica sometida a la vigilancia de la Securitate y al asedio de Nicu, el siniestro hijo del dictador. O la de una mujer que, un mes antes de la revolución que derrocará y ejecutará al Conducator, protagoniza una fuga de película a través de la frontera con Hungría y llega a los Estados Unidos como refugiada política para descubrir que el sueño americano no es precisamente un cuento de hadas.
Este libro no está disponible por el momento.
241 páginas impresas
Publicación original
2015

Libros relacionados

Opiniones

    Jailin Camposcompartió su opiniónhace 4 meses

    Me pareció que la manera de escribir de Lola puede llegar a ser confusa, incluso odiosa en contra de Nadia, no creyendo casi nada de lo que le dice y sintiéndose... ¿fastidiada? Por sus ideas acerca del comunismo y el capitalismo.

    Para ser una biografía de Nadia Comaneci deja muchos más interrogantes que respuestas.

    No es un mal libro. Está bien para tener un abre bocas de la dictadura de Ceaușescu, teniendo como hilo conductor la vida de Nadia. Pero me pareció un poco desordenado y confuso.

    asanisimasalaitcompartió su opiniónhace 5 años
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho
    💞Romántico

Citas

    Adalberto Cortezcompartió una citahace 2 meses
    Y todos corren a las salas de redacción, los teléfonos, diez, diez, escribid eso, she’s perfect, luce el titular de Newsweek en portada, lo nunca visto, la perfección ES de este mundo: «Si buscan una palabra para decir que han visto algo tan bello que así no se podía expresar hasta qué punto era bello, digan que era nadiesco», escribe un editorialista de Quebec. Los jueces se ven obligados a preguntar a Béla qué ha ejecutado realmente la niña, pues no les ha dado tiempo a verlo.
    Jailin Camposcompartió una citahace 4 meses
    –Me ha venido una cosa a la cabeza al leer su expresión «plató de rodaje»: ¡los teatros! Estaban llenos, ¡apuesto a que he visto más clásicos que usted! En la sala te congelabas, pero en casa también, y queríamos ver y escuchar textos bonitos... Casi no se oían los aplausos porque no nos quitábamos los guantes. Por supuesto, siempre había miembros de la Securitate. Y qué me dice deHamlet, ya sabe: «Algo huele a podrido en el reino de Dinamarca.» Nunca olvidaré ese momento: el actor hizo una pequeña pausa después de «reino»; oh, lo comprendimos, lo ovacionamos, todos en pie, estábamos maravillados, expresaba algo que ya no podíamos decir. A partir de la siguiente representación ¡se prohibió aquella frase! Ah, también recuerdo haber asistido con mi madre a una representación deRomeo y Julieta. Los actores habían modificado un poco el final –ríe–: en la versión rumana, Romeo y Julieta no conseguían suicidarse... ¡porque había carestía de veneno en el país!

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)