Alberto Chimal

Los atacantes

Las cámaras de seguridad nos han dado la tranquilidad de tener a alguien velando por nosotros. Pero también la incertidumbre de que siempre habrá algún otro vigilándonos. La ciencia ha erradicado enfermedades, pero también ha creado monstruos e infecciones impensables. El correo electrónico, las redes sociales, un teléfono en el bosillo: consuelos para la soledad, mejoras en la comunicación, pero también el principio del fin. Acosadores, stalkers, suplantadores. Atacantes de nuestro confort.
Con un imaginario y una estética absolutamente personales, Alberto Chimal –una de las grandes revelaciones mexicanas de los últimos años— nos ofrece, agazapado entre siete magistrales relatos, el terror con el que convivimos, aun sin percatarnos. Un libro de cuentos de miedo –no necesariamente de horror— que mira en las esquinas más negras de nuestra sociedad, sin renunciar tampoco a la imaginación más libre, a la mirada más fantástica, al humor e incluso a la poesía. Aunque esta sea la poesía que llega con el final del mundo.
«Un narrador que no puede desprenderse, para nuestra fortuna, (…) del afán por describir aquello que sólo puede ser creado con palabras»
Verónica Murguía, La Jornada
«Para los lectores algo cansados con el modo realista en el que se desenvuelve buena parte de la literatura latinoamericana contemporánea, Chimal es un escritor imprescindible»
Edmundo Paz Soldán, La Tercera
«Así funciona la narrativa de Chimal: con potencia. Tiene poder, tiene eficacia, engancha»
Sara Mesa, Estado Crítico
«Uno de los narradores más polifacéticos e imprevisibles de la literatura hispanoamericana actual»
Marco Kunz, Quimera
103 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2017
Año de publicación
2017
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Samantta Sernacompartió su opiniónhace 4 años
    💀Espeluznante

    Fue un libro con un estilo muy peculiar.

    maleñocompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    💀Espeluznante
    🎯Justo en el blanco

    Cuando comencé el libro creí que el eje temático de los relatos se inclinaría por una visión aterradora de las redes sociales; sin embargo, va más allá de esa predicción. Algunos relatos como "Tú sabes quién eres" y "Connie Mulligan" involucran este elemento en personajes que acosan, en un principio, a sus víctimas por redes sociales y que posteriormente pasan al acoso y abuso físico, no obstante, lo que realmente une cada cuento con otro es la sensación de ser vigilados y dominados, estar siempre bajo amenaza. Por ejemplo, en "Tú sabes quién eres", la protagonista cambia desde su aspecto físico hasta sus rutas de trabajo para poder deshacerse de un acosador que amenaza con violarla. En "La gente buena", una ama decide toda la vida de un matrimonio que sirve para ella, cada acción a realizar, incluso si esto implica la muerte de la hija de ambos. En Connie Mulligan un hombre es atormentado por correos que le envía una señora para la publicación del libro de su hija, mensajes que comienzan en amabilidad y que conforme avanza la historia se convierten en una verdadera pesadilla para el protagonista y todo aquel que lo rodea.
    Los personajes de cada uno de los siete relatos nunca están seguros, incluso cuando se creen en total soledad hay algo, desde lejos, acechando.

    i. 🌤️compartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó

    Arte es el mejor relato del libro. Punto (los demás están bien, pero esperaba que fueran terroríficos y qué involucraran más la tecnología, pero no pasó así).

Citas

    Cristinacompartió una citahace 2 años
    ¿Cómo va a saber la gente que debe tener miedo si los monstruos no son como los que ya conoce?
    salvador emmanuel cabrera rodriguezcompartió una citahace 2 meses
    Qué tragedia en fin que los dos últimos en morir y los únicos que al menos empezaron a ver la explosión definitiva de todo no estaban hechos para entender que el mundo entero era una obra o mecanismo capaz de crear la belleza de su ignorancia y de su miedo y de su sinsentido que ahora se expanden y se enfrían convertidos en restos informes y sin huella de otro dolor que el dolor de ya no ser nada ni a las siete ni a las otras siete ni nunca.
    salvador emmanuel cabrera rodriguezcompartió una citahace 2 meses
    ¿Cómo va a saber la gente que debe tener miedo si los monstruos no son como los que ya conoce?

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)