bookmate game
Libros
Alberto Chimal

Los atacantes

Las cámaras de seguridad nos han dado la tranquilidad de tener a alguien velando por nosotros. Pero también la incertidumbre de que siempre habrá algún otro vigilándonos. La ciencia ha erradicado enfermedades, pero también ha creado monstruos e infecciones impensables. El correo electrónico, las redes sociales, un teléfono en el bosillo: consuelos para la soledad, mejoras en la comunicación, pero también el principio del fin. Acosadores, stalkers, suplantadores. Atacantes de nuestro confort.
Con un imaginario y una estética absolutamente personales, Alberto Chimal –una de las grandes revelaciones mexicanas de los últimos años— nos ofrece, agazapado entre siete magistrales relatos, el terror con el que convivimos, aun sin percatarnos. Un libro de cuentos de miedo –no necesariamente de horror— que mira en las esquinas más negras de nuestra sociedad, sin renunciar tampoco a la imaginación más libre, a la mirada más fantástica, al humor e incluso a la poesía. Aunque esta sea la poesía que llega con el final del mundo.
«Un narrador que no puede desprenderse, para nuestra fortuna, (…) del afán por describir aquello que sólo puede ser creado con palabras»
Verónica Murguía, La Jornada
«Para los lectores algo cansados con el modo realista en el que se desenvuelve buena parte de la literatura latinoamericana contemporánea, Chimal es un escritor imprescindible»
Edmundo Paz Soldán, La Tercera
«Así funciona la narrativa de Chimal: con potencia. Tiene poder, tiene eficacia, engancha»
Sara Mesa, Estado Crítico
«Uno de los narradores más polifacéticos e imprevisibles de la literatura hispanoamericana actual»
Marco Kunz, Quimera
103 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2017
Año de publicación
2017
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

  • Samantta Sernacompartió su opiniónhace 6 años
    💀Espeluznante

    Fue un libro con un estilo muy peculiar.

  • Alicia M. Marescompartió su opiniónhace 9 meses
    🚀Adictivo

    Se requiere audacia para volver de estos mundos alternos y argumentos delirantes una narración cohesionada, donde no faltan las sorpresas.

    Yo creía que el cuento iba por un lado y de pronto, ¡bum! El frívolo burócrata de una editorial debe lidiar con una mujer loca y su hija nacida de una intervención alienígena y todo toma un tinte de horror cósmico, o la pareja que está a punto de cortar llegan un motel y ¡bum! Posesión fantasmal, nota roja, hoteles clausurados. Un narco habla con sus chalanes (o eso creí), y de pronto, ¡bum! Es una sociedad posapocalíptica tipo Soylent Green en donde los fetos acaban hechos cápsulas.

    Chimal no tiene misericordia del lector ni da concesiones: o te dejas arrastrar por el tifón de su narrativa, siempre lúcido, siempre al grano, nunca pedante, o nada.
    Me encanta lo creativo de sus premisas, su poco temor a abordar temas descabellados, su oficio evidente al conseguir que un cuento de 30 páginas sea leve.

    Es claro por qué es un referente en la literatura fantástica nacional, y por qué debemos seguir leyéndolo.

    Creo que hasta ese momento había creído, aún, que Connie Mulligan Contreras Alavez-Torrado, la hija de la señora Connie y del extraterrestre, la que no era humana y no conocía el amor ni la piedad, y hablaba cuarenta idiomas desde el vientre materno, y traía un mensaje de sabiduría y todo lo demás…, creo que hasta ese momento seguía creyendo que ella no existía de veras. Que era su madre loca. Su madre poderosa y loca. Por qué no. Qué más da.
    Entonces miré al umbral y vi que la sombra ante la entrada empezaba a moverse, y vi que entraba, y la vi entera, y ella me vio, y ya no había nada más que hacer, más indignidad o más miedo, y solo dije:
    –Oh.

  • maleñocompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó
    💀Espeluznante
    🎯Justo en el blanco

    Cuando comencé el libro creí que el eje temático de los relatos se inclinaría por una visión aterradora de las redes sociales; sin embargo, va más allá de esa predicción. Algunos relatos como "Tú sabes quién eres" y "Connie Mulligan" involucran este elemento en personajes que acosan, en un principio, a sus víctimas por redes sociales y que posteriormente pasan al acoso y abuso físico, no obstante, lo que realmente une cada cuento con otro es la sensación de ser vigilados y dominados, estar siempre bajo amenaza. Por ejemplo, en "Tú sabes quién eres", la protagonista cambia desde su aspecto físico hasta sus rutas de trabajo para poder deshacerse de un acosador que amenaza con violarla. En "La gente buena", una ama decide toda la vida de un matrimonio que sirve para ella, cada acción a realizar, incluso si esto implica la muerte de la hija de ambos. En Connie Mulligan un hombre es atormentado por correos que le envía una señora para la publicación del libro de su hija, mensajes que comienzan en amabilidad y que conforme avanza la historia se convierten en una verdadera pesadilla para el protagonista y todo aquel que lo rodea.
    Los personajes de cada uno de los siete relatos nunca están seguros, incluso cuando se creen en total soledad hay algo, desde lejos, acechando.

Citas

  • Cristinacompartió una citahace 4 años
    ¿Cómo va a saber la gente que debe tener miedo si los monstruos no son como los que ya conoce?
  • Miguel Guisacompartió una citael mes pasado
    Si nacemos en cualquier lugar que no sea la cima, jamás tendremos una vida tranquila y siempre hará falta saber controlarnos. Yo lo aprendí hace mucho tiempo.
  • Alicia M. Marescompartió una citahace 10 meses
    Solamente Jauza y Rafael no han tenido aún su final espantoso y velocísimo, y aunque de hecho tampoco han visto en detalle el final de nadie, y de momento (ahora sí los dos, también Jauza) simplemente están aterrorizados más allá de toda razón y reflexión, tendrán más tiempo que nadie en la historia humana para aquilatar la proximidad de su propia extinción, así como la de todas las cosas, y por tanto terminarán sus vidas con ese sufrimiento adicional: sabrán perfectamente que va a sucederles lo que va a sucederles

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)