Alfonsina Storni

Las grandes mujeres

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Fue Alfonsina Storni una mujer frágil y fuerte a la vez. Su poesía es tierna y delicada, pero rocosa, como si uno tuviera que arañarse las manos y las rodillas hasta coger esas flores y esos cardos y los besos de los que habla.Su obra es una defensa de la libertad artística e individual y siempre buscó la igualdad entre el hombre y la mujer. Mantuvo una estrecha relación con otros poetas latinoamericanos de su época, como Gabriela Mistral o Juana de Ibarbourou y, especialmente, con Horacio Quiroga.El mar, que la ayudó a decidir sobre su enfermedad, la acogió y desde entonces podemos imaginarla jugando con caballos marinos entre corales y algas. «En realidad, lo que le ocurre a Alfonsina Storni es lo que nos sucede a todos: ¿Quién no tiene que sobrevivir y al mismo tiempo soñar?, ¿quién no es equilibrado y a la vez hace locuras?, ¿quién no piensa en la muerte y juega con ella un poco?»Clara Sánchez
Este libro no está disponible por el momento.
56 páginas impresas
Publicación original
2014
Año de publicación
2014
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Marlenecompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    💞Romántico
    🐼Adorable
    💧Prepárate para llorar

    En general no disfruto mucho la poesía romántica pero en éste libro que compila algunos poemas de Alfonsina Storni hay más, mucho más que eso: hay dolor, rebeldía, tristeza, muerte, fuerza...

    zentenovaleriacompartió su opiniónel año pasado
    🙈Ni fu ni fa

    Creo que soy yo la que no sabe apreciar poesía, unos poemas me gustaron, otros meeh

    @lizmorenoacompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    🎯Justo en el blanco

    Stori es mágica, una de mis autoras favoritas y siempre voy a recomedar sus libros.
    Léanla.

Citas

    Lilícompartió una citahace 4 años
    Un día estaré muerta, blanca como la nieve,
    dulce como los sueños en la tarde que llueve.
    Un día estaré muerta, fría como la piedra,
    quieta como el olvido, triste como la hiedra.
    Un día habré logrado el sueño vespertino,
    el sueño bien amado donde acaba el camino.
    Un día habré dormido con un sueño tan largo
    que ni tus besos puedan avivar el letargo.
    Karly Diaz.compartió una citahace 4 años
    Cuando fui leona nunca recordé

    cómo pude un día mariposa ser.
    Lilícompartió una citahace 4 años
    Estuve en tu jaula, hombre pequeñito,
    hombre pequeñito que jaula me das.
    Digo pequeñito porque no me entiendes,
    ni me entenderás.
    Tampoco te entiendo, pero mientras tanto
    ábreme la jaula que quiero escapar;
    hombre pequeñito, te amé media hora,
    no me pidas más.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)