Alfonsina Storni

Las grandes mujeres

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Fue Alfonsina Storni una mujer frágil y fuerte a la vez. Su poesía es tierna y delicada, pero rocosa, como si uno tuviera que arañarse las manos y las rodillas hasta coger esas flores y esos cardos y los besos de los que habla.Su obra es una defensa de la libertad artística e individual y siempre buscó la igualdad entre el hombre y la mujer. Mantuvo una estrecha relación con otros poetas latinoamericanos de su época, como Gabriela Mistral o Juana de Ibarbourou y, especialmente, con Horacio Quiroga.El mar, que la ayudó a decidir sobre su enfermedad, la acogió y desde entonces podemos imaginarla jugando con caballos marinos entre corales y algas. «En realidad, lo que le ocurre a Alfonsina Storni es lo que nos sucede a todos: ¿Quién no tiene que sobrevivir y al mismo tiempo soñar?, ¿quién no es equilibrado y a la vez hace locuras?, ¿quién no piensa en la muerte y juega con ella un poco?»Clara Sánchez
Este libro no está disponible por el momento.
56 páginas impresas
Publicación original
2014

Libros relacionados

Opiniones

    Marlenecompartió su opiniónhace 6 meses
    👍Me gustó
    💞Romántico
    🐼Adorable
    💧Prepárate para llorar

    En general no disfruto mucho la poesía romántica pero en éste libro que compila algunos poemas de Alfonsina Storni hay más, mucho más que eso: hay dolor, rebeldía, tristeza, muerte, fuerza...

    zentenovaleriacompartió su opiniónel mes pasado
    🙈Ni fu ni fa

    Creo que soy yo la que no sabe apreciar poesía, unos poemas me gustaron, otros meeh

    @lizmorenoacompartió su opiniónhace 10 meses
    👍Me gustó
    🎯Justo en el blanco

    Stori es mágica, una de mis autoras favoritas y siempre voy a recomedar sus libros.
    Léanla.

Citas

    Daniela Castillocompartió una citahace 6 días
    Tengo deseos de reír; las penas,

    que de domar a voluntad no alego,

    hoy conmigo no juegan y yo juego

    con la tristeza azul de que están llenas.
    Liilii Olivarescompartió una citael mes pasado
    Huye hacia los bosques;

    vete a la montaña;

    límpiate la boca;

    vive en las cabañas;

    toca con las manos

    la tierra mojada;

    alimenta el cuerpo

    con raíz amarga;

    bebe de las rocas;

    duerme sobre escarcha;

    renueva tejidos

    con salitre y agua;

    habla con los pájaros

    y lévate al alba.

    Y cuando las carnes

    te sean tornadas,

    y cuando hayas puesto

    en ellas el alma

    que por las alcobas

    se quedó enredada,

    entonces, buen hombre,
    zentenovaleriacompartió una citael mes pasado
    Tú que el esqueleto

    conservas intacto

    no sé todavía

    por cuáles milagros,

    me pretendes blanca

    (Dios te lo perdone),

    me pretendes casta

    (Dios te lo perdone),

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)