Toni Montesinos

Melancolía y suicidios literarios

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
En Melancolía y suicidios literarios Toni Montesinos rastrea los caminos que a lo largo de la historia comunican la reflexión sobre el suicidio con las decisiones finales de aquellos escritores, filósofos y artistas que llevaron aquella idea a término. Más allá del estereotipo sociológico o psicológico, este libro aborda desde el campo de la literatura el estudio de la pareja «suicidio-melancolía», que tras un largo noviazgo de siglos, adquiere una presencia realmente desorbitada en el siglo XX, en el que proliferó de manera apabullante, oculta tras tecnicismos y enterrada bajo la sombra de la incomprensión.
Su temperamento melancólico hace al suicida víctima de la bilis negra, lo cual, como sabemos desde Aristóteles, no le convierte necesariamente en un enfermo, pero sí le condena a una cierta propensión a la enfermedad que los modernos conocemos como depresión. Por culpa de la bilis negra, uno de los cuatro humores clásicos, el suicida no tolera la sobriedad fría de la vida, y la melancolía le convierte en un ser excepcional que, según Platón, lo emparenta con héroes trágicos como Áyax o Heracles. Como hijo de Saturno, el melancólico-suicida está relacionado con el geómetra, el que domina “el arte de la medida”, la ciencia del peso y del número, y en definitiva, de la sabiduría y la escritura. Él posee las llaves, el poder del artista, y preso del taedium vitae, decide interrumpir el orden.
Hijos de Saturno fueron Antístenes, Diógenes de Sínope, Zenón de Citio, Empédocles, Epicuro o Séneca, en la Antigüedad. El Romanticismo y el joven Werther hicieron suicidas a Karoline von Günderode, Alfred de Musset, Sophie Risteau, Camilo Castelo Branco, Mariano José de Larra, Antero de Quental o lord Robert Castlereagh. Finalmente, el siglo xx nos ha traído los suicidios de Ernest Hemingway, Virginia Woolf, Arthur Koestler, Cesare Pavese, Primo Levi, Stefan Zweig, Walter Benjamin o Alejandra Pizarnik.
Este libro no está disponible por el momento.
238 páginas impresas
Publicación original
2016

Libros relacionados

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate

Citas

    Sandra Cardosocompartió una citahace 7 días
    Morir voluntariamente supone que hemos reconocido, aunque sea instintivamente, el carácter ridículo de esta costumbre, la ausencia de toda razón profunda para vivir, el carácter insensato de esa agitación cotidiana y la inutilidad del sufrimiento.
    Gerardo V Jcompartió una citahace 3 meses
    melancolía es la dicha de estar triste.»
    Ahora todo en dedanscompartió una citahace 9 meses
    En realidad, el valor emocional del suicidio, llevado a la desmesura en el siglo xx, es solamente un pequeño aspecto de la actitud suicida a lo largo de la historia. Por otra parte, casi toda la tipología de suicidios y sus reflexiones subsiguientes la hallamos representada en múltiples ejemplos de la Antigüedad grecolatina, dirigidos en muchas ocasiones a desdramatizar la «vulgaridad» de morirse, pues, como repetía Camilo José Cela pocos meses antes de fallecer, es lo único que ha hecho la humanidad entera desde el inicio de los tiempo

En las estanterías

    Nydia
    No ficción
    • 181
    • 2
    Fórcola Ediciones
    Fórcola Ediciones
    • 49
    • 2
    modestyvlais
    LIBROS
    • 297
    • 1
    Jair Alburquerque Balderas
    Miscellaneous
    • 9
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)