José Ovejero

La ética de la crueldad

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Estamos acostumbrados a ser testigos de violencias extremas, torturas, violaciones y humillaciones en todas las formas del arte. A menudo la crueldad allí desplegada se nos presenta como espectáculo. Sin embargo, hay una crueldad que no satisface el morbo del espectador ni corteja sus valores, sino que lo confronta con sus hipocresías y sus miserias. Es ética en el sentido de que pretende una transformación del lector, aunque a veces tenga que agredirle para ello: no le ofrece certidumbres sino lo contrario. Este libro defiende una literatura contraria a la cultura del espectáculo y a la asepsia posmoderna, una literatura que aborrece lo inocuo y lo complaciente. José Ovejero ilustra su propuesta teórica con una original exploración de novelas de Bataille, Canetti, Luis Martín-Santos, Cormac McCarthy, Onetti y Jelinek, autores crueles cada uno a su manera. Después de leerlos, no se puede seguir viviendo como antes de hacerlo. Y lo mismo le sucederá a quien lea este ensayo.
Este libro no está disponible por el momento.
169 páginas impresas
Publicación original
2012
Año de publicación
2012
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Alejandra Salazarcompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho

    Para hablar de cómo aprendemos que el mundo es un lugar violento a lo largo de nuestras vidas por medio de la educación cívica, política, emocinal y literaria.
    Para mi, hace falta remitir a ejemplos de literatura escrita por mujeres, en ese aspecto queda a deber porque unicamente observamos la percepción de la violencia por parte de los hombres.

    Jovani González Hernándezcompartió su opiniónhace 2 años
    👎Olvídalo
    🙈Ni fu ni fa
    💤Aburrrriiiido

Citas

    Nicolas Palacioscompartió una citahace 10 meses
    Sólo así podremos acercarnos a una literatura que no está concebida como espectáculo para nuestro esparcimiento, y que ni siquiera cuando usa el humor pretende aligerarnos de nuestras cargas e incertidumbres, sino todo lo contrario, volvernos conscientes de su peso
    Nicolas Palacioscompartió una citahace 10 meses
    Los narradores crueles nos dejan solos: al hacer tan opacos los personajes, nos impiden la identificación e incluso la empatía; en todo caso, podemos usarlos de superficie sobre la que reflejarnos; y de esa manera podemos vernos a nosotros mismos, dejar de mirar un mundo exterior con el que solidarizarnos o del que escandalizarnos, para concentrarnos en quienes somos, convertidos a nuestro pesar en personajes de la historia
    Nicolas Palacioscompartió una citahace 10 meses
    «El horror de haber llegado al fondo de las cosas», leía Bataille en el rostro de un Hegel anciano, aunque probablemente el auténtico horror del escritor y del filósofo fue el de saber que el fondo no existe, que la caída no tiene final, que no hay tierra firme en la que sentarse a descansar. Ésa es, si los lectores están de acuerdo conmigo tras acompañarme en mis reflexiones, la principal enseñanza de la literatura cruel

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)