Cyrille J. -D. Javary

100 palabras para entender a los chinos

Ya sea que ejerza sobre el mundo occidental un poder de fascinación o que provoque temores, China ha llegado a ser inevitable. Sin embargo, cuanto más se inmiscuye en nuestra vida cotidiana, más lejana y misteriosa parece.

Para abrirnos las puertas del universo y del modo de pensar de los chinos, Cyrille J.-D. Javary se ha entregado a una especie de inventario a la Prévert contando las mil y una historias que contienen los ideogramas. Concebidos hace treinta y cinco siglos, y permanecido sin cambio en sus principios, estos signos, que son dibujos de ideas, transmiten valores siguiendo una lógica singular. ¿Cómo hacen los chinos para escribir los productos de la modernidad como Coca-Cola, e-mail o láser? ¿Qué caracteres utilizan para designar las ideas nacidas en Occidente como «república», «juegos olímpicos» o “libertad”? Y ¿cómo se escribe México?

A este juego divertido e instructivo nos invita Cyrille J.-D. Javary: descubrir las múltiples facetas de un país por su ideografía, sin tener necesidad de aprender a hablar o a escribir la lengua china moderna.
2.278 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2014
Año de publicación
2014
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Jovani González Hernándezcompartió su opiniónhace 8 meses
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    💡He aprendido mucho
    🎯Justo en el blanco
    🚀Adictivo

Citas

    lmacielcompartió una citahace 2 años
    que escribe el signo no es un verbo, ni un nombre ni un adjetivo, es más bien una percepción, la sensación que tenemos al percibir un retoño que brota, en el fuero interno sentimos que estamos vivos y de tal manera participamos en la abundancia del conjunto de la vida sobre la tierra.
    Jovani González Hernándezcompartió una citahace 10 meses
    La rata es el primer animal del zodiaco chino y símbolo de riqueza. Un proverbio lo explica en una frase: “Ningún ratón en casa cuando los graneros están vacíos”.
    Jovani González Hernándezcompartió una citahace 10 meses
    En 1973 la UNESCO sabiamente preconizó la utilización a partir de entonces, para la transcripción de nombres de personas y de lugares, el sistema llamado Pinyin•, puesto al punto por los mismos chinos, abriendo así la vía a la normalización global; pero desconcertante en un principio al ver que Mao Tse-tung se transforma en Mao Zedong o Pekín en Beijing; Tai Chi Chuan en Tai Ji Quan; el I Ching en Yi Jing y el Tao en Dao

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)