Libros
Giovanni Pico della Mirandola

Discurso sobre la dignidad del hombre

En pleno auge del Renacimiento publicó en Roma sus célebres novecientas tesis intituladas Conclusiones philosophicae, cabalisticae et theologicae, trabajo que fue combatido duramente por la curia romana.
El texto preliminar de la obra máxima de Pico della Mirandola se intitula “Discurso sobre la dignidad del hombre” -ensayo que a continuación reproducimos— en el cual el autor italiano aborda el tema del hombre como centro del universo. Su mérito histórico, según escribe Carlos Llano Cifuentes en la Presentación a esta obra fue “haber formulado por vez primera la idea de que la dignidad del hombre estriba ante todo en su libertad para formar y plasmar su propia naturaleza”.
48 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2018
Año de publicación
2018
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

    Benjamin Melgarejo Reicheltcompartió una citahace 8 meses
    Es justo decir que Pico della Mirandola ha otorgado primacía a la vida contemplativa. Sin embargo, la contemplación, e incluso el amor místico, nos ayudan a cumplir mejor con nuestras obligaciones individuales y civiles, nos ayudan a mejor realizar la vida activa que en esencia debe consistir en el recto discernimiento de las cosas inferiores.
    Benjamin Melgarejo Reicheltcompartió una citahace 8 meses
    Éstas son, reverendísimos padres, las razones que no sólo me animaron, sino también me comprometieron al estudio de la filosofía. Y ciertamente no me hubiera resuelto a hablar sobre esto, si no respondiera a quienes suelen reprender el estudio de la filosofía, sobre todo en los hombres de alto rango o, en general, en quienes tienen algún patrimonio. De hecho, ya toda esta especulación filosófica (tal es la desventura de nuestro tiempo) es más un motivo de desprecio y de descrédito, que de honor y de gloria. A tal punto ha invadido las mentes de casi todos esta perniciosa y monstruosa convicción de que o no se debe filosofar o lo deben hacer sólo pocos, como si tener bien claros, delante de los ojos y al alcance de la mano, las causas de las cosas, los caminos de la naturaleza, la razón del universo, los designios de Dios y los misterios de los cielos y de la tierra, no fuera absolutamente nada, a menos que uno pueda obtener de ello algún favor o conseguir una ganancia.
    Benjamin Melgarejo Reicheltcompartió una citahace 8 meses
    En efecto, como la primera magia somete y subyuga al hombre a las potencias malignas, así la segunda lo vuelve amo y señor de ellas. En resumen, la primera no puede reivindicar para sí misma el nombre de arte ni el de ciencia; la segunda, llena de altísimos misterios, abraza la más profunda contemplación de las cosas más secretas y, en último lugar, el conocimiento de toda la naturaleza. La segunda, como llamando de nuevo a la luz a las virtudes esparcidas desde sus oscuros recintos y diseminadas aquí y allá en el mundo por la gracia de Dios, no tanto hace milagros, cuanto asiste con premura a la naturaleza que los hace; asimismo, después de haber indagado íntimamente y más a fondo la armonía del universo, que los griegos en forma más expresiva llaman simpátheia, y de haber observado la mutua cognición que las cosas naturales tienen entre sí, utilizando para cada cosa alicientes inherentes y propios, que son llamados íynges de los magos, lleva a la luz, como si fuera su propio artífice, los milagros ocul­tos en los penetrales del mundo, en el seno de la naturaleza, y en las arcas y en los misterios de Dios y, como el campesino injerta olmos a las vides, así el mago une la tierra al cielo, o sea, las cosas inferiores a las cualidades y a las virtudes de las superiores.

En las estanterías

    UNAM
    UNAM
    • 253
    • 349
    Juan Arenas
    Viva la democracia
    • 237
    • 6
    Anacarsis Ramos
    Libros taller drama
    • 8
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)