Canta, herida, Gabriel Rodríguez Liceaga
Libros
Gabriel Rodríguez Liceaga

Canta, herida

Leer
84 páginas impresas
  • 👍2
  • 🚀1
Los personajes que deambulan por la páginas de este libro son hijos malditos de la ciudad, ángeles caídos al purgatorio del asfalto, condenados en busca de redimirse de las maneras más insólitas, sin conseguirlo: niños que, para demostrar quién es el más hombre, torean trenes hasta las últimas consecuencias; un desempleado que recibe el extraño encargo de arrancar páginas de la biblioteca de un escritor muerto; el dueño de una rosticería que ahorra obsesivamente para comprarse un ataúd digno; prostitutas que se baten en duelo contra un grupo de indigentes para recuperar un talismán en forma de lunar; una actriz en decadencia que intenta advertir a su sobrina-nieta que no caiga en las garras del hombre que la arruinó…

Mediante una pluma ágil ­—capaz de atrapar desde las primeras líneas— y un oído dotado para reproducir los lenguajes de las diferentes tribus urbanas, Gabriel Rodríguez Liceaga conforma en ¡Canta, herida! un catálogo de miserables que no mueven a la compasión sino al pasmo, al escalofrío, al vértigo que aparece tras las primeras sacudidas de un temblor. Sus cuentos son parientes de los movimientos telúricos, pues provocan la misma sensación: el suelo bajo nuestros pies puede ceder en cualquier momento, arrastrándonos al derrumbe, a los escombros, a las ruinas de nosotros mismos.

Bernardo Esquinca
Publicación original
2017
Opinión
Agregar a la estantería
Leer
  • 👍Me gustó2
  • 🚀Adictivo1
Inicia sesión o regístrate
b5586098432
b5586098432compartió su opiniónhace 9 meses
👍Me gustó

Cy Barrón
Cy Barróncompartió su opiniónhace 10 meses
👍Me gustó
🚀Adictivo

Leess Hdz
Leess Hdzcompartió una citael mes pasado
la perfecta descripción de un jardín que al mismo tiempo es la eternidad,
Nicolas Palacios
Nicolas Palacioscompartió una citahace 9 meses
Enfrente de ti se pasean mujeres horripilantes tomadas de la mano de mujeres espantosas, hombres trajeados en sus bicis, tráfico de perfumes que dejan estela, mujeres prietísimas con el rostro maquillado como si fueran mapaches. E indigentes. Grupos de niños indígenas mercando chicles o mazapanes o lástima. Los hay de todas las edades y siempre les antecede una madre con un bebé colgando del pezón expuesto. También los hay vagabundos, como el que a tu lado merienda. Andan aturdidos, tambaleándose. A algunos se les ve media nalga, a otros se les sugiere el sexo. Igual pasa con los homosexuales. Alarmantemente flacos y alarmantemente jóvenes caminan con prisa pero como sin destino.
Oscar Baena
Oscar Baenacompartió una citael año pasado
Tasajeamos batallas y sus himnos, el sonido de un cascabel, una sombra que comienza a podrirse, la infancia de un guerrero, borracheras de diferentes gentilicios, madres que comen a escondidas de sus hijos hambreados, monjas peleándose por usar un sensual liguero, la perfecta descripción de un jardín que al mismo tiempo es la eternidad, rostros de hombres frente al fuego, aves buscando al dios de las aves, pasteles de cumpleaños. Historias de cobardía, reencarnaciones, soles ocultándose, comadres en pugna, llaves, páginas en blanco, algún índice, alguna ilustración, dos espejos enfrentados, cada uno de los aleteos del colibrí, veinte traiciones, doce cobardías.
Autores latinoamericanos contemporáneos, Bookmate
Editorial Paraíso Perdido, Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdido
  • 58
  • 100
Literatura premiada, Bookmate
Bookmate
Literatura premiada
  • 107
  • 61
Literatura Mexicana, Nydia
Editorial Paraíso Perdido, Cástulo Aceves
Cástulo Aceves
Editorial Paraíso Perdido
  • 11
  • 13
bookmate icon
Una cuota. Cientos de libros
No solo compras un libro, sino que adquieres toda una biblioteca… por el mismo precio.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)