Editorial Paraíso Perdido

Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdido
42Libros

Una cuota. Cientos de libros

No solo compras un libro, sino que adquieres toda una biblioteca… por el mismo precio.

Siempre ten algo para leer

Amigos, editores y expertos te ayudarán a encontrar libros nuevos e interesantes.

Lee cuando quieras y donde quieras

El teléfono te acompaña a todas partes. También lo hacen tus libros, aunque no tengas conexión.

La editorial Paraíso Perdido nació en el año de 1998. A la fecha su catálogo cuenta con más de noventa títulos publicados de autores mexicanos y extranjeros, en español y en ocasiones en ediciones bilingües.
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 23 días
Los cuentos que forman este volumen son el resultado de una alquimia inusual: el aliento de lo sagrado que tienen las historias tradicionales se funde con la crudeza de la realidad inmediata y el minimalismo contemporáneo. En estos relatos, la violencia y el temor son signos de la fragilidad y la contradicción humanas, que aparecen como trazos minúsculos en la serenidad de la naturaleza y en la inmensidad del mundo. Plegarias para un zorro, de Enza García Arreaza, es una colección de cuentos contundentes pero también delicados, sensibles pero agudos en su observación de la realidad, generosos en el uso de la imaginación y, sobre todo, notables y memorables por su belleza.
—Nora de la cruz
Plegarias para un zorro, Enza García Arreaza
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 23 días
«El mundo, por donde se le mire y en cualquier época que escojamos, siempre ha sido kafkiano, en más de un sentido. No nos extrañe que K, con su fiel Colt Pacemaker en mano, haya vuelto al ruedo y se lance en busca del desaparecido Gregorio Samsa por el salvaje oeste. En su camino, se topará con Max Brod, la hermosa y enigmática Frieda, Titorelli y demás personajes conocidos. Pero dejemos que el lector se aventure por sí mismo en estas páginas y desentrañe la magnífica pieza novelística de una de las narradoras más talentosas de su generación: Cecilia Magaña».
—Andrés Acosta
Old west Kafka, Cecilia Magaña
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 24 días
El librero es un hermano vocacional del cantinero y acaso también del farmacéutico. Más allá de las sutiles diferencias entre despachar licores, medicinas o libros, los tres acaban fungiendo como consejeros espirituales, vertederos de confesiones y testigos de las más extrañas conductas. A su manera, ejercen una suerte de pagano sacerdocio.
Literatos consagrados que llegan de incógnito a preguntar si se venden sus libros; ilusos neófitos que esperan ver su poemario autoeditado convertido de la noche a la mañana en bestseller; compulsivos ligadores otoñales y casanovas buscando amoríos entre los anaqueles; doñas tafileras, maniacos crepusculares, sabihondos suicidas y los infaltables bibliocleptómanos desfilan por estas páginas.
Aquí está la mirada de Iván, que como pocos conoce los recovecos de esta abrupta selva de papel y tinta. Cada librería —dice Jorge Carrión— condensa el mundo. Un mundo raro, como el de José Alfredo. Mundo bizarro, tragicómico y alucinante. Cual Virgilio posmoderno, Iván Farías nos lleva de la mano a recorrerlo. ¿Aceptan el desafío?
—Daniel Salinas Basave
Crónicas desde el piso de ventas, Iván Farías
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 24 días
«El agente Nepomuceno Castilla investiga la muerte de una serie de personajes ligados al mundillo literario de su ciudad: una profesora de literatura, un periodista famoso, un académico gris y una promotora cultural. Sus sospechas se centran en la violenta secta de los Novecientos noventa y nueve, cuyos miembros son capaces de todo cuando alguien atenta contra el legado de su profeta Arturo Belano, autor del evangelio real visceralista Los investigadores terribles.
Si creen que este es otro cuento más de escritores, se equivocan. Las bajezas, envidias y traiciones de la fauna bohemia vistas desde afuera, a través de la lupa de un outsider, se vuelven más absurdas y divertidas que nunca.
Por ser un relato detectivesco con auténticos detectives y crímenes por resolver, Novecientos noventa y nueve es un tipo de novela policiaca de la Vieja Escuela. El tipo de novela policiaca que más me gusta».
—Hilario Peña
Novecientos noventa y nueve, Cástulo Aceves
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 24 días
Restauración es la escalofriante historia de terror de una joven restauradora atrapada entre los recuerdos de una vieja casona de la Ciudad de México y los siniestros planes de un fotógrafo obsesionado con recrear los escenarios de la novela Farabeuf, de Salvador Elizondo.
La novela lleva al extremo la idea del amor como sacrificio. En ella, el daño, el menosprecio y la crueldad se oponen al cuidado, la abnegación y la entrega absoluta, como parte de un complejo juego de seducción, dependencia emocional y autoengaño.
Mientras la protagonista se afana por recuperar la casa que perteneció a la familia del hombre a quien ama con la esperanza de salvar su relación, va develando los aterradores secretos que anticipan su propio destino. Como en el cuento clásico de Barba Azul, la protagonista abre una por una las habitaciones, dando vida a la memoria de la casa y a los fantasmas que la habitaron. Una estructura compleja, una prosa profunda y una tensión constante van conduciendo al lector hasta llegar ante la puerta de la habitación prohibida y ponen la llave en su mano.
En Restauración, las historias de dos generaciones se entrelazan para poner de manifiesto algunos de los conflictos que han vivido las mujeres en el pasado reciente, y confrontarlos con la actualidad. Al focalizar la narración en la perspectiva de las mujeres y hacer hincapié en su problemática, la novela cuestiona la manera en que la literatura ha silenciado, idealizado o invisibilizado al personaje femenino durante siglos.
Restauración, Ave Barrera
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
A veces la sustancia del deseo yace en el destartalado motor de un vochito legendario, en el albur cholo que busca metamorfosear en poesía cursi, en el tinte de cabello de una cachondísima lectora de Bolaño capaz de desbarrancar con una mirada a su indefenso profesor. A veces el sentido de la vida se va por el resumidero cuando nuestra deidad rocker inmola su guitarra en el altar de sacrificios del reggaetón y mamá deambula errabunda entre los fallidos abrazos de un socorrista de la Cruz Roja, un luchador de quinta y un maestrucho mosco muerto. Estas páginas desparraman hormonas en ebullición desde la mirada del púber ávido de tragarse el mundo a tarascadas, y tragicómicas fatalidades arrastrándose entre los tumbos sexuales de erráticos adultos. En Los maridos de mi madre, Joel Flores ha puesto a bailar a un Edipo bipolar y debrayado que oscila entre el semidesierto zacatecano y el barrio bravo tijuanero, una torcida constelación familiar donde los esqueletos hacen corte de manga desde el clóset. Es un libro que muestra a un escritor con el timing y el talento para convertirse, sin excesivas prisas, en una de las voces importantes de México.
—Daniel Salinas Basave
Los maridos de mi madre, Joel Flores
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
Decir que los cuentos de “Orillas” son rituales de paso es reducirlos en su dimensión y no comprender cierta desesperación de sus protagonistas. El rito de paso tiene por principal característica el tener otro lado al cual llegar, en cambio los personajes de Orillas muchas veces son incapaces de contemplar el futuro, como si ante ellos solo se abrieran la niebla y lo incierto. Seres suspendidos habitan estas páginas; liminales, se han acostumbrado a habitar en el borde de las cosas. Nora de la Cruz reivindica la existencia de miles de personas, jóvenes sobre todo, quienes día tras día se mueven por la orilla de un mundo que constantemente los arroja. Desde el borde de la carretera, la frontera entre países, la edad incierta de los protagonistas, el fantasma del incesto o el miedo al fracaso, leer “Orillas” es comprender cuánto de nosotros se mueve en ese espacio, esa delgada línea entre lo que somos y lo que se nos dice debiéramos ser.
—Raúl Aníbal Sánchez
Orillas, Nora de la Cruz
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
La historia de The Empire tiene la inusitada cualidad del amor a primera vista. Ese amor que casi nunca sucede, pero que cuando sucede tiene la fuerza de un maremoto y barre con todo a su alrededor.
João Valente nos lleva en un viaje nostálgico a través de la vida de cuatro muchachos cuyo deseo de hacer música era más grande que otra cosa en el mundo. La historia de la música rock del siglo XXI recibe a un supergrupo nacido de una curiosa coincidencia. ¿Quiénes eran The Empire? Mário, en voces y guitarra; Ricardo, en la guitarra; Tiago, en la batería; y Eddie en el bajo: cuatro amigos que se conocieron por casualidad y vivieron un sueño poco convencional, que jugaron el juego lo mejor que pudieron y que fueron lanzados a la arena sin saber a lo que se enfrentarían. Durante años trabaron una lucha desigual con el destino, y esta es la crónica de esa lucha. ¿Ganaron? Es momento de hacer rewind.
The Empire, João Valente
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
El cuento es un género que devela al autor; expone y exhibe su forma de traducir al mundo en palabras. En palabras que, bellamente concatenadas, arman una historia. Cuentan algo. Hablo del acto de escribir en su forma más pura y básica. Entendiendo esta obviedad: ¡que cada quien se haga bolas! Y ahí radica la dificultad de escribir cuento. Un cuento tiene reglas. Reglas claras y de estructura. Recursos infinitos. Leí en un texto de la todopoderosa Flannery O'Connor que pensar en un cuento como algo que se divide en trama, personaje y lenguaje es como pensar en un rostro como una boca, una nariz y unos ojos. No es una cita literal, pero ejemplifica mi punto. Estoy hablando de que un cuento es un gesto. Un gesto que puede ser a la par de terror y de asombro. De dolor y de clemencia. Un gesto que nos enloquece de ternura.
No citaré aquí la afortunada comparación pugilística de Julio Cortázar. En cambio adoro lo que comenta Hemingway acerca de que un cuento es la punta del iceberg. Solo lo que se asoma.Y debajo del agua hay una mole de hielo no escrita. Una monstruosa mole de hielo.Para mí un cuento debe ser como cuandole buscamos el inicio (o el fin) a un rollode cinta adhesiva. Y rascamos y rascamosla cinta sin darnos cuenta de que tenemos en las manos un objeto sencillamente perfecto.

—Gabriel Rodríguez Liceaga
El hambre heroica, Gabriel Rodríguez Liceaga
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
Bajo la piel de la mujer foca se remueven obsesiones como una mirada de cochinillas perversas. En este espacio habitan personajes esculpidos por un aliento negro que esgrime sus palabras con maestría y temple. Quien se adentre en la Babel de la prosa hipnótica y de múltiples colores, será cautivo de situaciones de irreales, atmósferas anegadas de desasosiego en las que marmotas, hombrecillos casi verdes, voces demasiado cercanas y otros intrusos encajan sus uñas en lo cotidiano y cincelan allí una impronta que no se difuminará aún después del punto final.
La piel de la mujer foca, Mario Sánchez Carbajal
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
«Un escenario lleno de advertencias, una casa de descanso con cuatro réplicas, extraños visitantes que se cuelan por la ventana, una oficina de gobierno donde suceden milagros, una epifanía al interior del ataúd, la escapada al motel con un repartidor de pizzas y la brillante casa suburbana que sobrevive un apagón. Erika Zepeda lo ha hecho de nuevo; nos arrastra al interior, donde residen los temores y deseos de sus personajes. Los siete cuentos de esta colección apelan a lo que deben hacerlo las mejores historias fantásticas: las habitaciones blancas de nuestro inconsciente y los rincones más oscuros de la vida cotidiana.»
—Cecilia Magaña
Habitación blanca, Erika Zepeda
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
«Hay libros que deben leerse nada más por goce, por la mera inmersión en las aguas calmas y frescas que hacen olvidar por un momento todo lo que nos rodea, sin otra pretensión que completar los imposibles cinco minutos que siempre deseamos dedicarnos a nosotros mismos. No es otra la intención de Efectos secundarios. En sus cuentos nos encontramos con una palabra que al pronunciarla se convierte en la partícula primordial, con enfermos de insomnio que al morir penan por el descanso eterno, con oficiales que al volver de un reconocimiento descubren que todo su ejército se ha extraviado. Es envidiable la capacidad de Alejandro Badillo para pasar de la más precisa concisión al desarrollo de ambientes y personajes en tramas de una invención sorprendente, como si al ocuparse de los más variados géneros en sus narraciones cuidara una llama que podría extinguirse en cualquier momento.»
—Alfonso López Corral
Efectos secundarios, Alejandro Badillo
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
«El camino de los recuerdos está plagado de atajos largos. Ira Franco nos presenta, así como si nada, los saltos en el tiempo de la memoria de una joven que busca a su madre mientras investiga sobre una canción. Y así como hace más de veinte años teníamos la paciencia (y gozo) de permitir a un track reproducirse por completo dentro del walkman para llegar al ansiado coro, nuestra protagonista nos lleva de la mano para dar con el destino señalado.

«La reina está muerta» no solo es una referencia a The Smiths y su parafernalia de melodías tristes que bailamos sin vergüenza, es la historia de una mujer que decide recontarse la vida de su madre, y de su hermana y la propia, mientras persigue al compositor de un éxito pop que hasta Madonna interpretó por honor a la nostalgia. Ira Franco nos marca el ritmo y nos abre únicamente las puertas necesarias para que nosotros bailemos como si nadie nos viera, revueltos entre discos viejos y recuerdos ajenos que, si nos descuidamos, nos van a dejar un sabor demasiado familiar." —Abril Posas
La reina está muerta, Ira Franco
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
El Líder ha nombrado ya al Elegido, aquel que dirigirá una de las universidades más importantes del país durante el próximo sexenio: un hombre de orígenes humildes y carácter fuerte. Los funcionarios universitarios cuestionan su decisión: que hay candidatos más aptos para el puesto, que es impertinente, que al final terminará siendo un problema para la institución. Pero la gran mano que dirige desde las sombras a la Universidad ha comenzado a mover las piezas y se mantendrá firme a pesar de que el tablero comienza a tambalearse.
El Rector, Roberto Castelán Rueda
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
«La locura, el sexo, el desamor, las frustraciones, la violencia y, por supuesto, la enfermedad, son el velo que cubre las vidas de los personajes de estos relatos. Con su prosa, Augusto Rodríguez abre ligeramente la persiana para que podamos asomarnos a la soledad con la que pervertidos, desahuciados, amas de casa y escritores, entre otros, se consumen en su cotidianidad.

En “El hombre que amaba los hospitales”, el trance hipnótico de la repetición maquinal de la rutina contamina todo: el tiempo, las acciones, el lenguaje, la vida misma, y nos obliga a pensar en la manera en que la monotonía nos invade y lo difícil que es escapar de ella.”
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
Una habitación de hospital, el silencio forzado, un hombre postrado incapaz de entender si existe un futuro. Tras la puerta se suceden encuentros, miradas, compasión, palabras no dichas y descubrimientos que cambiarán la perspectiva desde la que se observa el devenir de la vida. Este es el primer libro publicado de Daniel Centeno.
Puerta cerrada, Daniel Centeno
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
La Tijuana de Néstor Robles se finca en una tierra de violencia, música y lo sobrenatural. A lo largo de tres movimientos —Voraz, Crónicas de Montezul y Réquiem por Tijuana—, el lector se vuelve testigo y víctima de hombres lobo, vampiras, caníbales, autómatas, locos, seres de otra dimensión, devoradores de historias, portales secretos, asesinos por naturaleza, infecciones inexplicables, escritores frustrados… en fin: el Apocalipsis.

En este universo, la ficción se confunde con la vida: la literatura imita a una realidad terrorífica y sobrenatural: la única que parece poder explicar la violencia y la locura desenfrenadas y sin sentido de la que los habitantes de esta ciudad son víctimas y victimarios.

«Réquiem por Tijuana» es la muerte y la transformación, la transición hacia el mundo de las bestias. Y, de fondo, es la música —Dylan, Grateful Dead, Lennon, Townshend, Young— que seguirá aún después de que desaparezcamos, como una amarga balada: el eco de nuestra violenta extinción.
Réquiem por Tijuana, Néstor Robles
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
«En el centro de este mundo, un hombre y dos mujeres. Un hombre, una adolescente y una niña. Y entre ellos, serpenteando silencioso, el deseo. Pleno, añejado con parsimonia. Impetuoso y arrasando cuerpos y respiraciones. Que no sabe lo que es, pero está allí levantando palpitaciones, ansias y risas. Gabriela Torres Cuerva ha urdido una historia que se proyecta hacia rutas ignoradas por conciencias rectas. Se aventura a narrar un sereno ambiente sensual, donde sus personajes se desenvuelven y se envuelven así mismos, rodeados de agua y sol, de cielo y constelaciones, de miradas. Una historia breve pero mayúscula, ajena a límites cronológicos y edades. Tres cuerpos a quienes el deseo funde pero también separa». —Luis Martín Ulloa
Nunca antes de las cuatro, Gabriela Torres Cuerva
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
Las trece historias de «Apócrifa» se entrelazan en un relato cósmico. Libro de aventuras y horror tanto como de ciencia ficción y mitología. Un viaje del cabo de las Tormentas al espacio profundo, del reino imaginario de Angelinia a la Barranca de Huentitán, de Siberia a Yokohama y, de ahí, a Galveston y al golfo Pérsico. «Apócrifa» es un inventario de maravillas y un mapa de memorias en peligro de extinción. En el centro de este libro, bajo el negro y el blanco de lo que existe, late el misterio de lo humano.
Apócrifa, Rafael Villegas
Editorial Paraíso Perdido
Editorial Paraíso Perdidoagregó un libro a la estanteríaEditorial Paraíso Perdidohace 3 meses
“Guadalajara es un buen lugar para desaparecer”, declara el detective Marzo Michel antes de empezar con su nuevo caso: encontrar el cuadro de un importante artista plástico de la ciudad desaparecido en extrañas circunstancias. En su búsqueda a través de una urbe tapatía gris y laberíntica se encontrará con Mandrágora, mujer misteriosa y de impulsos repentinos, y por lo mismo doblemente peligrosa. Eugenio Partida inicia con este libro una saga en tono noir en donde además de mostrar una vez más su gran capacidad narrativa, no deja de hacer guiños irónicos al género.
El caso del cuadro robado, Eugenio Partida
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)