Eugenia Grandet, Honoré de Balzac
Gratis
Honoré de Balzac

Eugenia Grandet

Leer
234 páginas impresas
  • 👍2
  • 💧1
  • 💞1
Una historia de amor desgarradora del mejor Balzac.

Considerada por algunos como la obra maestra de Honoré de Balzac, forma parte de su ambicioso proyecto de la Comedia humana. La acción se centra en la hija de un rico inversionista, la bella y delicada Eugénie, asediada por dos grandes familias burguesas que buscan su mano, pero ella permanecerá fiel a su verdadero amor, su primo Charles. Asfixiada por las convenciones sociales y por la avaricia de su padre, su temperamento sumiso se rebela por amor. Pero ese mismo amor que la ayuda a madurar es también el causante de la soledad, la monotonía y la melancolía que enmarcan lo estéril de su existencia. Esta obra encierra la desbordante fuerza vital de Balzac, cuya excentricidad, su ansia de gloria y ambición política y una carrera frenética de amores sucesivos o simultáneos lo llevaron a vivir como todo un personaje literario.
Opinión
Agregar a la estantería
Leer

Una cuota. Cientos de libros

No solo compras un libro, sino que adquieres toda una biblioteca… por el mismo precio.

Siempre ten algo para leer

Amigos, editores y expertos te ayudarán a encontrar libros nuevos e interesantes.

Lee cuando quieras y donde quieras

El teléfono te acompaña a todas partes. También lo hacen tus libros, aunque no tengas conexión.

Bookmate – La aplicación que te da ganas de leer
  • 👍Me gustó2
  • 💧Prepárate para llorar1
  • 💞Romántico1
Inicia sesión o regístrate
Arlest D
Arlest Dcompartió su opiniónhace 6 meses

Obra maestra!!! magnífico

Diana Rivera
Diana Riveracompartió su opiniónhace 8 meses
👍Me gustó

temabazari
temabazaricompartió su opiniónel año pasado
👍Me gustó
💞Romántico
💧Prepárate para llorar

Alejandra Granjeno
Alejandra Granjenocompartió una citael mes pasado
todo contribuía a dar a la escena un triste acento cómico. ¿Por ventura tiene la menor novedad? ¿No es una escena de todos los tiempos y de todos los lugares, sólo que reducida a su más simple expresión?
Alejandra Beltrán
Alejandra Beltráncompartió una citael mes pasado
era hermosa, con esa belleza que cuesta poco de identificar y que seduce únicamente a los artistas.
Arlest D
Arlest Dcompartió una citahace 6 meses
único ser que significaba algo para su corazón, su hija Eugenia, su sola heredera. Su actitud, sus modales, sus andares, todo atestiguaba la confianza en sí mismo, propia del hombre que ha salido con bien de todas sus empresas. Aunque de costumbres en apariencia fáciles y suaves, el señor Grandet tenía un carácter de bronce. Vestido siempre del mismo modo, verlo hoy era como verlo en 1791. Se ataba los zapatos con cordones de cuero; llevaba invierno y verano medias de lana arrebujadas, calzón corto de paño marrón con hebillas de plata, un chaleco de terciopelo rayado de amarillo y de color pulga, abrochado de arriba abajo, un ancho levitón pardo con abundantes faldones, una corbata negra y un sombrero de cuáquero. Sus guantes no menos recios que los de los gendarmes, le duraban veinte meses, y, para conservarlos limpios, los colocaba sobre el ala del sombrero, siempre en el sitio, obedeciendo a un gesto maquinal. Esto es todo lo que sabía Saumur sobre tal personaje.

Sólo seis habitantes tenían derecho a entrar en su casa. El más importante de los tres primeros era el sobrino del señor Cruchot: Desde que le nombraron presidente del Tribunal de primera instancia de Saumur, había agregado a su nombre de Cruchot el de Bonfons y se esforzaba en conseguir que el Bonfons oscureciese el Cruchot. Por de pronto el distinguido joven firmaba ya C. de Bonfons. El litigante incauto que seguía llamándole “señor Cruchot” durante el curso del juicio, no tardaba en darse cuenta de su torpeza. El magistrado daba señales de benevolencia a los que le llamaban “señor presidente”, pero sus sonrisas más halagüeñas eran para los que le adulaban dándole el nombre de “señor de Bonfons”. El señor presidente contaba a la sazón treinta y tres años, poseía la finca de Bonfons (Boni Fontis), que daba siete mil libras de renta; ––esperaba la herencia de su tío el notario y la de su otro tío el cura, dignatario del cabildo de Tours; los dos tenían fama de ricos. Los tres Cruchot que acabamos de nombrar, sostenidos por gran cantidad de primos, emparentados con veinte casas de la ciudad, formaban una partido como el de los Médicis en Florencia; y, como los Médicis, los Cruchot tenían sus Pazzi. La señora de Grassins, madre de un muchacho de veintitrés años, iba muy a menudo a dar conversación a la señora Grandet con la esperanza de casar a su
Siruela, Ediciones Siruela
Ediciones Siruela
Siruela
  • 711
  • 317
Mujeres Protagonistas, Bookmate
Adicta a los libros
, Esmeralda Olivas
Esmeralda Olivas
Adicta a los libros
  • 237
  • 33
Clásicos de ayer y hoy, Nydia
Franceses, Santiago Romero
Santiago Romero
Franceses
  • 14
  • 2
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)