es

Henry James

«No había nada que James hiciera como un inglés, ni tampoco como un norteamericano –ha escrito Gore Vidal -. Él mismo era su gran realidad, un nuevo mundo, una tierra incógnita cuyo mapa tardaría el resto de sus días en trazar para todos nosotros.»
Henry James nació en Nueva York en 1843, en el seno de una rica y culta familia de origen irlandés. Recibió una educación ecléctica y cosmopolita, que se desarrolló en gran parte en Europa¬. En 1875, se estableció en Inglaterra, después de publicar en Estados Unidos sus primeros relatos. El conflicto entre la cultura europea y la norteamericana está en el centro de muchas de sus obras, desde sus primera novelas, Roderick Hudson (1875), Washington Square (1880; ALBA CLÁSICA núm. CXII) o El americano (1876-1877; ALBA CLÁSICA núm. XXXIII; ALBA MINUS núm.), hasta El Eco (1888; ALBA CLÁSICA núm. LI; ALBA MINUS núm.) o La otra casa (1896; ALBA CLÁSICA núm. LXIV) y la trilogía que culmina su carrera: Las alas de la paloma (1902), Los embajadores (1903) y La copa dorada (1904; ALBA CLÁSICA MAIOR núm. II). Maestro de la novela breve y el relato, algunos de sus logros más celebrados se cuentan entre este género: Los papeles de Aspern (1888; ALBA CLÁSICA núm. CVII; ALBA MINUS núm. ), Otra vuelta de tuerca (1898), En la jaula (1898; ALBA CLÁSICA núm. III; ALBA MINUS núm. 40), Los periódicos (1903; ALBA CLÁSICA núm. XVIII) o las narraciones reunidas en Lo más selecto (ALBA CLÁSICA MAIOR núm. XXVII). Fue asimismo un brillante crítico y teórico, como atestiguan los textos reunidos en La imaginación literaria (ALBA PENSAMIENTO/CLÁSICOS núm. 8). Nacionalizado británico, murió en Londres en 1916.
vida del autor: 15 Abril 1843 28 Febrero 1916

Libros

Audiolibros

Citas

Cristina Liceagacompartió una citael año pasado
Dado que las vacaciones estaban ya al caer, debía presentarse de un día a otro.
Al principio cuidaba de los niños una joven que, para desdicha de ellos, había muerto.
Cristina Liceagacompartió una citael año pasado
Sencillamente, se espantaban, sobre todo al conocer la condición principal.
—Que era...
—La de no molestarlo nunca; nunca, riguro-samente nunca. No recurrir a él, ni quejarse, ni escribirle por ningún concepto. Debían resolver por sí mismas todos los problemas; recibir el dinero de su administrador, tomar todas las cosas en sus manos y dejarlo en paz.
Cristina Liceagacompartió una citael año pasado
Por un momento creí reconocer, débil y lejano, el grito de un niño, y en otro creí percibir ruido de pasos ante la puerta de mi habitación.

Opiniones

b9183049347compartió su opiniónel año pasado
🔮Profundo
👍Me gustó

Muy interesante! Hay que leerlo con calma y paciencia pero vale la pena.

  • Henry James
    La Copa Dorada
    • 12
    • 1
    • 3
    Libros
  • José Ricardo Ticante Ramírezcompartió su opiniónhace 3 meses
    👍Me gustó

  • no disponible
  • b3724927656compartió su opiniónhace 5 meses
    👍Me gustó

  • Henry James
    Los papeles de Aspern
    • 50
    • 1
    • 4
    Libros
  • fb2epub
    Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)