Escritoras Mexicanas

Escritoras Mexicanas
Escritoras Mexicanas
Oferta válida hasta el 31 de diciembre
3meses
suscripción premium
por 0,99 $ 29,97 $
solamente para lectores nuevos
Aquí encontrarás libros de todos los géneros escritos por autoras mexicanas. La recopilación está a cargo de Cristina Liceaga, editora de la página web www.escritoras.mx, la cual difunde a escritoras mexicanas de todas las épocas, consolidadas y emergentes.
¿Cuál es el significado simbólico y alegórico de los ornamentos y del vestuario en la loa y el auto sacramental de El Divino Narciso de sor Juana Inés de la Cruz y en el drama Eco y Narciso de Pedro Calderón de la Barca? Cósmica y cosmética, los pliegues de la alegoría en sor Juana Inés de la Cruz y Pedro Calderón de la Barca pretende plantear respuestas -¿y por qué no?, también incertidumbres- a ésta y otras interrogantes. Adriana Cortés Koloffon se basa en la teoría del pliegue de Gilles Deleuze, así como en la emblemática y en la teoría de los daimones de Angus Fletcher, para establecer semejanzas y diferencias en el plano de lo semántico y lo sintáctico entre las piezas teatrales citadas.
A través de Juana Inés Rul-Monasterios, de un ensayo escrito en octubre del año 2068, asistimos a una región llamada Unid@mérica. Presidentes que vigilan desde el cielo a sus gobernados, microchips insertados en el cerebro, interacciones con los actores y actrices de moda, con los dioses griegos, banquetes y la sensación de estar satisfecho en un cuerpo anémico, son elementos que caben en el «espectáculo más grande del mundo».
Virtus, Eve Gil
Esta es la historia de una decisión. O de una indecisión, más bien. Atari estudia música y es tecladista en un grupo de dark, pero ahora debe elegir entre irse becada a Rusia o seguir con la vida de siempre. Mientras elige, pone en la balanza sus intereses, sus recuerdos, sus amores y sus andanzas en la escena gótica. Quizá el destino no la encuentre lista, pero la hallará de buen humor y oyendo una canción oscura.
Ojos llenos de sombra, Raquel Castro
Los libros no tienen fecha de caducidad, es verdad, pero nada asegura su supervivencia en el tiempo. Por eso celebro que Atrapadas en la escuela lleve veinte años de vida y le deseo muchos más.

Una docena de escritoras mexicanas pertenecientes a diferentes generaciones, con trayectorias y experiencias distintas, quisieron y supieron colocarse en la piel adolescente que ellas habitaron también, para compartir miradas del mundo alrededor de varios temas: el amor, el deseo, la ira, el aprendizaje, el miedo, la muerte.

Después de leer Atrapadas en la escuela, se antoja compartir y hablar de temas entrañables o difíciles, en los que los jóvenes y sus padres o maestros encontrarán compañía y confrontación.
Toda profesión, por glamurosa que sea, esconde en los rin-cones de su trastienda algún aspecto que ocultar, algo de lo que arrepentirse. Pero también sucede al contrario. Incluso los empleos peor vistos, aquellos que ninguna madre querría para su hijo, guardan un lado excitante y divertido, provocador y morboso que los hace atrayentes. Eso mismo sucede en los cuentos de Paola Tinoco, donde «escarbando en las zonas más oscuras» los escritores y los camellos se mezclan con los encargados de limpiar la muerte de los coches, de fotografiar a parejas en la cama o de soñar los sueños de otros. Catorce cuentos donde la ambigüedad moral no está reñida ni con el humor ni con la ternura. Aunque no siempre.
Oficios ejemplares, Paola Tinoco
El rey Lobo gobierna con mano de hierro en Moriana, un país que basa su prosperidad en la esclavitud y la guerra. Angustiado por una maldición según la cual jamás podrá tener un hijo varón, Lobo desatiende a sus dos hijas, en especial a Soledad, la primogénita, que no logra el cariño de su padre por más que lo intenta entrenándose en cacerías y combates simulados. Cuando la noticia de una amenaza terrible -un dragón- llega a la corte, Soledad acepta la responsabilidad de partir a los confines del reino para ver cuánto hay de verdad en los rumores. Esa búsqueda la llevará a conocer la amistad, el amor, la magia y, en última instancia, la esencia de sí misma.
Loba, Verónica Murguía
Un controvertido y temperamental Dr. Atl persigue junto a su gran amigo José Torres Palomar el sueño de Olinka: la ciudad perfecta donde gozarían de libertad creativa absoluta y donde la belleza sería la única ley. Ninguno de los dos sospecha que el precario equilibrio de su vida y la del país entero está por fragmentarse y obligarlos a tomar caminos opuestos en los que el Dr. Atl viaja a Europa, regresa tras el golpe de Estado de Huerta e interviene para sumar a Zapata a la causa carrancista; dirige y renueva la Academia de San Carlos, instruye en el muralismo a José Clemente Orozco, entre otros artistas; atestigua el nacimiento del volcán Paricutín y se topa con la gran pasión de su vida: Nahui Ollin.
“Larga Herida” de Artemisa Téllez, es un contratiempo. El no sistema de un tiempo que hubo sido. Un lapso. Entre el dolor y la espera, la arenilla de la reconciliación con una misma, doliente, caminando hacia la reconciliación. La eterna pregunta sobre el tiempo detenido que no es sino el “Mito del eterno retorno «. ¿Cómo se vuelve al amor primigenio si éste se ha evaporado? La pulsión poética de Artemisa echa raíces en una tierra aparentemente infértil. Entre el lodo y la vía láctea, la mirada. Sin dejar de mirarse a sí misma, mirar también el espejismo de la otredad, hasta hacerla propia.
Larga herida,
La autora nos muestra en este libro su fascinación por las zonas intermedias: la medianoche, los puertos, las grietas, esquinas, mudanzas. Estas zonas son el lugar de las preguntas, la imaginación y el miedo a lo desconocido. En la oscuridad surgen toda clase de imágenes y recuerdos: árboles, frutas, animales o cajas de botones adquieren bajo su pluma un aire misterioso y epifánico. Fragmentos de vida que la autora enfoca y desenfoca. Ese libro mira el mundo a la vez de cerca y de lejos.
menos
Cerca, lejos, Blanca Luz Pulido
«En el centro de este mundo, un hombre y dos mujeres. Un hombre, una adolescente y una niña. Y entre ellos, serpenteando silencioso, el deseo. Pleno, añejado con parsimonia. Impetuoso y arrasando cuerpos y respiraciones. Que no sabe lo que es, pero está allí levantando palpitaciones, ansias y risas. Gabriela Torres Cuerva ha urdido una historia que se proyecta hacia rutas ignoradas por conciencias rectas. Se aventura a narrar un sereno ambiente sensual, donde sus personajes se desenvuelven y se envuelven así mismos, rodeados de agua y sol, de cielo y constelaciones, de miradas. Una historia breve pero mayúscula, ajena a límites cronológicos y edades. Tres cuerpos a quienes el deseo funde pero también separa». —Luis Martín Ulloa
En Ruta 70 no hay dos historias que se parezcan siquiera un poco. Los personajes son dispares, los conflictos que enfrentan son completamente diferentes, el mundo que los rodea es absolutamente distinto, aun cuando todos se sitúan en un entorno mexicano. De hecho, además haber nacido en México, en la década de los setenta, lo único que estos diez autores tienen en común es que todos ellos escriben con garra.
Ruta 70, Ave Barrera García
Las obras aquí contenidas responden a inquietudes creativas, no a homenajes, tienen sus propias búsquedas y teatralidades. Hablamos de teatro mexicano contemporáneo, hablamos del presente. No se trata de un Shakespeare tropicalizado, cada uno de estos proyectos tiene una forma distinta de apropiárselo y en todos hay canibalismo. Esta antología muestra un autor vivo con quien se discute, no una tumba con ofrendas. Y resulta que Shakespeare siempre estuvo aquí, nuestro contemporáneo, que no estando, es.
El fracaso del amor, de la pareja y de la familia son temas que en esta novela se retratan de forma realista. Una misma escena la narran los cuatro personajes principales, quienes están unidos por un secreto revestido de tragedia.

¿Estarías dispuesto a abrir la puerta a la verdad con todas sus consecuencias? Ésta es quizá la pregunta que uno de los protagonistas, debió hacerse antes de entender lo que sucedió en su vida…Una novela contundente sobre la imposibilidad de amar, en donde es posible, reflejarnos y quizá reconocernos.
Cuando aparentemente han quedado atrás la viudez y el dolor de la pérdida, cuando el luto ha sido superado por una vida en la que hay un nuevo esposo y un hijo, una mujer es confrontada con los cabos sueltos de su pasado al recibir una extraña oferta: alguien quiere comprar el nicho donde descansan las cenizas de Aldo, su primer marido. En las alas de las mariposas que cazaba de niña regresan augurios y presentimientos que dejó pasar, señales de lo poco que ese matrimonio duraría, como el vestido de novia que eligió de color negro. «Quizá desde niña, cuando seguía a esas mariposas, ya era una viuda en estado larvario». ¿Qué dijo el amado antes de morir? ¿Pesan esas palabras tanto como sus cenizas? Poco a poco, Laura irá descubriendo aristas desconocidas de Aldo. Le escribirá al coleccionista de Islandia con quien él intercambiaba botellas en miniatura de distintos licores y encontrará en él a un corresponsal de la desgracia con quien llegará a ver lo que no quiso reconocer nunca: Aldo anhelaba la muerte.
Vestido de novia, Socorro Venegas
En este poemario, la autora relata la existencia misma. De lo particular a lo general, el lector se adentra en un relato que puede o no, ser el suyo propio. Lo cruento de llevar a la reflexión el seno familiar, trae consigo la revisión no sólo personal sino social, y el cómo ésta, la familia, percute lo vivido y lo aprendido en las relaciones sociales personales. Puede ser tu familia, puede ser la de ella, o la mía, puede ser ficción o la realidad misma apenas versada. Acercarse a los versos de Una familia más es hacerlo quizá, a la verdad de una sociedad que no puede seguirse mintiendo. Y el buen juez, como dice el dicho popular, por su casa empieza.
Nuestra historia está llena de mitos, que no son sinónimo de mentiras. Los mitos conforman, en gran parte, el alma de un pueblo. Sus creencias y sueños. Son las respuestas a sus deseos y el consuelo para los miedos.
No es posible decir que el pasaje de los niños héroes o el del Pípila, por ejemplo, son un completo embuste. No hay certeza de la existencia histórica de Robin Hood y, sin embargo, sus hazañas siguen siendo famosas y las generaciones veneran su memoria. ¿Por qué, entonces, echar a perder leyendas tan sabrosas como la de la Malinche, la Güera Rodríguez o la Carambada? Mujeres bravas y desconfiadas que hicieron lo que le dio su gana y se volvieron, a fuerza de imaginación, heroínas populares, guapas y revoltosas. Si Chucho el roto y el Tigre de Santa Julia tienen su nicho en nuestro pasado, las mujeres de estos cuentos merecen más que un rinconcito: jugosas fantasías.
Los relatos que conforman este libro son la expresión contemporánea de la corporalidad social. Mientras ésta se percibe como un cuerpo incorrupto, es precisamente, lo contrario. La corporalidad social, que es su microcosmos, es representada en la narrativa de Marina Herrera, en cuerpo de mujer, nos permite ahondar en cómo es percibido, vejado, exhibido el ser y estar de las mujeres, dentro de una sociedad cada vez más violenta y violentada.
Antes de convertirse en Rita Hayworth, Margarita Carmen Cansino pasa sus primeros años de carrera en Tijuana. Sus inicios como bailarina estuvieron ligados a los degradantes encuentros que su padre la obligaba a tener con distintos hombres. “Todos los padres lo hacen, Maggie”, decía. A Rita sólo le queda el consuelo de poder compartir sus sentimientos con su hermano Verny, en estos momentos tan tortuosos de su vida.
Una obra inspirada en La divina comedia donde los personajes recorren los hoteles y pensiones de Sonora en una búsqueda desesperada del cuerpo del otro, de las confidencias del amante y del dolor del sexo. Frente a tanto desgarro, destaca como algo luminoso el sentimiento del amor, que al modo de Dante y Beatriz, se profesan los amantes. La autora, mediante un lenguaje pulcramente cuidado, nos describe desde lo más sórdido a las más bellas imágenes íntimas, con la exactitud de quien conoce los límites inexorables del sexo como salvación del amor. Eve Gil es una de los «nuevos escritores mexicanos» que han recibido el apoyo unánime de la crítica y el público por su capacidad para manejar un lenguaje preciso y lleno de descripciones vitales.
«Unas manos manchadas de sangre no merecen mi silencio», piensa Eddie la noche en que su pasado regresa para ajustar cuentas. El secreto inconfesable que ella guarda detrás de su personalidad huidiza y enigmática, orilla a Michael Parker, su nuevo amigo y cronista solitario, a enfrentarla para desentrañar el pasado que tanto la perturba. Una amistad signada por altibajos, sorpresas y revelaciones paulatinas será el telón de una historia que sólo ha dejado culpa, duda y desconfianza en quienes la vivieron años atrás. Tras un desafortunado intento por hallar a Eddie a través de viejas cartas, vivencias y una sola fotografía, Parker no tarda en preguntarse si acaso ella lo ha inventado todo o si son juegos de su memoria. Desde su soledad inalienable cada uno sabrá que ninguna culpa prescribe en realidad. ¿Será posible la reconciliación entre el dolor de los recuerdos y la búsqueda de tesoros perdidos?
Lo imperdonable, Norma Lazo
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)