Fiódor Dostoievski

Noches Blancas

San Petersburgo, su luz, sus casas y sus avenidas son el escenario de esta apasionada novela.

En una de esas “noches blancas” que se dan en la ciudad rusa durante la época del solsticio de verano, un joven solitario e introvertido narra cómo conoce de forma accidental a una muchacha a la orilla del canal. Tras el primer encuentro, la pareja de desconocidos se citará las tres noches siguientes, noches en las que ella, de nombre Nástenka, relatará su triste historia y en las que harán acto de presencia, de forma sutil y envolvente, las grandes pasiones que mueven al ser humano: el amor, la ilusión, la esperanza, el desamor, el desengaño.
93 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2015
Año de publicación
2015

Otras versiones

¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Luciano Semei Pérezcompartió su opiniónhace 3 años
    💞Romántico
    🚀Adictivo

    Excelente relato corto que nos cuenta el enamoramiento de un solitario.

    José Mondragóncompartió su opiniónhace 2 años
    🔮Profundo
    💡He aprendido mucho
    🎯Justo en el blanco
    🚀Adictivo
    💧Prepárate para llorar

    Santiago Romerocompartió su opiniónhace 2 años
    💞Romántico
    🐼Adorable
    💧Prepárate para llorar

Citas

    EDUARDO HERNANDEZcompartió una citahace 9 días
    Ahora, en su vida especial, él es rico, se ha vuelto rico de alguna manera y el rayo de despedida del sol al apagarse no brilla en vano frente a él y provoca en su corazón reconfortado todo un tumulto de sensaciones.
    EDUARDO HERNANDEZcompartió una citahace 9 días
    bueno, a esa hora nuestro héroe, que tampoco ha estado sin hacer nada, camina detrás de los demás. Pero un sentimiento extraño de placer se cuela en su cara pálida, como ajada. Mira con ganas el crepúsculo vespertino que se va extinguiendo lentamente en el frío cielo de San Petersburgo. Cuando digo «mira», estoy mintiendo: él no mira, él observa como inconsciente, como si estuviera agotado u ocupado en algún otro objeto más interesante y por eso sólo puede dedicarle un instante, y casi involuntariamente, a todo lo que le rodea. Está contento porque por hoy ha terminado con las tareas que le enojan, alegre como un colegial al que han dejado salir del banco del aula a sus juegos y travesuras favoritos. Véalo desde un lado, Nástenka: enseguida verá que ese sentimiento de alegría ya ha tenido un efecto feliz sobre sus nervios débiles y su fantasía lastimosamente alterada.
    EDUARDO HERNANDEZcompartió una citahace 9 días
    Existe una hora en mi día, amiga Nástenka, a la que tengo muchísimo cariño. Es esa hora en que acaban casi todas las tareas, los deberes y las obligaciones y todos se apresuran a llegar a casa para comer, echarse a descansar y, allí mismo, por el camino, inventan otros temas entretenidos que atañen a las tardes, a las noches y todo el tiempo libre que les queda.

En las estanterías

    Nørdicalibros
    Nørdica
    • 322
    • 400
    Pam Rangel
    Autores rusos
    • 87
    • 2
    Rocío García
    Pendientes
    • 393
    Rocío Sáez
    Clásicos pendientes
    • 320
    Pamdora Baltazar
    Puzzle
    • 15
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)