bookmate game
Libros
Kim Thúy

Mãn

Oriente-Occidente. Saigón-Montreal. Es el trayecto de Mãn, una joven refugiada a la que su madre quiere proteger casándola con el propietario de un restaurante vietnamita también exiliado en Canadá.
Mãn ha aprendido a crecer sin sueños, a vivir sin necesitar apenas nada en apariencia. Pero en la cocina, cuando reinterpreta las sencillas recetas de su infancia, las emociones se desatan: el jugo del tomate recuerda el sufrimiento de un pueblo, un postre acerca dos culturas distintas, el modo tradicional de cortar un pimiento tiene mucho que decir sobre el arte de la seducción.
En un sutil vaivén entre pasado y presente, entre el aquí y el allá, Kim Thúy dibuja un hermoso mosaico en el que se mezclan la memoria, el amor y ese extrañamiento (una forma distinta de acceso al saber) que produce el vivir muy lejos del lugar del que procedemos.

«Bellísima novela de una belleza serena que seduce, dulce y amarga a la vez, como ciertos platos tradicionales vietnamitas. La lectura, como la comida en la boca, nos deja un regusto en el alma, una chispa de amargura y de frescor Mãn es una novela de gestos leves, de gestos apenas esbozados, pero que quedan grabados en la memoria para siempre.»
Manuel Arranz, Levante
95 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2020
Año de publicación
2020
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

  • Sara Aquinocompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó
    💧Prepárate para llorar

    Un libro que me dejó pensado por días sobre la importancia de la comida para definir quiénes somos y a quienes amamos.

  • Nancy Castrocompartió su opiniónhace 19 días
    👍Me gustó
    🐼Adorable
    💧Prepárate para llorar

  • Whaleeha Abril Gudiño Gonzalezcompartió su opiniónhace 19 días
    👍Me gustó
    🚀Adictivo

Citas

  • Nancy Castrocompartió una citahace 19 días
    Yo era dueña de la eternidad, porque el tiempo es infinito cuando no se espera nada
  • Nancy Castrocompartió una citahace 19 días
    Yo era dueña de la eternidad, porque el tiempo es infinito cuando no se espera nada.
  • Nancy Castrocompartió una citahace 19 días
    Nos pasamos la noche midiendo y volviendo a medir su largo fémur contra el mío, contando el número de besos que hacían falta para cubrir mi cuerpo en relación con el suyo y, sobre todo, riéndonos de mi impaciencia por que llegase.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)