Daniel Sada

El lenguaje del juego

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
La familia Montaño vive en el norte de México. El padre, Valente, ha cruzado ilegalmente la frontera en dieciocho ocasiones, pero ya nunca más, porque ha juntado suficiente dinero y está dispuesto a poner un negocio en su pueblo: una pizzería en un mundo de tortillas. La llevarán él y sus hijos Candelario y Martina. Pero Candelario no ve claro lo de invertirlo todo en tal negocio: él sabe que en el pueblo ya asoma la inseguridad. Allí mismo aún no ha pasado nada, pero corren rumores de gente muerta y colgada en los alrededores. Y entonces se inaugura la pizzería, y cuando todo empieza a ir muy bien, Candelario se decide a probar lo prohibido, la marihuana que cultiva en su huerto su antiguo amigo Monico Zorrilla, hijo del cacique Virgilio Zorrilla, amigo de uno de los capos del narco, y enemigo de otro… «¿Sobra decir que El lenguaje del juego es extraordinaria? Sada nos legó su deslumbrante explicación personal de la violencia a la mexicana» (Martín Solares, El Informador). «Sada es a Juan Rulfo lo que Beckett a Joyce, sólo que al revés… El maximalismo de Sada fue la respuesta de éste al insuperable minimalismo de Rulfo» (Francisco Goldman, The Paris Review).
Este libro no está disponible por el momento.
205 páginas impresas
Publicación original
2012

Opiniones

    Josué Osbournecompartió su opiniónhace 2 años

    Es un libro lleno de vocabulario enriquecedor, el autor tiene esa carga poética que dislumbra conforme narra la historia.

    Liah Annhcompartió su opiniónhace 2 años
    🎯Justo en el blanco

    Daniel Sada utiliza un lenguaje a modo de emulación del mismo título de su obra, creando así un estilo muy propio donde algunas ciudades del norte mexicano, se convierten en una suerte de lugar realista-mágico. La narrativa es ágil, directa y sin preámbulos. A lo largo de sus líneas se va develando el poder del narcotráfico dentro de un pueblo hipotético (o quizá no), en el que habita una familia que terminará siendo protagonista de la crueldad que versa en aquel lugar, y sin querer, terminarán hermanados al capo Flavio Benavides.

    valerdidscompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó

Citas

    David Olivarescompartió una citael año pasado
    Allí el reposo cual un fundamento.

    Allí la marihuana cual chulada.

    Allí el fuego amigable y el comienzo.

    Para acá el cigarrito. El jalón ominoso que entreabre lo intrínseco del tiempo. Aguante: el más posible para saber acumular lo ambiguo: aquello que se afila para luego engrosarse; aquello que se expulsa: humillo y desazón. Para allá lo que sobra: la opaca conjetura. Entonces para acá lo que enerva y restalla: resumiendo, apretando la sensación más turbia, en tanto continúe corriendo un poco más allá: la vertiente de agua insobornable; que moja, ablanda, cuaja, que al parecer disuelve y reformula. Jalón: otro, más largo, con el que se produce confusión y por ende hasta allí: ya lo experimentado caracolea despacio, ya pasa como rastra, ya quiere detenerse más allá...
    David Olivarescompartió una citael año pasado
    Una roca boluda. La compañía era un árbol parecido a un mezquite: tristeza de ramajes y de hojas. Un arroyo huidizo más allá. Tarde tersa: cargada de colores. Trazos fallidos. Casi. Lánguidos artificios.
    David Olivarescompartió una citael año pasado
    . De hecho: lo diario acá, la soledad cansina. Horas y horas de no saber qué hacer con tanto ocio encima y se repetía eso de la plática acerca de sí misma elaborando hartos resúmenes baldíos, tocantes casi siempre a una felicidad que no llegaba

En las estanterías

    Claudia
    Otros
    • 23
    YoshyMB
    Pasatiempo
    • 33
    Edith Calderón
    Frontera
    • 4
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)