Andrea Chapela

Ansibles, perfiladores y otras máquinas de ingenio

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
En los futuros donde suceden estos diez relatos, una colección de dispositivos como pings, ansibles, lentillas, perfiladores o telones sensoriales –algunos de ellos instalados dentro del cuerpo humano— permiten a las personas conectar sus mentes en una nube digital, compartir sus pensamientos y memorias, ponerles filtros a sus percepciones o calcular el éxito de un romance, mientras comen tacos de canasta o navegan sobre las calles de una Ciudad de México totalmente cubierta por el agua. Con una inteligencia arrasadora, Andrea Chapela enfrenta a las protagonistas a realidades donde el conocimiento científico, la tecnología de punta y la vida cotidiana interactúan de forma cada vez más intrincada e inevitable, de modo que incluso en la intimidad de la mente ya no reina la voz de la propia conciencia. La tecnología deja de ser un fetiche técnico para mostrar su capacidad de moldear los afectos y los vínculos humanos. ¿Cómo transformarán estas máquinas de ingenio las experiencias del amor, la amistad, la culpa, el envejecimiento o la muerte?
Nada nos dice tanto del presente como el ejercicio de especular sobre el futuro, sobre todo cuando este parece habernos alcanzado. Si desde la ciencia ficción suelen florecer las escrituras más innovadoras, con esta colección de cuentos Andrea Chapela se revela como una extraordinaria cultora del género.
Este libro no está disponible por el momento.
223 páginas impresas
Publicación original
2020

Libros relacionados

Opiniones

    Judith Cortéscompartió su opiniónhace 14 días
    🔮Profundo
    🚀Adictivo

    Hace un tiempo tuve la oportunidad de asistir a una conferencia en la que se iba a hablar sobre un estudio sobre las emociones, lo cual ahorita no tiene mucha importancia pero hubo algo que la investigadora mencionó que se me quedó grabado "imposible que la humanidad se vea remplazada por máquinas debido a que estas se ven controladas por los humanos que son seres emocionales", a esto es lo que nos recuerda la autora con cada uno de los majestuosos relatos que se encuentran en este libro, eso que nos hace humanos siempre estará ahí. Por otro lado, fue raro imaginarme una CDMX distópica pero al mismo tiempo esa sensación de familiaridad (aún cuando no soy de ahí) es una especie de ancla a esos mundos que inevitablemente se sienten lejanos aún cuando están más cerca de lo que imaginamos.

    Sahori Pachecocompartió su opiniónhace 5 meses
    👍Me gustó
    🎯Justo en el blanco
    💞Romántico
    🚀Adictivo

    Qué bonita imaginación tiene Andrea. La ciencia ficción siempre me ha gustado pero nunca la había sentido tan factible y cercana como en estos cuentos. Confieso que se me antoja vivir muchos de los escenarios que plantea, en una de esas el futuro con todas sus promesas y atrocidades, me lo concede.

    Elizabeth Mariscalcompartió su opiniónel mes pasado
    👍Me gustó
    🎯Justo en el blanco
    🚀Adictivo

    Hacia tiempo que no leía cuentos, Andrea tiene una forma de las plasmar una realidad entre el presente y el futuro, nueestrs cotidianidad con una realidad futura, esa mezcla de ciencia ficción me ha cautivado, me ha hecho pensar en la tecnología, en la vida, la muerte, las relaciones personales y sociales, los mundos que creamos, que soñamos, he disfrutado como niña esta lectura en voz alta.

Citas

    Ale Gachuzcompartió una citael mes pasado
    me dijo un día que estábamos sentados en las Islas cerca de la Biblioteca Central comiendo papas de carrito con salsa
    Alicia M. Marescompartió una citahace 4 días
    silencio alrededor de ellas se quiebra. Se inundan, el agua empuja desde el vientre de la Ciudad, borbotea llenando todos los edificios, cubriendo las calles, colmando cada resquicio. ¿Puede Tláloc crear tormentas dentro de dos personas, entre ellas?
    Ann Rodrcompartió una citahace 6 días
    ¿Por qué me parecía fascinante? ¿Por qué no podía dejar de escucharlo, de seguir sus consejos?

    Tal vez era que Carlos sabía lo que quería perfec tamente: cómo debía ser su realidad, cuál era el trabajo de sus sueños, cómo le gustaba tomar café, qué sabor de helado quería y por qué. Lo más importante era eso, las razones firmes, que incluso podía verbalizar. Se movía por la vida con tanta seguridad que me la contagiaba, me hacía creer que yo también sabía exactamente qué quería: un telón sensorial, una vida con él, beber café por la mañana.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)