Almadía

Almadía
45Libros298Seguidores
¡Lleve sus ricos y deliciosos libros oaxaqueños!
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 3 meses
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 4 meses
¿Qué clase de persona deja que un monstruo la arrulle? En esta colección de cuentos –la más extensa y ambiciosa que su autor haya emprendido hasta la fecha— hay preguntas que pondrán en riesgo la cordura de quienes se adentren en sus páginas.
Ya sea en el misterioso mensaje grabado en la piel de una ballena, en las tragedias predichas en los óleos de una excéntrica pintora, en la extraña e hipnótica música que emana de una silla para bebés o en el terrorismo ejercido por un grupo ecologista que rinde culto al dios Pan, Bernardo Esquinca tiene claro dónde hurgar para encontrar el punto preciso donde confluyen la fantasía y el horror. Sin lugar a dudas, esta colección alertará al extremo los sentidos de aquellos lectores que perdieron el sueño con las historias de La Trilogía del Terror y de quienes han quedado sin aliento con los misterios de la Saga Casasola.
Más aún, “El libro de los dioses” presenta una notable ampliación de las fronteras del universo personal de Bernardo Esquinca; la renovación de todo un imaginario de lo siniestro. Gracias a la sencilla premisa de este volumen, la permanencia de los dioses antiguos en la escéptica actualidad urbana, el lector puede estar seguro de que en estas páginas encontrará el material de sus futuras pesadillas.
"[Una imaginación] mucho más ardiente que la de J.G. Ballard". Rodrigo Fresán
«Un interesante esfuerzo por reunir y contar de nuevo algunos de los temores del hombre contemporáneo». Revista La Tempestad
«Temáticas que son contemporáneas y personajes que reflejan las inquietudes de la sociedad mexicana; aquella insertada en la problemática de un mundo globalizado». Armando González Torres
«Toda la sangre es la confirmación de una saga que sigue las pautas de los mejores thrillers contemporáneos; pero también es la confirmación de un autor a la alza, y de una narrativa fantástica mexicana cada vez más robusta». Rodolfo J.M.
«Bernardo Esquinca ha logrado reinventar el género de terror en la lengua española y alternarlo con la novela negra para crear un programa narrativo de gran calidad y distinción que día tras día gana más público. Muy pocos escritores en la actualidad pueden presumir este ensamble de arrojo literario, saber histórico, inteligencia y amenidad que caracteriza a Bernardo Esquinca». Sergio González Rodríguez
«Uno de los referentes principales de la literatura de horror contemporánea en México». Marcela Vargas
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 4 meses
En los futuros donde suceden estos diez relatos, una colección de dispositivos como pings, ansibles, lentillas, perfiladores o telones sensoriales –algunos de ellos instalados dentro del cuerpo humano— permiten a las personas conectar sus mentes en una nube digital, compartir sus pensamientos y memorias, ponerles filtros a sus percepciones o calcular el éxito de un romance, mientras comen tacos de canasta o navegan sobre las calles de una Ciudad de México totalmente cubierta por el agua. Con una inteligencia arrasadora, Andrea Chapela enfrenta a las protagonistas a realidades donde el conocimiento científico, la tecnología de punta y la vida cotidiana interactúan de forma cada vez más intrincada e inevitable, de modo que incluso en la intimidad de la mente ya no reina la voz de la propia conciencia. La tecnología deja de ser un fetiche técnico para mostrar su capacidad de moldear los afectos y los vínculos humanos. ¿Cómo transformarán estas máquinas de ingenio las experiencias del amor, la amistad, la culpa, el envejecimiento o la muerte?
Nada nos dice tanto del presente como el ejercicio de especular sobre el futuro, sobre todo cuando este parece habernos alcanzado. Si desde la ciencia ficción suelen florecer las escrituras más innovadoras, con esta colección de cuentos Andrea Chapela se revela como una extraordinaria cultora del género.
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 5 meses
En la que sin duda es su crónica más emocionante, Juan Villoro cuenta cómo estuvo en condiciones de comparar la intensidad de dos de los terremotos más terribles que ha sufrido América Latina: el de 1985 en la ciudad de México y el de 2010 en Santiago de Chile. Convencido de que estos desastres deben contarse con las más representativas de las voces implicadas, Villoro tomó los relatos de sus compañeros de temblor y construyó un concierto de impresiones en el que no faltan el suspenso o el absurdo. Además de una arrebatadora narración coral sobre las distintas estrategias para sobrevivir al espanto, 8.8: El miedo en el espejo recurre al ensayo, al relato y al testimonio de otros escritores que, como Kleist, han narrado terremotos verdaderos o ficticios a fin de descubrir la dimensión literaria de una realidad movediza.
Al otorgarle a Juan Villoro el Premio Internacional de Periodismo Rey de España a principios de 2010, el jurado destacó no sólo la calidad de la escritura, o la clarividencia en la elección del tema, sino las múltiples perspectivas plásticas, musicales, literarias, políticas y sociológicas «desde las que el autor ha analizado una realidad tan poliédrica». Saltando del espanto al humor de los testigos, el presente libro de Villoro renueva estas virtudes a la vez que busca averiguar cómo reacciona el ser humano cuando más teme por su vida.
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 5 meses
Benito Torrentera es un cincuentón dedicado en cuerpo y alma a la filosofía, hasta que se cruza en su camino Flor Eduarda, una jovencita de pasiones salvajes que lo hace desatinar y rebelarse contra la desidia que aplasta su vida. Ante la presencia constante e inexplicable de la chica en su departamento, Torrentera investiga un poco y descubre que ella posiblemente haya matado, quizá por accidente, a su compañero de la tienda donde trabajaba. Así, decide ayudarle a huir de la policía, ocultarla, incluso conseguirle papeles falsos, y llevarla en un viaje por carretera. Su destino final es el pueblo Michoacano de Tiripetío, donde en 1540, Fray Alonso de la Vera Cruz impartió la primera cátedra de filosofía en el nuevo mundo (un destino simbólico, pues los conduce a una utopía imposible de alcanzar, agotada ya, de esplendor sucedido, como la juventud y la pasión del protagonista). Pero las cosas tenderán a salirse de control, y Torrentera terminará en la cárcel, desde donde nos cuenta su historia, así como la manera en que sus sueños de una vida más intensa terminaron en la basura.
Lodo fue distinguida con el Premio Nacional de Narrativa Colima 2002, que otorga el Instituto Nacional de Bellas Artes a obra publicada, y fue finalista del Premio Rómulo Gallegos 2003. Por todo ello, la recuperación de Lodo, una de las mejores novelas mexicanas (y latinoamericanas) de la década, es sin duda un gran acontecimiento literario.
«En su edición mexicana de 2002, Lodo tuvo una extraordinaria acogida crítica: «Heredero de narradores estadounidenses como Kennedy Toole, Philip Roth, Truman Capote y John Fante, Guillermo Fadanelli es un bípedo que echa mano de la pluma para recordarnos provenientes del barro, en el sentido de exiliados de la norma impuesta y al mismo tiempo perennemente insumisos». Mayra lnzunza, La Jornada Semanal
«Una figura ya imprescindible en la cultura mexicana, y poco a poco se le apreciará en otros ámbitos, debido a su lucidez desmitificadora, a la riqueza de sus logros literarios distantes de toda cortesanía y afán acomodaticio». Sergio González Rodríguez, Reforma
«Novela cínica y reflexiva, Lodo es el mejor trabajo del autor. Una novela de amor, así el amor ocurra entre violencia y vileza. El libro se sostiene en sus despiadados aforismos y en su umbrosa visión del mundo. Allí Fadanelli, lector de Cioran y otros demonios, es apenas superable». Rafael Lemus
«Una de las novelas más profundas de la literatura mexicana de los últimos tiempos».  Rafael Pérez Gay, Nexos
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 5 meses
Una mujer enloquece al observar el río que arrastra los cadáveres de las recientes revueltas. Un grupo de soldados se extravía en la selva y asalta un pueblo donde la venganza encontrará un cumplimiento perturbador. En este libro las historias de amor penden de un hilo, incluso una mirada o un recuerdo puede destruirlas. La muerte, los sueños arrasados, la soledad y la violencia son los rasgos que definen vida y destino.
A lo largo de veintiséis relatos, Bangladesh, tal vez recorre un corpus narrativo hasta ahora casi desconocido en nuestro país. Tramas intensas, fragmentarias, sesgadas. Testimonios de dramas a punto de extinguirse. Un estilo consistente y maduro. Una prosa polifacética, ágil, que enfoca sin miramientos los conflictos que definen a los seres humanos, abre espacios donde las emociones y los paisajes interiores que los habitan expresan su complejidad en unas cuantas líneas. Sus personajes concentran el dolor de sus vidas, capaces de vivir laberintos de memoria o dudas presentes que los vuelven entrañables. La puerta a un universo literario personal, cautivante.
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 5 meses
Riquelme, el detective, es un tipo gris pero eficiente que no está convencido de revelar los resultados de sus investigaciones. Su cliente, protagonista de esa novela, es un hombre doliente y confundido porque su mujer, Elisa Miller, lo ha abandonado. Elena, Mónica, Sonia, son las sombras que atormentan con sus apariciones al desubicado personaje. Séneca, Schopenhauer y Weininger, pero también el jugador de basquetbol Magic Johnson, son las voces que agitan la conciencia del hombre cada vez que éste sostiene diálogos con sus héroes morales y deportivos.
Quizá suceda que el protagonista sólo alcanza a relacionarse con sus semejantes a través del desconocimiento y las conjeturas, pues no sabe si Riquelme planea robarlo, si Elisa vive feliz con otro, o por qué Mónica ha invadido su casa.
En esta novela, ubicada en una fantasmal Ciudad de México, Guillermo Fadanelli echa mano de los elementos más característicos de la novela negra: la figura del detective, y una constante zozobra. Si sumamos a esto su capacidad para narrar la desesperanza y las grietas de la personalidad, tenemos como resultado El hombre que nació en Danzig: un viaje por los laberintos mentales de un desesperado, un hombre al borde de la extinción.
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 5 meses
Un guía turístico de Chichén Itzá da una conferencia sobre la teoría maya del fin del mundo para impresionar a una mujer y traicionar de paso todo en lo que ha creído. Tras una caminata iniciática por la ciudad, una niña empieza a sospechar que su papá convive con una familia alternativa en el mundo de los muertos. Un hombre que se dedica a la estadística tiene un tórrido romance con una desconocida que miente cuando está excitada.
Personajes que delatan su clandestinidad estando en su propio país; que miran hundirse el terruño desde la cómoda nostalgia del exilio; que cruzan una y otra vez sus fronteras sólo para mirar con ojos frescos el derrumbe de siempre. Los cuentos de Apocalipsis (todo incluido) avanzan con soltura por caminos cuesta arriba: dudosas herencias familiares, arrestos que derivan en partidos de futbol llanero, amigos de toda la vida que funcionan como el mejor de los enemigos; pero también remontan corrientes traicioneras: la necesidad de reinventarse en medio de cada crisis, de sobrevivir a las batallas que se pierden por goliza.
Con precisión y enorme sentido del humor Villoro retrata a ciudadanos empeñados en ignora su desgracia, ya sea por sobrevivencia o por deporte, pero también porque esperan  que cuando el mundo se resquebraje en mil pedazos, les toque algo mejor.
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 5 meses
La selección de relatos que integra La piel insomne integra, en palabras del autor, una especie de versión del director, un ajuste de cuentas con ciertos textos escritores y publicados entre 1987 y 1993, y que fueron incluidos originalmente en los libros Donde la piel es tu tibio silencio, Páginas para una siesta húmeda e Insomnios del otro lado. Además, la sección final, “Bonus tracks”, reúne cinco narraciones que aparecieron en publicaciones periódicas o en antologías, pero que no han sido recogidas en libros. Montiel Figueiras se atrevió a adentrarse por los caminos de la revisión y la reescritura, a reordenar el índice de un libro que nos cuenta sus primeros años como narrador, una época desde la que ya demostraba una fluidez escritural y una capacidad literaria que lo han llevado a ocupar un lugar preponderante entre los autores de su generación.
Estos cuentos despliegan la prosa que caracteriza la apuesta del escritor: una sinuosa realidad plagada de laberintos, presencias amenazantes o sensuales que amenazan con cambiar el mundo, tramas que nos llevan a descubrir la oscuridad que habita en cada cosa y ser que habita el universo.
«Mauricio Montiel Figueiras escribe como un poseído. Sus ángeles y sus demonios habitan un territorio difícilmente frecuentado en la literatura en lengua española.»
Daniel Sada
«Sus cuentos son como puentes en llamas que sólo cruzan los lectores más atrevidos.»
Roberto Bolaño
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 5 meses
En la Ciudad de México existe un edificio que pareciera guardar entre sus viejas paredes la solución a todos los problemas de Esteban, un escritor con problemas financieros que está a punto de ser padre por primera vez. El señor Ligotti, un anciano millonario excéntrico, desea ayudar a que el autor tenga un lugar para escribir con tranquilidad, y le ofrece una transacción imposible de rechazar: quedarse con un departamento en el que vivió hace muchos años a cambio de que sea su anfitrión de vez en cuando. Pero todo contrato tiene cláusulas ocultas, y el precio a pagar termina siendo mayor de lo que parece.
Editorial Almadía celebra el 14° aniversario de un viaje a través de los libros, y ofrece a sus aliados más cercanos una edición especial plena de emociones y misterios. Esquinca nos presenta una moderna variación del pacto fáustico, en la que encontramos los temas y personajes que distinguen ya su estilo directo y electrizante.
"[Una imaginación] mucho más ardiente que la de J.G. Ballard". Rodrigo Fresán
«Un interesante esfuerzo por reunir y contar de nuevo algunos de los temores del hombre contemporáneo». Revista La Tempestad
«Temáticas que son contemporáneas y personajes que reflejan las inquietudes de la sociedad mexicana; aquella insertada en la problemática de un mundo globalizado.» Armando González Torres
«Toda la sangre es la confirmación de una saga que sigue las pautas de los mejores thrillers contemporáneos; pero también es la confirmación de un autor a la alza, y de una narrativa fantástica mexicana cada vez más robusta.»
Rodolfo J.M.
«Bernardo Esquinca ha logrado reinventar el género de terror en la lengua española y alternarlo con la novela negra para crear un programa narrativo de gran calidad y distinción que día tras día gana más público. Muy pocos escritores en la actualidad pueden presumir este ensamble de arrojo literario, saber histórico, inteligencia y amenidad que caracteriza a Bernardo Esquinca.» Sergio González Rodríguez
«Uno de los referentes principales de la literatura de horror contemporánea en México.» Marcela Vargas
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 5 meses
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 6 meses
“Si algo es absurdo entonces es verdadero”; «El paraíso a donde yo me dirijo está empedrado de migajas. Sobre ellas caminaré": ambas sentencias han sido escritas por Esteban Arévalo, el hombre mal vestido. ¿Hacia dónde camina este personaje que, desaliñado, vaga por el barrio de Tacubaya y de quien se sospecha que ha cometido varios asesinatos sin motivo aparente? Sus pensamientos parecen ir en contra de cualquier convención humana que sea capaz de cobijarlo. ¿Es un individuo bueno, pese a las acusaciones que caen sobre su espalda? De algo estamos seguros: es un observador, un desapegado y un marginal. Su amigo, Blaise Rodríguez, ansía dar cuenta de lo que sucede en la mente de Esteban. Ya casi no existen personas interesantes en el mundo: extrañas, impredecibles, fuera de orden. En esta obra, la mente de un atribulado se extiende como una zona oscura que recorrerá las certezas más solidas del lector. El personaje que da nombre a la novela escribe: «Las personas son soledades que vagan o transitan, cogen, mean, trituran, muerden, se relacionan y crean nebulosas de palabras. Y esas personas andan por allí sin poder transmitir del todo su sufrimiento”.
Almadía ha decidido publicar la última novela de Guillermo Fadanelli a sabiendas de que novelas como la presente solo pueden ser comprendidas desde las letras. Fadanelli insiste en que la realidad más íntima de nuestro mundo es literaria. El hombre mal vestido, el crimen, el azar, el barrio de Tacubaya y algunos de sus vecinos más atípicos poblarán la mente de Blaise Rodríguez, quien, a fin de cuentas, intentará narrar en estas páginas la historia de una perturbación.
«Los géneros, las distintas formas de la escritura, sostienen la frondosa copa del texto: ensayo, narrativa, filosofía, aforismos, digresiones y referencias biográficas. Sus constantes devaneos hacen también de Insolencia un paseo que se suma a la familia de libros en los que, quizás, el paseo sea en sí mismo un género literario.» Brenda Lozano
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 8 meses
En una habitación de la ciudad de Oaxaca, una joven arquitecta escribe y lee los diarios que ha acumulado a lo largo de diez años. Hace seiscientos días que su madre murió. Lo único que Ka sabe de ella es que padecía una enfermedad de los nervios y amaba los caballos. Leonora, su madre, siempre ha sido un fantasma.
Mientras se adapta a su regreso a la ciudad, su nuevo trabajo, las calles, el amor y las bibliotecas, Ka busca su propoa historia e indaga en la vida de su madre y su apasionada afición equina. Leonora es un espacio en blanco, un misterio que Ka intentará resolver con una escritura que oscila entre recuerdos, citas y referencias literarias. A lo largo de una prosa paciente y cristalina, esta novela reflexiona sobre la ausencia, las mentiras, la soledad, los relatos familiares y la capacidad de los seres humanos de contarse las historias que les den identidad y definan su lugar en el mundo.
«Sigilosa y ajena a los aspavientos, Karina Sosa ha escrito un libro excepcional. Caballo fantasma es consecuencia del poder real de la imaginación literaria. Su escritura provoca sentimientos y nos hace sospechar que el único mundo real es el imaginario. Desde la intimidad, la lectura y la soledad es posible crear belleza e imágenes inauditas. Esta novela, no es de extrañarse, ha sido concebida en Oaxaca, ese otro país».
Guillermo Fadanelli
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 8 meses
¿Puede hablarse de la existencia de un sentir nacional? ¿Es posible pensar en un estado de ánimo que caracterice al mexicano en sus diferentes versiones? Es probable que con Llegamos tarde a todo Fernando Rivera Calderón haya logrado obtener la más precisa radiografía de la condición anímica nacional. Esa sensación que se resume en frases como “ya casi”, “hoy no era” y, por supuesto, “ahi pa' la otra”, ese sabor de boca que dejan en este país sucesos como el mundial, la entrega de los Óscares o las elecciones.
En su escritura Rivera Calderón traza nuestro perfil poético; uno en el que tras cada derrota hay siempre una carcajada. Así, el poeta nos invita a encontrar la mística de lo doméstico y lo cotidiano, la profundidad filosófica del chascarrillo y, principalmente, nos recuerda que la demora no es el final de una búsqueda, pues lo importante no es llegar primero, sino saber llegar.
«Fernando Rivera Calderón define y redefine al mundo con sarcasmo y desparpajo, pero también con la iluminación invaluable de su inteligencia, esa chispa con la que le brillan los ojos cuando sonríe.» Jorge F. Hernández
«Páginas llenas de dobles sentidos, ironías, humor, juegos de palabras e incluso homenajes a escritores y filósofos desde Monterroso a Giordano Bruno. […]El resultado de seis meses de trabajo y varias noches sin dormir es un libro objeto en el que las palabras están acompañadas por las magníficas ilustraciones de Alejandro Magallanes.» Mari Luz Peinado, El País
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 8 meses
La voz lírica se mueve en un territorio conformado por los sueños, los mitos, las leyendas y la tradición cultural del pueblo zapoteco. Cada poema rescata lo entrañable que hay en su memoria, al tiempo que la confronta; así, reconoce que su identidad es una mixtura entre la tradición y la mirada nueva que la poeta derrama sobre todas las cosas.
La angustia mística, la lamentación por el humano padecer, pero también la reflexión, la oración y la celebración del instante. La exploración de la infancia y la memoria colectiva, formas inseparables de conocimiento. El papel de las mujeres en las culturas indígenas, las costumbres del cortejo y los rituales de unión, la preparación de las niñas para la vida adulta.
Natalia Toledo construye su escritura con arrojo. Sus poemas buscan comprender, establecer diálogos y, al final del día, refundar un destino.
Elena Poniatowska: «En Juchitán, Oaxaca, los poetas venden fruta e iguanas en el mercado, giran en torno al quiosco del sexo en la eterna ronda del dámelo porque yo te quiero y se esconden tras el tronco de los árboles como Natalia Toledo.»
Rocío González: «Los poemas de Natalia surgen de intuiciones poderosas que se resuelven en cuadros breves, en imágenes nítidas y precisas y, al mismo tiempo, llenas de ventanas, en versos decantados por lo absoluto del instante.»
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 8 meses
¿De qué hablamos cuando decimos persona? ¿Con qué sentidos podemos percibir su esencia? ¿Es posible intentar su definición con las armas de la poesía? ¿Una persona vive en el papel, es un estado de la materia, sobrevive dentro de la ficción, puede ser un orangután?
Derechos universales, autodeterminación, documentos, pero también lo marginal, lo anecdótico, la biología. La identidad se construye desde frentes disímiles; todos abonan a la multitud, la sociedad, esas esfinges tramitológicas a las que interrogamos, paradójicamente, para recuperar la individualidad.
Estas páginas proponen una búsqueda singular y necesaria: la de la persona que hay en los otros, pero que también ―en la experiencia siempre confrontadora y fundacional de la poesía― podemos redescubrir en nosotros mismos.
Yolanda Segura
per/so/na
  • 256
  • 287
  • 30
  • 28
Libros
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 9 meses
Un lobo marsupial extinto es un fantasma. Una tortuga es un espíritu antiguo que se pasea por una isla en el fin del mundo. Un oso polar disecado es la modesta prueba de una inmensa derrota.
Ya sean las aguas microscópicas en las que habita el resistente tardígrado, la ardiente imaginación de la que proviene el imposible lebrílope o la reserva de Woodside, California, donde la gorila Koko aprendió lenguaje de señas, cada ecosistema se presenta como un lugar de descubrimiento, de comunión.
Estos animales nos inventan, nos llevan dentro de la selva que somos. Sus cantos, sus gruñidos, sus silencios, nos hablan en una lengua que pensamos perdida, pero que se nos revela en poemas límpidos y cuadrúpedos, entrañables, y nos invitan a recuperar el vínculo con las hermanas formas de vida con las que compartimos el mundo.
«Este libro es un cofre, y cada breve ensayo una carta encontrada donde la autora -minuciosa, concisa— nos dejó una serie de pistas: sus lecturas, sobre todo, pero también la claridad con la que piensa y los espejos donde se mira.»Laia Jufresa
«Isabel Zapata escribe con una naturalidad que sólo puede provenir de la sabiduría. Por momentos parece que en lugar de leerla la escucháramos y hasta pudiéramos contestarle. Alberca vacía es una colección de ensayos personalísimos, certeros y hermosos.» Alejandro Zambra
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 9 meses
Alguna vez tuve una empresa (yo era el jefe y tenía un solo empleado) dedicada únicamente a publicar una revista literaria. Una de las cosas que hacía con frecuencia era llenar cartas poder. En ese entonces salía a comparlas a la papelería, hasta que un día se me ocurrió capturarla en mi computadora y, cuando fuera necesario, imprimirla. Hacia fines del 2007, en un momento de ocio, releí ese documento que casi todos firmamos sin entender cabalmente los términos legales que contiene («excepciones dilatorias y perentorias», “almonedas”, “asuntos interlocutorios y definitivos”, etc.) y decidí componer un “poema” de “amor” con esas palabras como un juego solitario sin fines de publicación.
En junio de 2008 me invitaron a un encuentro de escritores en San Luis Potosí. Para concluirlo nos pidieron a los participantes leer algo de nuestra obra. Cada quien contaría máximo con tres minutos. Por supuesto los poetas tenían de dónde elegir. Un escritor de minificción podría haber leído su obra completa, pero a los narradores nos dejaban indefensos. Entonces me acordé que el “poema” titulado “Carta poder” lo tenía en mi camputadora. Lo transcribí en una hoja membretada del hotel y lo leí. A algunos colegas les gustó el juego e incluso hubo quien me pidió que le regalara el manuscrito. Ya de regreso en la Ciudad de México, me pregunté: "¿y quién ella, la destinataria?” De esa pregunta nació Poesía eras tú.
–Franciso Hinojosa.
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 9 meses
Palmeras de la brisa rápida es una de las crónicas más célebres de Juan Villoro y un clásico de la literatura de viajes latinoamericana. Con una búsqueda personal como motor y una encomienda editorial como chasis, este ágil relato concentra una innumerable cantidad de prodigios que sólo la «hermana república» de Yucatán ha sido capaz de engendrar gracias a su historia, geografía y gusto por el sincretismo: pirámides demasiado arduas, platillos de un barroquismo insuperable, ubicuos vendedores de souvenirs, dentaduras exportadas al extranjero, un singularísimo español: las infinitas maravillas de la cultura yucateca.
Con una avidez producto de la búsqueda de las propias raíces, Villoro —hijo y nieto de yucatecas— reúne en el interior del mítico Volkswagen en el que recorrió la península a una variopinta serie de personajes: el ajedrecista que desafió a Capablanca, trovadores que renuevan el eterno arte de morir de amor, el más cortés de los grupos de rock duro, una liga socialista de beisbol. A fin de cuentas, y como el propio autor lo define, este es un viaje a un estilo narrativo pero, sobre todo, a un destino emocional.
"Si Villoro fue desde joven proclive a la meditación epigramática y el vuelo metafórico, en sus últimos relatos el lenguaje está trabajado hasta volverse consistente con la misteriosa psique de sus criaturas, que se salvan —se transforman— casi por casualidad y tal vez sin merecerlo, como si a punta de purgar un pecado hubieran acumulado los méritos necesarios para dejar de ser culpables, para poder ser, otra vez, lo que son y dejar de traer al diablo." Álvaro Enrigue
Almadíaagregó un libro a la estanteríaAlmadíahace 9 meses
Lo primero que podría decir acerca de Orlando Malacara — el personaje que da orden y caos a esta novela— es que su pasatiempo favorito es ocultarse. Ni siquiera podría afirmar que es un pasatiempo, sino algo más importante o trascendente: una necesidad. En el hecho de esconderse y espiar encuentra placer, y cuando aparece a la luz pública lo hace con el único fin de simular ser una persona normal y no despertar sospechas. Lleva su pudor a grados enfermizos y su afición principal es merodear desde la ventana de su casa, ubicada en los linderos del barrio de Tacubaya: curiosa forma de observar el movimiento del mundo.
«Cuando escribí Malacara temí que el personaje central fuera solo un espejo de mis obsesiones y de mi caótica historia individual. Si bien mis novelas han sido el reflejo deformado y simbólico de mis sentimientos, pasiones o experiencias, ello no significa que estas obras me sean totalmente ajenas y que, en ocasiones, parezcan haber sido escritas por una mano impulsiva que desconozco y que no me corresponde. Entre un escritor y su obra no hay unidad; más bien reina el caos, el azar y una multitud de voces desconocidas y sorprendentes que nos empujan a adentrarnos en un espacio de locura y delirio compartidos. Malacara es muestra o ejemplo vivo de esta aventura literaria.» Guillermo Fadanelli
"Durante muchos años, la abyección ha sido su tema más socorrido, la provocación su principal motor y el underground su ambiente privilegiado. No me refiero únicamente a sus relatos y novelas, sino también a esa personalidad que lo ha convertido en una  figura emblemática de la Ciudad de México contemporánea." Guadalupe Nettel

“Una endiablada habilidad para cincelar un universo corrosivo y lacerante.” Ricardo Baixeras
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)