Libros
Paula Vázquez

La suerte de las mujeres

“Desde chica mi vida había seguido la línea de una costura hecha sobre el lomo de un animal nervioso, sin que el peligro o la sombra del dolor importaran”. Pero ahora sí, importan. Y el descubrimiento de esa sombra, de ese peligro, es el núcleo de este libro.

Trabajando sobre el engranaje de lo cotidiano, Paula Vázquez va más allá de los derrumbes de una vida. Matrimonios, días de infancia, la familia, el trabajo, son escenarios donde los personajes de La suerte de las mujeres atraviesan una transformación: la sensación de “algo que cambia de lugar en el pecho, como los colores en una vidriera con el cambio de las estaciones”. El secreto, por supuesto, está en los detalles: el azúcar en la sopa, la tardanza de un hijo, el imperceptible gesto deun empleador, esa frase oracular que dijo la manicura. Jugando con dos espacios que se superponen, lo femenino y el sur argentino, Paula Vázquez indaga la fuerza del azar, la fortuna y el instinto con una prosa de alta calidad, rítmica, sobria. Su ojo afilado capta con precisión el momento del salto, el límite sutil donde la vida se abisma. Ningún personaje sale indemne de un relato de Vázquez. Ningún lector. — Ana María Shua
91 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Anosluz Editora
Publicación original
2017

Opiniones

    Ana Saenzcompartió su opiniónhace 5 meses
    👍Me gustó
    🔮Profundo

Citas

    xcompartió una citahace 3 meses
    Estoy de pie frente a los restos de una empresa fallida, he cavado durante toda la vida un túnel para llegar a un objeto secreto y maldito, enterrado a resguardo de la memoria de muchas generaciones. Mi misión era extraerlo, sacarlo a la luz, mostrarlo ante todos para desactivar su poder, pero contemplo este cuerpo pequeño y muerto y las paredes del túnel se derrumban. El objeto se pierde para siempre.
    xcompartió una citahace 3 meses
    Lo primero que pienso es que quizás estoy mirando hacia el lugar equivocado, las distancias cambian con los años y lo que parecía lejos ahora puede estar al alcance de la mano
    xcompartió una citahace 3 meses
    Un velo de finísimo decoro, también llamado silencio, se había posado sobre sus ojos. Me sentí mareada y no pude disimularlo, no tenía ninguna protección contra eso.

En las estanterías

    añosluz editora
    añosluz editora
    • 42
    • 18
    Jair Alburquerque Balderas
    Aby
    • 23
    • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)