Joseph Conrad

El corazón de las tinieblas

A través de un personaje ficticio (el viejo marinero “Marlow”), Conrad describe una travesía por el río Congo en busca del señor “Kurtz” que es el jefe de una explotación de marfil. El encuentro con Kurtz, será la confirmación de la hipócrita actitud colonialista y pone en tela de juicio su carácter de cruzada moral y comercial. El director de cine Francis Ford Coppola se basó en este breve relato para su película Apocalypse Now, que si bien estaba ambientada en la guerra de Vietnam, mantenía el espíritu del relato de Conrad.
145 páginas impresas

Libros relacionados

Opiniones

    La Editoracompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    💡He aprendido mucho

    Lo leí hace muchos atrás. Creo que es hermoso pensarlo en relación a su época (fin del siglo XVIII), la idea del héroe y su versión cinematográfica llevada a la guerra de Vietnam, Apocalipsis Now, de 1979. Mismo final, oh el horror, el horror, como la reflexión de las peores miserias humanas. El egoísmo que está en nosotros, en cada una de nuestras acciones ¿a qué nos lleva?

    Emanuel Valeriocompartió su opiniónhace 3 años

    Ah, el horror, el horror

    Esteban Arangocompartió su opiniónhace 3 meses
    👍Me gustó

    Un viaje lóbrego por la selva, tinieblas, incertidumbre y añoranzas. Bastante descriptivo, una metáfora del desasosiego y la injusticia que se vivió en África

Citas

    Juan Ramírez Bastidascompartió una citael mes pasado
    Aquella expresión sonó de un modo extraordinariamente raro, con todo lo que sugería de una sedentaria vida de oficina.

    Contraste...

    Cristina Liceagacompartió una citahace 3 meses
    No podía dejar ahí el cadáver. Pero cuando al fin tuve la oportunidad de ir en busca de los huesos de mi predecesor, resultó que la hierba que crecía a través de sus costillas era tan alta que cubría sus huesos. Estaban intactos. Aquel ser sobrenatural no había sido tocado después de la caída. La aldea había sido abandonada, las cabañas se derrumbaban con los techos podridos
    Angelica Mcompartió una citahace 10 meses
    … Pero había una verdad, una verdad desnuda de la capa del tiempo. Dejemos que los estúpidos tiemblen y se estremezcan… El que es hombre sabe y puede mirar aquello sin pestañear.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)