Bridget Christie

Un libro para ellas

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Una mirada ácida, mordaz, lúcida y muy, muy divertida sobre el feminismo, el machismo y las mujeres en el siglo XXI.
Bridget Christie es una humorista sin pelos en la lengua, célebre en el Reino Unido por sus monólogos teatrales, en los que denuncia el machismo que sigue imperando en la sociedad contemporánea y reflexiona sobre la condición femenina. Y, para que sus agudas reflexiones cargadas de sarcasmo quedasen negro sobre blanco, una editora –sobre la que Christie se apresura a explicarnos que también ha publicado en inglés el Mein Kampf de Hitler (eso sí, en edición crítica y anotada)— le pidió que escribiese todo eso que explica, parodia y condena sobre un escenario. El resultado es este libro, entre la evocación de vivencias personales (por ejemplo, cómo un pedo la convirtió en feminista: sí, un pedo, han leído bien) y el panfleto descacharrante (por ejemplo, los tópicos inacabables sobre las feministas: no practican sexo jamás, todas son lesbianas, gordas y feas, todas nacieron en los sesenta y todas usan gafas y parecen la Velma de Scooby-Doo…, ah, y, por supuesto, todas se pasan el día quemando sujetadores). Pero hay más, porque habla también de la mutilación genital, de las escandalosas cifras de tocamientos no consentidos en los colegios británicos y de la también escandalosa brecha salarial, de las campañas de lencería con «mujeres normales», de la industria del sexo, de la dictadura del físico, de las chicas enseñando las tetas en el The Sun de Rupert Murdoch… Y habla también de mujeres: históricas como las Brontë, Mary Wollstonecraft o las sufragistas, y actuales como Malala, la niña víctima de los talibanes por querer estudiar. Pero no se olvida de los hombres, históricos como el esteta decimonónico John Ruskin, que se desmayó al ver el abundante vello púbico de su joven esposa la noche de bodas, o actuales como Nigel Farage –bestia negra de la autora–, Dan Brown o el piloto de carreras Stirling Moss, que considera que las mujeres no están capacitadas para conducir tan rápido y, para demostrar su superioridad, un día se cayó por el hueco del ascensor porque al abrir la puerta no se fijó en que no estaba en la planta… Ácida, combativa, inteligente, provocadora, Christie sabe que hay cosas tan importantes que sólo se pueden abordar con humor. Y su libro acaba siendo también una reivindicación de cómo la comedia puede convertirse en un arma política, denunciar injusticias flagrantes y ayudar a cambiar actitudes.
Este libro no está disponible por el momento.
362 páginas impresas
Publicación original
2017

Opiniones

    Ale Ramoscompartió su opiniónhace 4 años
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho
    🎯Justo en el blanco
    💧Prepárate para llorar

    Un libro para ellas, gracias Bridget por esto, he reído, he compartido tu solidaridad, tu visión, y sobre todo he reafirmado que cada quien vive su feminismo en la medida que considere y no por eso eres menos feminista, no hay un feministrometro para medirnos, mientras no nos desviemos de la lucha por la igualdad de la mujer me parece perfecto, has colado datos y citas increíbles de mujeres grandiosas, y al ser un libro con humor aún así lograste meter la idea de algo enserio, eso es increíble, y ese poema me hizo lo que a ti en tu momento. Increíble.

    Aldeni Fragacompartió su opiniónel año pasado

    Abordar el feminismo desde la trinchera del humor (británico), con numerosas lecciones para afinar la capacidad de procesar la comedia con temas densos que no son entretenimiento pero pueden llegar a serlo

    Fany Moralescompartió su opiniónhace 2 años
    😄Divertido

    quiero abrirle su twitter

Citas

    Ale Ramoscompartió una citahace 4 años
    La pedantería intelectual no es sino una forma erudita de ejercer la superioridad sobre los demás.
    Natth Cabildocompartió una citael año pasado
    Ese mismo año había leído el demoledor poema «El corte» de la activista, defensora de los derechos humanos y genial escritora Maryam Sheikh Abdi sobre su propia experiencia, y me había conmovido tanto que quería compartirlo con el público.
    Natth Cabildocompartió una citael año pasado
    Ahí va un ejemplo de mujer frívola en la publicidad. Se trata de un anuncio de ambientadores eléctricos de la marca Ambi-Pur: una mujer introduce el ambientador en el enchufe de la pared, olisquea el aire como un perro trufero y se arranca a bailar sin ton ni son, como si una amiga la hubiese arrastrado hasta la iglesia evangélica y allí hubiese encontrado a Jesús contra todo pronóstico, y encima resultara que el hijo de Dios huele a gloria bendita, mientras el resto de la familia sigue a lo suyo como si nada.

    Su esposo en la pantalla, que está sentado en el sofá leyendo el Financial Times, permanece del todo ajeno a este despertar espiritual. No tiene ni idea de que la casa huele a «algodón fresco» ni de que su mujer ha tenido una epifanía religiosa porque a él se le permite seguir en el Mundo con mayúsculas, mientras que el principal interés de la vida de su esposa son los Aromas

En las estanterías

    Editorial Anagrama
    Anagrama
    • 1.1K
    • 1.1K
    Bookmate
    Plaqueta
    • 5
    • 121
    Ale Luévano
    Morras
    • 220
    • 30
    Bonzo Poe
    Reflexión
    • 166
    • 13
    Andrea Diaz
    Tuc tuctuc 🎵
    • 694
    • 6
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)