Paloma Díaz-Mas

Lo que aprendemos de los gatos

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Los seres humanos –piensa el gato— tienen una irremediable tendencia a entender las cosas al revés. Por ejemplo, si ven un libro que se titula Lo que aprendemos de los gatos, probablemente creerán que trata de lo que los humanos pueden aprender acerca de los gatos, para conocerlos mejor (cosa que, dicho sea de paso, tampoco estaría de más); sin embargo, para cualquiera que sea capaz de pensar con claridad, resulta evidente que Lo que aprendemos de los gatos significa otra cosa: lo que los humanos pueden aprender a partir de los gatos, es decir, lo que los gatos pueden enseñarles. Este tipo de errores se producen porque los humanos parten de la absurda creencia de que son animales superiores, cuando todo el mundo sabe que los animales superiores son los gatos. Los gatos –piensa la autora de este libro— tienen mucho que enseñarnos, pero para ello hace falta que estemos atentos y dispuestos a aprender. Son cariñosos, pero nunca sumisos, así que nos enseñan a pactar nuestra convivencia día a día. Confiados sólo si sabemos ganárnoslos poco a poco, ejercitando la virtud de una conquista paciente. Domésticos e independientes, como fieras aclimatadas a nuestro hábitat. Los creemos indefensos, pero en realidad están mucho más preparados para sobrevivir que nosotros. Bajo su piel de seda se ocultan las garras de una fiera y un cuerpo atlético envidiable. Y, cuando los vemos jugar, exhibiendo su magnífica forma física, o dormir plácidamente sobre nuestro sillón favorito (sí, ese sillón donde los gatos nunca nos dejan sentarnos) envidiamos también su capacidad para vivir intensamente ese instante; sin atormentarse, como hacemos nosotros, por un pasado que ya no existe y un futuro que tal vez no llegue. Un libro que es una joya para cualquier buen lector, y desde luego absolutamente indispensable para todos los amantes de los gatos.
Este libro no está disponible por el momento.
96 páginas impresas
Publicación original
2014

Opiniones

    Dulce G.compartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho
    🎯Justo en el blanco
    💞Romántico
    🐼Adorable
    💧Prepárate para llorar

    Este libro es como poesía escrita en prosa, las palabras para describir la vida de un gato o con un gato son acertadas en el sentido más bonito. No se si puedan convencer a alguien a quien no le gustan estos seres de lo contrario, pero al menos a quienes si nos gustan nos va a recordar el día a día.

    Cor Alfcompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    🐼Adorable
    💧Prepárate para llorar

    Muy tierno y dulce, aunque de repente triste (cuando se ha perdido un compañero gato)

    Claudiacompartió su opiniónhace 6 meses
    👍Me gustó
    🐼Adorable
    💧Prepárate para llorar

    Para quienes gozamos de la compañía gatuna es un texto de cabecera. Me conmovió por momentos y la mayoría de las veces reconocí a mis gatos retratados en la narrativa fluida de la autora, quien describe amorosamente a los felinos.

Citas

    Alejandra Arévalocompartió una citahace 2 años
    Los seres humanos –piensa el gato– padecen una enfermedad congénita degenerativa que se llama Razón.
    Esilicompartió una citahace 3 días
    Les dimos cuanto quisieron;
    lo aceptaron ellos
    con la majestad de quien nada ha pedido.
    Raul Avila Sosacompartió una citahace 23 días
    A un caballero que lloró con su esposa una pequeña pérdida
    Pasaron por nuestras vidas cautelosos
    como quien pisa sobre almohadillas de algodón;
    capaces de andar sobre vidrio sin quebrarlo,
    de rozar una copa sin derramar una gota siquiera.
    Sabios en escoger en verano la sombra más fresca,
    en invierno, el calor de nuestros cuerpos dormidos.
    Andaban por la casa dejando una estela
    de inaprensibles briznas de oro o nácar.
    Cuántas veces nos quitaron nuestro sitio,
    que era también su lugar favorito,
    y nosotros, reyes destronados y enormes,
    fuimos a acomodarnos –es un decir
    en el más incómodo asiento de la casa.
    Cuántas veces sosegaron nuestra angustia
    con ese rumor que vibra en su garganta.
    Les dimos cuanto quisieron;
    lo aceptaron ellos
    con la majestad de quien nada ha pedido.
    Y a veces nos poseía la extrañeza
    de haber metido en casa una fiera terrible,
    una fiera armada de garras y de dientes
    que con lengua de lija peina su seda al sol.
    Al fin murieron:
    apenas un suspiro
    y quedó de ellos un jirón de piel suave, casi nada,

En las estanterías

    Isabel Jazmín Angeles
    Libros de gatos
    • 58
    • 24
    Andrea Diaz
    Tuc tuctuc 🎵
    • 696
    • 6
    Claudette Sánchez
    Morras
    • 92
    • 5
    Irlanda Sánchez Juárez
    Control de calidad
    • 132
    • 3
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)