Yael Weiss

Hematoma

Cada relato comprendido en este libro arranca de un tirón la tapa que nos oculta y deja claro que somos un entramado de obsesiones en extraño equilibrio. La escritura de Yael Weiss se cuela magistralmente a nuestro propio confín. Entre la intimidad y el mundo exterior, la resignación y la esperanza, en los entresijos de la cordura y la razón, los personajes de este libro están en combustión, a punto de saltar de la página. Aquí se sostiene como en ningún otro sitio la siguiente máxima: vistos de cerca todos somos extravagantes.
111 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2019
Año de publicación
2019
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Alejandra Arévalocompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó

    Estos cuentos de Yael Weiss son una observación de lo cotidiano que nos muestra que hay cosas rarísimas, grotescas y enfermas que suceden cada día y sólo con el ojo que ella te presta puedes observarlas.

    Sahori Pachecocompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    💀Espeluznante

    Disfruté mucho las situaciones "fantásticas, surreales (?)" que bajo la mirada de Yael resultan verosímiles y fascinantes. Apto para los que no guardan rencor si les cortan los estornudos.

    KarinPottercompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    🎯Justo en el blanco

    Cada cuento es de una excelente calidad, me encantó la forma en la que narra

Citas

    Alejandra Arévalocompartió una citahace 2 años
    Es verdad, pensó ella, los golpes dejan marcas, igual que el amor.
    Daniela Trejo Pérezcompartió una citael año pasado
    Al final los niños te conquistan, tú lo sabes, te amarran al mundo, quizá por ese egoísmo con que se acaban la miel, por esa falta de titubeo en estar vivos.
    Mónica Esparzacompartió una citahace 2 años
    Conversaba ampliamente con sus fantasmas, y lo hacía de manera encantadora, con mucha deferencia hacia sus escuchas transparentes. “¿Cómo sabes que se interesan por tus cosas de humana, madre?”, preguntaba Félix de camino a su recámara. “No lo sé, hijo, pero tienen la libertad de irse sin

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)