Nora de la Cruz

Te amaba y me chingaste

Una noche tibia, en una de las tantas fiestas de la falsa sociedá, Fosca María y Tito Lucio se enamoran —como sucede a menudo— por accidente. Una es institutriz de música, dueña tan sólo de un gato llamado Cucurucho y una buhardilla miserable a orillas de la Ciudad; el otro es un marimbero beodo, miembro de la ilustre familia Cucufato. Esta telenovela decimonónica transcurre entre la gastronomía callejera de México y las costumbres de la vieja aristocracia rusa, algo que bien habría podido escribir Chéjov si le hubiera agarrado el gusto a Juan Gabriel y los tacos con mucha salsa. Fosca y Tito, en medio de un desmadre de caprichos y desplantes, nos recuerdan que, sin importar cuánto caso hemos hecho a los consejos de Ovidio, todos hemos amado y, sí, nos han chingado alguna vez.
53 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Alma Nora de la Cruz Arana
Publicación original
2018

Libros relacionados

Opiniones

    Cadmgecompartió su opiniónhace 9 meses
    👍Me gustó
    💞Romántico
    😄Divertido

    Me encanto! Lo leí cuando apenas llegaba el covid a Mexico y mi abuela iba al hospital porque tenía una enfermad respiratoria, cada que estaba con ella, lo leía y me hacía pensar que todo iba a mejorar porque pasaba un buen rato, súper divertido y con una buena historia. En verdad lo recomiendo!!!

    Irlanda Sánchez Juárezcompartió su opiniónhace 8 meses
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho
    🎯Justo en el blanco
    💞Romántico
    🌴Perfecto para la playa
    🚀Adictivo
    😄Divertido
    🐼Adorable

    este libro lo leí con chela, chicharrones y un porro. recomendado mil.

    Abi Cortéscompartió su opiniónhace 9 meses
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    💡He aprendido mucho
    🎯Justo en el blanco
    💞Romántico
    🌴Perfecto para la playa
    🚀Adictivo
    😄Divertido
    🐼Adorable

    Un libro muy hermoso, trágico y divertido. Lo leí y no pude soltarlo hasta terminarlo. Me recordó a las personas que amé y me chingaron.

Citas

    Paula Tapricompartió una citahace 3 meses
    lo entendía: tener tanto que decir, querer decirlo y, aun así, no poder destilar ni una palabra.
    Olivia Armenta Verdugocompartió una citahace 12 días
    El sol caía sobre el pavimento como cualquier otra tarde mientras la joven Fosca María, maestra de música, daba el último mordisco al postrero taco de maciza. Entre sus rosáceos dedos resbalaba la grasa confundida con la salsa roja y el limón
    Xime Ibarracompartió una citahace 13 días
    Tito, como ella esperaba, no la siguió.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)