Anne Meredith

Retrato de un asesino

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
«Adrian Gray nació en mayo de 1862 y murió violentamente a manos de uno de sus propios hijos el día de Navidad de 1931. El crimen fue espontáneo e impremeditado, y el asesino se quedó mirando primero el arma dejada en la mesa, luego el cadáver, a la sombra de las cortinas de tapiz, aún sin miedo, sino incrédulo y sin palabras»: así comienza Retrato de un asesino (1934), una de las primeras muestras de novela policiaca «invertida», donde la identidad del asesino es conocida desde la primera página y el suspense se elabora a partir de sus coartadas y de la incógnita de si será descubierto o conseguirá escapar. Al mismo tiempo, la novela pertenece a la noble tradición inglesa de los crímenes en Navidad, punto de partida, por lo general, para un siniestro retrato de familia. Anne Meredith no desaprovecha ninguno de estos elementos y se adentra en la psicología criminal creando un gran personaje de asesino artista que entronca con otra conocida tradición británica, el esteticismo decadentista.
Este libro no está disponible por el momento.
266 páginas impresas
Publicación original
2018

Opiniones

    Hatebreedercompartió su opiniónhace 2 años
    🙈Ni fu ni fa

    No sé que esperaba de este libro, no me disgustó, pero tampoco encontré algo que me agradara en demasía, tal vez sea precisamente la forma en que se desarrolla, que pudo restarle el encanto.

    aaanaluazo36compartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó

Citas

    karinaramone1compartió una citahace 2 años
    Al final uno acaba por acostumbrarse a esa mentalidad: la de quienes creen y aseguran que es más importante ganar un sueldo que trabajar en lo tuyo; es decir, la de casi todo el mundo.
    Hatebreedercompartió una citahace 2 años
    ¿Alguna vez te has parado a pensar, Brand, cuántas cosas hay en la vida y las poquísimas que logramos conservar? Van pasando sin que nos demos cuenta, y nos quedamos en medio de la abundancia con las manos vacías.
    Hatebreedercompartió una citahace 2 años
    No respeto la vida como algo en sí mismo valioso, a pesar de que respeto cualquier forma de vida que cumpla su función. De igual modo, no acepto que cualquier grupo de hombres tenga derecho a dictarle al individuo, o a otro grupo, la naturaleza de su función particular. Todo en mi padre era fútil, así su muerte como su vida, y, puesto que yo había causado su muerte, participaba de esa futilidad.

En las estanterías

    Alba Editorial
    Alba
    • 410
    • 235
    Carlos Vasquez
    Libros por leer
    • 917
    • 14
    Cinescopia
    Lecturas navideñas
    • 9
    • 13
    Selene Beth
    🌼 Descargar 🌼
    • 87
    • 7
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)