Alba

Alba Editorial
426Libros272Seguidores
Creada en 1993 con vocación eminentemente literaria, Alba Editorial inició en 1995 la colección Alba Clásica con "Mansfield Park" de Jane Austen y "Mont-Oriol" de Guy de Maupassant, a partir de los cuales se convirtió –hasta hoy– en un referente en la edición de clásicos universales en español. Con ya casi 300 títulos en esa línea, su catálogo abarca desde finales del siglo XVIII hasta principios del siglo XX, con autores que van de Goethe a Thomas Mann, de Émile Zola a Antoine Saint-Exupéry, de las hermanas Brontë a Edith Wharton, de Pushkin a Chéjov, con títulos en muchos casos inéditos en lengua castellana y con nuevas y aclamadas traducciones.
    Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 7 días
    «Así que has venido aquí a romper corazones, a conquistar el gran mundo, a vengarte de algún pobre diablo, y todo por el hecho ser ilegítimo, ¿eh?»: estas palabras algo injuriosas, en boca de un personaje secundario, resumen no obstante muy bien la peripecia de esta novela. Arkadi Makárovich Dolgoruki, su protagonista y narrador, de diecinueve años, es hijo ilegítimo de un noble y se ha criado en Moscú, interno en un colegio donde lo han humillado. Ahora llega a San Petersburgo para conocer realmente a su padre natural, pero decidido por orgullo a romper inmediatamente con él y dedicarse a su «idea»… que en ese momento consiste en hacerse rico, «un Rothschild», porque cree que solo el dinero garantiza una existencia libre y hasta ascética. Por supuesto esta «idea» habrá de cambiar y seguir el tortuoso sendero dostoievskiano que lleva a la verdad.

    Entretanto se precipitan los suicidios, las conspiraciones, los escabrosos secretos de familia, los primeros amores y rivalidades, la ruleta y los «impulsos carnívoros» que hay que satisfacer a toda costa. El adolescente (1875) –escrita entre Los demonios y Los hermanos Karamázov y que aquí presentamos en una nueva traducción de Fernando Otero Macías— es el único Bildungsroman de Dostoievski, su única novela de iniciación a la edad adulta. El héroe se aferra a un rasgo característico de la adolescencia –la autoafirmación constantemente negada por los hechos— pero en su presentación lo grotesco no quita lo candoroso. La forma de contarnos su vida, enemiga de «la elocuencia» clásica, propicia además originales reflexiones sobre el sentido y el estilo de la propia narración.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 10 días
    Con La conquista de Plassans (1874), la cuarta novela del ciclo, Zola vuelve al lugar de origen de los Rougon-Macquart, la pequeña ciudad de Plassans, inspirada en Aix-en-Provence. Aquí, en la engañosa tranquilidad de la provincia, el matrimonio forma-do por los primos Marthe Rougon y François Mouret (de la rama de los Macquart) vi-ve cómodamente de las rentas después de haberse retirado de un negocio de vinos, aceites y almendras. Alquilan la planta superior de su casa a un extraño sacerdote, el padre Faujas, sucio y pagado de sí mismo, que en poco tiempo crea una institución be-néfica para hijas de obreros y un círculo para la juventud, y que paso a paso se va ga-nando a toda la población, dividida entre seguidores de la dinastía de los Orleans y partidarios acérrimos —prácticamente esbirros— del emperador Luis Napoleón III. Marthe y François, por su parte, verán cómo no solo su ciudad sino su propia casa de-jan de ser suyas: ellos mismos son desposeídos de su personalidad, abocados al éxtasis religioso y a la locura. Rose, su vieja sirvienta, finalmente lo resume así: «La vida en-tera está hecha solo para llorar y montar en cólera». Zola dirige esta feroz crónica de una invasión con un pulso vertiginoso pero firme y un ojo agudísimo y sarcástico.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbael mes pasado
    «¡Y cómo jode este hombre con la magdalena esa!», decía la tía del protagonista de 'La consagración de la primavera' de Alejo Carpentier… y lo cierto es que, desde la publicación de su primer tomo en 1913, 'En busca del tiempo perdido' no ha dejado de ser una de las novelas más glosadas, influyentes y seductoras del siglo XX. «Catedral del tiempo», como la llamó el crítico Jean-Yves Tadié, combina a lo largo de sus siete tomos la larga tradición del pensamiento y de la literatura francesa –de Montaigne y la señora de Sévigné a 'La comedia humana', de la 'Encyclopédie' al positivismo, de Stendhal a la poética simbolista— y crea a partir de ella una auténtica conmoción. Su narrador, insomne y enfermizo como «una princesa de tragedia», cuenta cómo se forma y se decide una vocación de escritor cuando el poder de la impresión sensorial es tan grande que debe salvar una ardua distancia para convertirse en lenguaje. Pero la novela no es solo un magnífico estudio de psicología de la percepción, sino también una crónica tan fidedigna como mordaz de la Belle Époque, a menudo cómica en su exacta descripción de las delicadezas, astucias y mezquindades de la vida social. Ofrecemos aquí, en una nueva traducción de María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego, el primer volumen con las dos primeras partes de esta obra magna, 'A la sombra de las muchachas en flor' (1913), centrada en la infancia y adolescencia del narrador, en sus primeros amores –contrastados con los vaivenes de la pasión de un adulto, el célebre Swann— y todas sus ansiedades, placeres y decepciones.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbael mes pasado
    El profesor Aldwyn, hombre de ciencia, se despierta una mañana junto al sillón en el que se había quedado dormido y lo encuentra ocupado por «un intruso». No tarda en darse cuenta de que el intruso es él mismo. Un espíritu llamado John Forest lo acompañará en sus primeros pasos por el mundo más allá de la muerte, guiándolo por sus esferas y jerarquías. El profesor tendrá ocasión de reencontrar a sus difuntos parientes y también de ver cómo su muerte es recibida en el mundo de los vivos. Sin embargo, habiendo sido en vida un hombre necio y egoísta, mal marido y peor padre, la experiencia no será muy agradable.El mensaje del muerto (1894) de Florence Marryat, con su humor y su despliegue sobrenatural, recuerda al Cuento de Navidad de Dickens y anticipa ¡Qué bello es vivir! de Capra. Pero es asimismo un pequeño tratado de espiritismo, una creencia que, en la Inglaterra de finales del siglo XIX, cautivó a escritores como Conan Doyle y a científicos como Alfred Russel Wallace: en esta novela dibuja otro mundo a la vez severo y protector, en el que es posible el arrepentimiento y la bondad.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbael mes pasado
    El presente volumen reúne una selección de los ensayos de Thomas Mann, sin duda una de las figuras centrales de la literatura del siglo XX. Poco conocida en España, la ingente obra ensayística de este autor ?los volúmenes publicados después de su muerte suman más de dos mil páginas? constituye un análisis penetrante e imaginativo de la cultura europea. Alrededor de este tema central se agrupan otros como la relación del artista con la sociedad, la complejidad de la realidad y del tiempo o las seducciones de la espiritualidad, el eros y la muerte. Los textos que aquí presentamos suponen una eficaz aproximación al ideario estético de Mann en campos como la música, el teatro y la literatura. Es en este último apartado donde se encuentran algunos de los ensayos más perceptivos y profundos de su autor, en torno a grandes figuras de la literatura universal: desde un? Viaje por mar con Don Quijote? ?genial comentario de la obra de Cervantes escrito en el barco que le llevaba a Estados Unidos en 1934 huyendo de los nazis? hasta el conmovedor ensayo sobre Chéjov, pasando por Goethe, Zola o la Anna Karénina de Tolstói.Thomas Mann nació en Lübeck en 1875, segundo hijo de un comerciante acaudalado. Su madre pertenecía a una familia de plantadores de raíces luso-brasileñas, algo que influiría decisivamente en la personalidad de Thomas, cuyo espíritu se encontró siempre escindido entre la austera ética protestante y las inclinaciones sensuales y estéticas. La carrera literaria de Thomas Mann se inició a muy temprana edad, con la publicación en 1893 de sus primeros relatos. Su primera novela, Los Buddenbrook (1901), le lanzaría a la fama. Reconocido a partir de entonces como un gran escritor y estilista de la lengua alemana, Mann cultivó el relato y la novela, con obras tan relevantes como La muerte en Venecia (1913) o La montaña mágica (1924), así como el ensayo sobre temas culturales y políticos. En 1929 recibió el Premio Nobel de Literatura. La llegada al poder de los nazis en 1933 le obligó a exiliarse, primero en Suiza y luego en Estados Unidos. Entre 1934 y 1944 publicó la tetralogía basada en la historia bíblica de José, José y sus hermanos, a la que siguió la monumental Doktor Faustus (1947). En 1954 se instaló en Zúrich, donde moriría en 1955.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbael mes pasado
    «¡Y cómo jode este hombre con la magdalena esa!», decía la tía del protagonista de 'La consagración de la primavera' de Alejo Carpentier… y lo cierto es que, desde la publicación de su primer tomo en 1913, 'En busca del tiempo perdido' no ha dejado de ser una de las novelas más glosadas, influyentes y seductoras del siglo XX. «Catedral del tiempo», como la llamó el crítico Jean-Yves Tadié, combina a lo largo de sus siete tomos la larga tradición del pensamiento y de la literatura francesa –de Montaigne y la señora de Sévigné a 'La comedia humana', de la 'Encyclopédie' al positivismo, de Stendhal a la poética simbolista— y crea a partir de ella una auténtica conmoción. Su narrador, insomne y enfermizo como «una princesa de tragedia», cuenta cómo se forma y se decide una vocación de escritor cuando el poder de la impresión sensorial es tan grande que debe salvar una ardua distancia para convertirse en lenguaje. Pero la novela no es solo un magnífico estudio de psicología de la percepción, sino también una crónica tan fidedigna como mordaz de la Belle Époque, a menudo cómica en su exacta descripción de las delicadezas, astucias y mezquindades de la vida social. Ofrecemos aquí, en una nueva traducción de María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego, el primer volumen con las dos primeras partes de esta obra magna, 'Por donde vive Swann' (1913), centrada en la infancia y adolescencia del narrador, en sus primeros amores –contrastados con los vaivenes de la pasión de un adulto, el célebre Swann— y todas sus ansiedades, placeres y decepciones.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 2 meses
    Agosto de 1939. En la casa familiar de Cornualles, en la cima de un acanti-lado, se juntan como todos los veranos los cinco primos Cuthbertson: el mayor, Oliver, acaba de volver, herido, de la Guerra Civil española; la me-nor, Sophy, tiene diez años y está locamente enamorada de él. Los juegos de su dorada juventud están a punto, sin embargo, de concluir: la guerra los separa y los marca para siempre. Esos seis años de batallas y bombar-deos se cobran algunas bajas, pero quienes sobreviven lo hacen, por así de-cirlo, a lo grande. Especialmente las mujeres, que descubren que solo vi-viendo contra las normas es posible vivir: «Fue el modo de rebelarnos con-tra nuestra educación», declara una de ellas; y podría añadir: contra la mo-ral. Cuarenta y cinco años después, se reúnen en un funeral y recuerdan, porque «el recuerdo viene a iluminar la imagen que en su día no estaba cla-ra». Un vertiginoso carrusel de amantes, exclusivos o compartidos, gira en torno a la muerte y al horror, a las casas destruidas y a la Inglaterra poblada de antisemitas y filonazis, pero se impone a todo con un insaciable e inso-lente vitalismo. Mary Wesley no empezó a escribir hasta pasados los setenta años, cuando lo hizo su familia dejó de hablarle, pero en catorce años pu-blicó diez novelas de las que se vendieron millones de ejemplares. El cés-ped de manzanilla (1984), la segunda de ellas, es un magnífico ejemplo de su espíritu crítico y de su visión tumultuosa de la libertad sexual, además de una novela realmente virtuosa en el manejo del tiempo, la soltura del diálo-go y la construcción de personajes.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 4 meses
    «Un libro de despedida, melancólico y profético, como son siempre los libros de los verdaderos poetas». Stefan Zweig

    “Una obra maestra”. Nadine Gordimer

    En 1859, en la batalla de Solferino, el teniente esloveno Trotta salva la vida al emperador Francisco José. Es ascendido, condecorado y ennoblecido, y con los años su nombre aparece en los libros de Historia del Imperio austrohúngaro. Pero en ellos el episodio se narra deformado y Trotta acude al mismísimo emperador para que restaure la verdad. Este le dice: «Son tantas las mentiras que se cuentan»… y él, con una gran decepción, solicita el retiro y prohíbe a su hijo Franz ser soldado. El hijo sigue la carrera funcionaria! y llega a ser la máxima autoridad civil de una ciudad morava. Pero su hijo Carl Joseph, emulando al abuelo, acaba siendo teniente de caballería y conoce la monotonía de las guarniciones, los placeres de Viena y los peligros de los puestos fronterizos: amantes, duelos, amigos perdidos, aguardiente, deudas de juego. Joseph Roth escribió en 1932 La Marcha Radetzky, que aquí presentamos en una nueva traducción de Xandru Fernández. La novela se convirtió en un hito de la literatura del siglo XX, por su genial escrutinio de los dos grandes pilares del Imperio —el ejército y la administración— y su crónica de una larga decadencia que, inadvertida para la vida reglamentada de sus protagonistas, conduce a la Primera Guerra Mundial. Mientras la Marcha Radetzky suena en ceremonias, tabernas y burdeles —los mismos lugares donde cuelga el retrato del emperador— y todos los símbolos del Imperio parecen tener vida propia, se extienden los nacionalismos y los movimientos revolucionarios. La familia Trotta, para la que el lenguaje del ejército es «su lengua materna», está condenada a las «palabras mudas»; cuando el padre quiere decir: «Te quiero, hijo mío», lo que dice es: «Que te vaya bien». Y entretanto el narrador va descubriendo cómo la muerte forma sus propias imágenes.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 4 meses
    Toda la fuerza de Charlotte Brontë –una fuerza mucho más tremenda por estar constreñida— cabe en esta afirmación: «Amo, odio, sufro». Virginia Woolf
    De Jane Eyre (1847), ciertamente una de las novelas más famosas de estos dos últimos siglos, solemos conservar la imagen ultrarromántica de una azarosa historia de amor entre una institutriz pobre y su rico e imponente patrón, todo en el marco truculento y misterioso de una fantasmagoría gótica. Y olvidamos que, antes y después de la relación central con el abismal, sardónico y volcánico señor Rochester, Jane Eyre tiene otras relaciones, otras historias: episodios escalofriantes de una infancia tan maltratada como rebelde, pasos de enfermedad y arduo aprendizaje en un tétrico internado, estaciones de penuria y renuncia en la más absoluta desolación física y moral, inesperados golpes de fortuna, e incluso remansos de paz familiar y nuevas –aunque engañosas— proposiciones de matrimonio. Olvidamos, en fin, que la novela es todo un libro de la vida, una confesión certera y severísima –rotundamente crítica— de un completo itinerario espiritual, y una exhaustiva ilustración de la lucha entre conciencia y sentimiento, entre principios y deseos, entre legitimidad y carácter, de una heroína que es la «llama cautiva» entre los extremos que forman su naturaleza.
    Carmen Martín Gaite ha rescatado el vigor, la riqueza y la naturalidad expresiva de un texto un tanto desvirtuado por la popularidad de sus múltiples versiones. Gracias a su traducción, quien creyera conocer esta novela, al leerla de nuevo, más que recordarla, la descubrirá.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 4 meses
    Aunque vilipendiada en su día («Salimos de la lectura de esta novela como si acabáramos de visitar un hospital de apestados», diría un crítico norteamericano en marzo de 1848), Cumbres Borrascosas (1847) se ha convertido en la gran novela romántica por excelencia, o, aún más, en un mito moderno que ha inspirado películas, óperas, secuelas y canciones pop. Sin embargo, tanto sus extremos y su ansia de sobrepasar todos los límites, por un lado, como su sofisticada construcción narrativa, por otro, parecen escapar a cualquier clasificación genérica. La única novela de Emily Brontë –«árida y nudosa como la raíz del brezo», según su hermana Charlotte— bebe sin duda de la fascinación por el género gótico: hay en ella apariciones, noches sin luna, confinamientos desesperados y crueldad sin medida. Pero la tensión y la incertidumbre que imprime a sus atormentados personajes y su tortuosa trama superan toda convención y nos sumergen en una atmósfera de pesadilla que difícilmente volveremos a encontrar en la historia de la literatura. El amor, en esta novela, no es de este mundo. La traducción de Carmen Martin Gaite, ya un clásico en nuestras letras, permite respirar, palpar esa intensidad y esa locura.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 4 meses
    A los diecisiete años, Paul Manning, de Birmingham, llega a la pequeña población de Eltham como ayudante del ingeniero del ferrocarril. No muy lejos, en una granja, viven unos parientes de su madre: el pastor de la Iglesia Independiente Holman, su mujer y su hija, a los que a regaña-dientes se ve obligado a visitar. Sin embargo, la vida pausada que allí descubre, regida –como en las Geórgicas de Virgilio— por el calendario de las labores del campo, y el conocimiento de su prima Phillis, una muchacha que le aventaja en altura, cultura y sensibilidad, le iniciarán en un nuevo mundo en el que se adentra con respeto y fascinación. La prima Phillis (1863–1864) es una de las últimas obras de Elizabeth Gas-kell y un ejemplo maestro de su estilo de madurez: en ella describe con lirismo una forma de vida en la que la espiritualidad se halla en profun-da comunión con la naturaleza, pero donde la esencial fragilidad del corazón humano quizá no esté protegida contra las buenas intenciones y la inexperiencia de un joven. «Un hombre ha de tener cuidado con las artes de seducción que despliega. Algunos lo hacen con la naturalidad e inocencia con que se arrullan las palomas»: no seguir este consejo puede traer dolorosos equívocos, que en esta novela, moderna en su punto de vista y en su final abierto, dan pie a un magnífico tratamiento de la intimidad.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 4 meses
    … la psicología experimental y sus laboratorios supuestamente irrelevantes no sólo re-flejan la vida real, sino que son la vida real. Lo que quizá aprendemos al final es que lo que sucede en el laboratorio sucede en el mundo.LAUREN SLATERImagine que es una paloma y aprende a jugar al ping-pong, o que es un cerdo y le enseñan a pasar el aspirador. Imagine, mejor, que es usted mismo y, sólo porque alguien investido de autoridad se lo ordena, acciona una palanca y descarga 300 voltios sobre otra persona. Imagine que acude una noche a urgencias fingiendo que oye voces y que acaba ingresado como psicótico depresivo. O que está en un grupo donde un epiléptico en plena crisis pide ayuda y, pensando que lo hará otro, usted no se la presta… ni los demás tampoco. O que alguien asegura haberle visto cometer un crimen espantoso y de pronto usted, que nunca lo cometió, lo recuerda… No sólo de engaños que ponen a prueba, y sacan a la luz, la extraña ductilidad del comportamiento humano trata este libro estremecedor. Los experimentos con el cuerpo, desde la lobotomía hasta el hallazgo de la proteína de la memoria, también ocupan en él un lugar destacado. Lauren Slater ha querido rescatar de las páginas de la bibliografía especializada los nombres y los rostros de los grandes experimentadores de la psicología del siglo XX -de Skinner a Moniz, de Milgram a Kandel-, así como los de sus «sujetos» de laboratorio, para contar un relato público de ciencia y sufri-miento, de dilemas éticos y misterios biológicos cada vez, al parecer, menos insondables. Cuerdos entre locos tiene en su amenidad su mayor aliciente, y su más inquietante significado.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 4 meses
    «La protagonista era una mujer de su tiempo, atrapada en el principio de una época en la que no sabía cómo entrar: en la frontera del ligue de una noche y de la virgen ignorante y el ligue de una noche de Bridget Jones» Margaret Drable
    «Esta historia de liberación sexual en los swinging 60s conserva aún todo su poder de provocación». Catherine Bennett, The Observer
    El título de La piedra de moler es una cita del Evangelio (Mateo, 18, 6), el símbolo de una pesada carga. La protagonista de esta novela ambientada en el swinging London de la década de 1960, es una joven brillante –«con una conversación inteligente, cierto prestigio heredado, un piso estupendo para dar guateques y un magnífico par de piernas»— que prepara su doctorado sobre el soneto isabelino. Y que se queda embarazada del hombre con quien tiene relaciones sexuales por primera y única vez. Tras las primeras dudas, decide seguir adelante con el embarazo y dar a luz, sola, sin pareja, sin decirle nada al padre de la criatura. La piedra de moler (1965) es la crónica de una concepción, de un embarazo y de los primeros meses de maternidad de una mujer que encuentra en su experiencia una insólita dimensión física, irracional, social y hasta política. Es la historia de una mujer que da que hablar.
    ¿Es realmente posible una celebración de la maternidad –e incluso del desinterés por el sexo— que no sea un cúmulo de ñoñerías ni una justificación de valores reaccionarios? Esta extraña, originalísima novela de Margaret Drabble demuestra que sí. Y es además una compleja reflexión sobre lo que significa tanto la independencia como la necesidad de los demás.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 4 meses
    “Emma”, by Jane Austen, is a novel about the perils of misconstrued romance. As in her other novels, Austen explores the concerns and difficulties of genteel women living in Georgian-Regency England; she also creates a lively 'comedy of manners' among her characters.
    Before she began the novel, Austen wrote, “I am going to take a heroine whom no-one but myself will much like.” In the very first sentence she introduces the title character as “Emma Woodhouse, handsome, clever, and rich.” Emma, however, is also rather spoiled; she greatly overestimates her own matchmaking abilities; and she is blind to the dangers of meddling in other people's lives and is often mistaken about the meanings of others' actions.
    Although convinced that she herself will never marry, Emma Woodhouse, a precocious twenty-year-old resident of the village of Highbury, imagines herself to be naturally gifted in conjuring love matches.
  • Jane Austen
    Emma
    • 4.8K
    • 322
    • 25
    • 189
    en
    Gratis
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 4 meses
    En esta novela extensa de la autora de Jane Eyre las mujeres vuelven a ser las protagonistas y tener un rol esencial, como suele ocurrir en las novelas de Charlotte Brönte.En este caso son dos personajes casi antitéticos: Caroline Helstone, una huérfana que vive con su tío, el pastor Helstone, hombre frío y severo que desprecia a las mujeres, y Shirley Keeldar, una rica heredera, mujer independiente dueña de su propia fábrica textil.A pesar de la frialdad y casi desdén con la que el pastor Helstone trata a su sobrina, le proporciona una buena educación, lo que no era tan usual para la época tratándose de una mujer. Caroline habla francés y lee a los clásicos, pero su necesidad de amor y sentirse querida, sentimiento que no encuentra en su tío o en unos padres que no están presentes, se centra así pues en su primo Robert, que es quien dirige la fábrica de la que Shirley es dueña.Robert y su negocio se ven afectados por la crisis económica que sacude Europa en esta época convulsa entre las guerras napoleónicas, la Revolución Industrial incipiente, las revueltas sociales que esta trajo, y las hambrunas fruto de las malas cosechas. Además, Robert es medio extranjero, por lo que es en él en quien los habitantes de la parroquia vuelcan su descontento y agresividad, quemándole los telares y amenazando su empresa con la quiebra.Shirley se presenta ante sus ojos como su posible salvación, ya que ella, además de hermosa, es rica, por lo que este matrimonio podría suponerla la solución a sus problemas.Además de estos mencionados, en la novela abundan una suerte de personajes y situaciones que reflejan lo que la autora nos quiere transmitir: la lucha entre el mundo que cambia velozmente y aquéllos que tratan de preservar las costumbres y sobre todo, los privilegios de los propietarios y los que han nacido ricos de cuna.«Si los pobres se unen y se lanzan en forma de turba, yo me volveré contra ellos como aristócrata».

    Charlotte Brontë (1816–1855) fue una novelista y poeta inglesa, más conocida por su novela clásica “Jane Eyre” (1847). Charlotte era la hermana mayor de los novelistas Emily y Anne Brontë ampliamente hoy.
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 6 meses
    Por el Stella Adler Studio of Acting, fundado en 1949 y con sedes en Nue-va York y Los Ángeles, han pasado actores y actrices de la talla de Marlon Brando, Warren Beatty, Robert De Niro, Harvey Keitel, Melanie Griffith, Benicio del Toro y Mark Ruffalo. Su fundadora, Stella Adler, criada en la tradición del teatro yidis del Lower East Side de Manhattan, aplicaba un método propio, basa-do en los principios de Stanislavski pero con diferen-cias notables: en su versión del célebre «método», insistía sobre todo en el conocimiento y la conciencia de uno mismo. Para ella, el talento, el esfuerzo, así como la autoestima —«un actor no triunfa si en su interior no siente, toda la vida, que es Dios»—, son los pilares de una buena interpretación. Sus clases fueron reproducidas y reunidas en el año 1988 por Howard Kissel con la ayuda de Glenn Young, ambos importantes críticos teatrales, basándose en grabaciones, en notas tomadas por sus alumnos y en conferen-cias y entrevistas. El arte de actuar, pues, constituye un valioso compendio de sus enseñanzas, basadas en la atención, el reconocimiento y una actitud abierta al mundo. Para Stella Adler, actuar es hacer, y para ello los actores y las actrices deben estar predispuestos a creer, como niños, que todo es verdad.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 6 meses
    Una mujer de mediana edad vuelve a su pueblo, en la meseta castellana, acompañada por su hermano, para vender la casa de sus abuelos. La aldea está deshabitada y en la vieja casa afloran los sentimientos y los recuerdos a través de los cuadernos que ella escribía de niña. La década de 1960 fue una época decisiva en su vida cuando, a los doce años, se mudó una temporada al pueblo con sus abuelos maternos. En este perío-do de crecimiento descubrió el mundo rural, sus costumbres y tradiciones, el duro tra-bajo del campo, así como la belleza de la naturaleza y la importancia de lo esencial. El poderoso vínculo afectivo con su abuela, una mujer sabia y fuerte, el primer amor y una trama rural detectivesca conforman el viaje de la protagonista a sus raíces y a un reencuentro consigo misma. Campos azules, debut literario de Julia Soria, que hoy tie-ne setenta y tres años, es una hermosa novela de formación, además de un alegato so-bre la escritura y la memoria.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 6 meses
    «Yo vivo en París, abro la ventana cada mañana y miro lo que tengo delante.» El interés por la actualidad y la necesidad de pintarla en toda su materialidad, como sus amigos los pintores impresionistas, llevaron a Zola a centrar en Les Halles, el Mercado Central de París −«una tímida revelación del siglo XX»−, la acción de la tercera novela del ciclo de Los Rougon-Macquart. En ella Lisa, una Macquart, próspera y rolliza propietaria de una charcutería, hospeda inopinadamente a su cuñado Florent, prófugo del penal de Cayena, convicto por sus actividades republicanas en contra del Imperio de Luis Napoleón. Las intrigas del mercado, donde todo el mundo se espía, traicionan las pasiones revolucionarias y Florent habrá de andarse con cuidado para no delatarse. El vientre de París (1873) combina la visión exuberante de un «París atiborrado», con mil olores y colores, con una trama política que desbaratan las bribonadas de «las personas decentes». Zola podría apropiarse de las palabras de su personaje, el pintor Claude, cuando dice que hace croquis para «un auténtico cuadro moderno».
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 6 meses
    Georges Duroy, un ex suboficial que ha servido en Argelia, malvive en París con un empleo sin futuro. Tres francos con cuarenta céntimos es lo que tiene en el bolsillo al empezar la novela, lo que equivale «a dos cenas sin almuerzo, o a dos almuerzos sin cena, a elegir». Pero un fortuito encuentro con un antiguo compañero del ejército, que ahora es redactor político de un periódico influyente, va a cambiar su vida. Iniciado por su amigo en el periodismo, ese oficio de «quienes despachan la comedia humana cobrando por líneas», se encuentra de pronto rozando los círculos del dinero y el poder. Joven y apuesto, pronto descubre que a través de las mujeres «se llega más deprisa»; ve, además, que, aunque no le sobren luces ni talento, lo importante para triunfar es «el deseo de triunfar». Buen Amigo (Bel-Ami) (1885) avanza a golpes de deseo y de ambición, «vanidad halagada y sensualidad satisfecha»: bajo su férula caen amantes, matrimonios, herederas y ministros. Maupassant dijo que su héroe era «un aventurero parecido a los que vemos cada día por París y que se encuentran en todas las profesiones existentes». Siguen encontrándose en todas partes, y por eso esta magnífica novela no ha perdido ni un ápice de vigencia.
  • no disponible
  • Alba Editorialagregó un libro a la estanteríaAlbahace 6 meses
    Adah, del pueblo igbo, «era una niña que había nacido cuando todos espe-raban y predecían un niño. Por eso, como fue una gran decepción para sus padres, para la familia más cercana y para la tribu, nadie se acordó de regis-trar su nacimiento». Ya a los ocho años –o eso calcula— sueña con irse al Reino Unido, de donde regresan, rodeados de un aura mítica, los licencia-dos que integrarán la elite de Nigeria. Sin ayuda de su familia, consigue terminar la enseñanza secundaria y encontrar un trabajo de bibliotecaria en el consulado de Estados Unidos. Antes de los dieciocho años es una mujer educada, con un buen sueldo… pero sabe que solo el matrimonio le permi-tirá viajar y seguir estudiando. Así que se casa con Francis, un apuesto es-tudiante de contabilidad, a quien convence de matricularse en un curso en Londres. Una vez allí, el sueño muestra su otra cara: tiene que mantener a su marido, que la considera de su propiedad, empieza a tener hijos uno tras otro, y Londres –a pesar de las canciones de los Beatles— resulta ser una ciudad fría, triste e inhóspita. Prácticamente todos los detalles de Ciudadana de segunda (1974) coinciden con los de la vida de su autora, Buchi Eme-cheta, que llegaría a ser considerada la primera gran novelista negra de la Gran Bretaña de posguerra. Adah es «ciudadana de segunda» por partida doble –mujer y negra— y su camino a la liberación tanto del machismo igbo como de los mitos coloniales es narrado con una mezcla de ingenuidad, desgarro y tesón realmente excepcional.
  • no disponible
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)