Ariana Harwicz

Matate, amor

Con una voz desenfrenada que recorre la delgada línea entre la cordura y la locura, esta es una novela narrada en primera persona que nos adentra en el subconsciente de una mujer que pareciera atrapada (y abandonada) en un rol de madre y esposa, un rol que la lleva continuamente al borde, en donde imagina todas las opciones de salida posibles e incluso llega a tomar algunas. En donde la lectora, el lector, no sabe reconocer si lo que está pasando está pasando o la narradora solo se lo imagina.
108 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Elibros
Publicación original
2022
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Sahori Pachecocompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    🚀Adictivo

    Una protagonista sin pelos en la lengua ni en el corazón. Arrebatada, impulsiva pero al final, libre dentro de su prisión maternal y conyugal.

    Jessica Garcíacompartió su opiniónel año pasado
    🎯Justo en el blanco
    😄Divertido

    Hubo una época inmediatamente después de que nació mi hijo en donde me pude identificar un chingo con la mente de la protagonista. Vive con una locura desbocada, con un desasosiego por su vida que le parece asfixiante, patética, insufrible. La depresión posparto me hizo tener esos sentimientos de asesinar, de abandonar, de huir, de desaparecer. Hay demasiadas frases que me hicieron reír porque las acojo desde mi humor negro, desde lo políticamente incorrecto, ja! Es un retrato fiel del proceso psicológico en el que viven muchas mujeres cuando les cae el balde de agua fría al darse cuenta de que al elegir el matrimonio, la familia y la maternidad que se supone les traerá paz y dicha no hacen más que despersonalizarlas al punto de la neurosis más cercana a la locura.

    veronicajohana2304compartió su opiniónhace 2 años
    🙈Ni fu ni fa

    El pensamiento sobre los mandatos de mujer y el deseo están buenos, pero da muchas vueltas lo que hace que una se pierda y no brindan detalle al personaje principal ni a la historia.

Citas

    Rocío Toledocompartió una citahace 5 meses
    Lo traje al mundo, ya es suficiente. Soy madre en piloto automático.
    Sandra Sánchezcompartió una citahace 2 años
    No, pensé, no me gustan las distorsiones. Ni ópticas ni sonoras, ni sensoriales, ni olfativas, ni cerebrales, no me gustan los objetos negros del cielo.
    Rocío Toledocompartió una citahace 5 meses
    Esta imagen que crece en mí haciendo estragos. El horror de este deseo.

En las estanterías

    Alejandra Arévalo
    Autoras que deberías leer
    • 182
    • 1.4K
    Casa Tomada
    Casa Tomada
    • 16
    • 172
    Dharma Books
    Dharma Books
    • 29
    • 114
    Ibero 90.9
    Ibero 90.9
    • 35
    • 95
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)