Plataforma, Michel Houellebecq
Michel Houellebecq

Plataforma

328 páginas impresas
  • 🎯1
  • 💞1
  • 👍1
Michel, parisino, funcionario, cuarentón, apocado y apático, incapaz de experimentar ninguna emoción, parte de vacaciones a Tailandia para olvidarse de todo y sumergirse en un paraíso de placer en el oasis del turismo sexual. Allí conoce a Valérie, directiva de «Nouvelles Frontières» y con ella decide crear una red mundial de colonias turísticas en las que el sexo se practique libremente, los deseos estén en venta y la prostitución sea legal. Pero tras el éxito inicial la tragedia se precipita, motivada por integristas de toda laya… Una novela que ha conmocionado a Francia por su provocadora visión del cinismo erótico de la sociedad de consumo
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Buscar en Google
Opinión
Agregar a la estantería
  • 🎯Vale la pena1
  • 💞Romántico1
  • 👍Vale la pena leer1
Inicia sesión o regístrate
b5146072534
b5146072534compartió su opiniónhace 3 años

Descarnado y directo, dos cualidades que pocas novelas tienen. El mejor libro de Houllebecq...

Julian
Juliancompartió su opiniónhace 3 años
👍Vale la pena leer
🔮Profundidades
💡He aprendido mucho
🎯Vale la pena
💞Romántico

Un final muy solido, y al menos de mi parte, inesperado.

Jair
Jaircompartió una citahace 3 meses
Entonces formulé las bases de una teoría más complicada y más dudosa; los blancos querían estar morenos y aprender a bailar como los negros; los negros querían aclararse la piel y desrizarse el pelo. Toda la humanidad tendía instintivamente al mestizaje, a la indiferenciación generalizada; y lo hacía, en primer lugar, a través de ese medio elemental que era la sexualidad. El único que había llevado el proceso a su término era Michael Jackson: ya no era ni negro ni blanco, ni joven ni viejo; en un sentido, ni siquiera era ya ni hombre ni mujer. Nadie podía imaginarse realmente su vida íntima; había comprendido las categorías de la humanidad corriente y se las había arreglado para dejarlas atrás. Por eso lo consideraban una estrella, incluso la más grande –y en realidad la primera– del mundo. Todos los demás –Rodolfo Valentino, Greta Garbo, Marlene Dietrich, Marilyn Monroe, James Dean, Humphrey Bogart– podían ser considerados, como máximo, artistas con talento, sólo tenían que imitar la condición humana, transponerla estéticamente; el primero en intentar ir un poco más lejos había sido Michael Jackson.

Era una teoría atractiva, y Valérie me escuchó con atención; pero yo mismo no estaba realmente convencido. ¿Había que concluir que el primer cyborg, el primer individuo que estaría de acuerdo en que le implataran en el cerebro elementos de inteligencia artificial de origen extrahumano, se convertiría de inmediato en una estrella? Probablemente, sí; pero ya no tenía mucho que ver con el tema. Por mucho que Michael Jackson fuese una estrella, desde luego no era un símbolo sexual; si uno quería provocar desplazamientos turísticos masivos, susceptibles de rentabilizar grandes inversiones, tenía que pensar en fuerzas de atracción más elementales.
Jaime Martinez
Jaime Martinezcompartió una citahace 4 meses
Cada cual tiene los sueños de los que es capaz
Brashan
Brashancompartió una citahace 9 meses
Cuanto más infame es la vida,
más la valora el hombre
y entonces es una protesta,
una venganza de todos los instantes.
HONORÉ DE BALZAC
Libro de la semana, Bookmate
Bookmate
Libro de la semana
  • 151
  • 186.7K
Lecturas para las vacaciones, Bookmate
El fenómeno Houellebecq, asanisimasalait
asanisimasalait
El fenómeno Houellebecq
  • 6
  • 27
Libros que leer antes de morir, Nydia
TBR, Nydia
Nydia
TBR
  • 971
  • 4
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)