Virginia Woolf

Al Faro

Con un velo de continua melancolía que va cubriendo sutilmente cada capítulo, Adeline Virginia Stephen, mejor conocida como Virginia Woolf, agrega su vanguardista estilo poético en una novela que posee una belleza sutil y encantadora, que decididamente lo dejará pensando (y recordando) en las vicisitudes de la vida. Esta obra, publicada en 1927 en Inglaterra, pone los fundamentos de la icónica feminista que será Woolf en nuestros tiempos. En 1941, a sus 59 años de edad, y padeciendo trastorno bipolar, desconocido en su época, Virginia Woolf decide quitarse la vida ahogándose en un río poniendo piedras en las bolsas de su abrigo. Una muerte tan poética como lo fue toda su obra.
281 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2020
Año de publicación
2020
Editorial
Editorial Cõ

Otras versiones

¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Laura Segoviacompartió su opiniónel año pasado
    🔮Profundo

    Intensa. Super cesuda. Necesita concentración.

    Jeroamcompartió su opiniónel año pasado
    🔮Profundo
    🎯Justo en el blanco

    _toda su energía,todo valor,toda conciencia,en su corazón,este que muere por verse crecer,verlos amar como hizo ella,como quien sueña en la cima y su brizna,color por viento,alma por mar,es hablarle en mi memoria,a los puntitos de su cara,es respirarte en mi vida,a las hijas de mi vacío,perdón Lily;te deje sola dibujándome vacua,tejiéndome solitaria,al través de tu ventana,al seguir de las aves,al olvidar de mí,alcanzame al faro,arranca mi visión,siempre serás pintora de mi arte_

    b2911195845compartió su opiniónhace 5 meses
    👍Me gustó

Citas

    b2911195845compartió una citahace 5 meses
    Todo parecía posible. Todo parecía perfecto. En aquel preciso momento (aunque no podía durar, pensó,
    b2911195845compartió una citahace 5 meses
    La insinceridad deslizándose entre las verdades la preocupó y la irritó. Reanudó su labor de punto. ¿Cómo podía ningún Señor haber creado un mundo como aquél?, se preguntó. Con la cabeza había sabido desde siempre que no existen razón, orden ni justicia, tan sólo sufrimiento, muerte, pobreza. No había traición lo bastante vil para que el mundo no la cometiera; lo sabía perfectamente. No existía felicidad duradera; también lo sabía.
    b2911195845compartió una citahace 5 meses
    porque entonces la gente decía que dependía de ella, cuando tenían que saber que, de los dos, él era infinitamente más importante; y despreciable lo que ella daba al mundo, en comparación con lo que daba él.

En las estanterías

    Ale Luévano
    Morras
    • 229
    • 35
    Carlos Vasquez
    Libros por leer
    • 975
    • 15
    Rocío García
    Pendientes
    • 384
    Rocío Sáez
    Clásicos pendientes
    • 320
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)