Jane Smiley

La edad del desconsuelo

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
alejandrasc90compartió una citahace 4 meses
sentí esa espuria sensación de permanencia que acompaña al sosiego cuando es genuino.
Luis Carlos Isazacompartió una citahace 19 días
vez debería decir que recibí a mi esposa con una gran tristeza, con más tristeza de la que había sentido jamás en mi vida. Tengo la impresión de que el matrimonio es un pequeño contenedor en el que apenas caben unos pocos hijos. Dos vidas interiores, dos seres reflexivos, de la complejidad que sea, que brotan de él, una y otra vez, rompiéndolo, deformándolo. O quizá no sea una cosa en concreto, tal vez no sea nada, tal vez ni siquiera exista.
Luis Carlos Isazacompartió una citahace 20 días
era el motivo por el que la esfera de mi reloj me resultaba tan familiar: la había mirado tantas veces, siempre con incredulidad ante la insoportable lentitud del tiempo.
Luis Carlos Isazacompartió una citahace 20 días
pareció que nunca había querido nada –objeto, sentimiento o persona– del modo en que quería a Leah en ese momento. El amor se manifiesta tanto en el cuerpo como en la mente, tal vez sea un torrente de sangre que fluye hacia la superficie, o las anhelantes e infinitesimales fibras de las terminaciones nerviosas. La miré sin verla, cegado por la belleza de su nariz, la gracia de su frente, la curva de su labio superior y la redondez del inferior. Nunca la volveré a ver, por mucho que intente mirar más allá del amor. Mis ojos siempre proyectarán una luz sobre ella, y siempre pensaré que este amor, mi amor por ella, tiene un valor incalculable, cuando en realidad es tan común como la arena, tan común como la carne.
Luis Carlos Isazacompartió una citahace 22 días
Tengo treinta y cinco años y creo que he alcanzado la edad del desconsuelo. Otros llegan antes. Casi nadie llega mucho después. No creo que sea por los años en sí, ni por la desintegración del cuerpo. La mayoría de nuestros cuerpos están mejor cuidados y más atractivos que nunca. Es por lo que sabemos, ahora que –a nuestro pesarhemos dejado de pensar en ello. No es sólo que sepamos que el amor se acaba, que nos roban a los hijos, que nuestros padres mueren sintiendo que sus vidas no han valido la pena.
Luis Carlos Isazacompartió una citahace 22 días
Su recuerdo me acompañó el resto de la tarde. Lo imaginé saliendo de la clínica al mismo tiempo que yo. Imaginé su forma de andar, de meterse en el coche, de conducir por la calle: impaciente y agresivo, pisando fuerte los pedales, sin separar la mano del claxon. Observé que el desconsuelo le había aflojado las articulaciones, las vértebras. Se había convertido en un hombre capaz de hacer o de decir cualquier cosa, de echar la cabeza hacia atrás o de extender los brazos de una forma que antes habría sido imposible. No se despegaba de mí. Sentí una amarga pena por él toda la tarde. Me pareció que su destino estaba marcado por la fatalidad, al igual que el mío. Al igual que el de todos.
Luis Carlos Isazacompartió una citahace 22 días
Me pregunto si no habré estado siempre un poco alejado de su punto de mira, si no seré más que una parte de la vida que ella quiere llevar, necesaria, pero una parte tan sólo.
Luis Carlos Isazacompartió una citahace 22 días
Me pregunto si es posible prepararse para las cosas que nos ocurren. Por su puesto, me quedé allí diciendo: «Esto es una gripe de nada, en dos o tres días se pasa, ahora voy a por un paracetamol». En realidad, en ese momento no me sentía mal, un poco mareado, unas décimas de fiebre. La enfermedad no tenía ningún misterio para mí. Sé lo que es un virus, cómo funciona. Me imaginé la invasión y la resistencia. De hecho, imaginarme la invasión y la resistencia desvió mi atención del mareo y de la sensación febril. Pero cuando abrí los ojos y vi las estanterías cerniéndose sobre mí en la penumbra, me eché a temblar automáticamente, parecía que los libros se estaban hinchando, que iban a salirse de los estantes y que iban a caerme encima, igual –exactamente igual– que los días que estaban por venir. No sé cómo íbamos a soportarlo, cómo iba a soportarlo
Johnny Garciacompartió una citahace 23 días
Tal vez debería decir que recibí a mi esposa con una gran tristeza, con más tristeza de la que había sentido jamás en mi vida
Johnny Garciacompartió una citahace 23 días
He observado que con el deseo pasa una cosa, y es que te hace abrir los ojos pero te ciega al mismo tiempo
Johnny Garciacompartió una citahace 23 días
Las apariencias no engañan, creo, pero hay que saber mirar.
Johnny Garciacompartió una citahace 23 días
Pero cuando los maridos expresan tristeza y miedo, las mujeres acuden automáticamente a su consuelo, y ellos se sienten automáticamente reconfortados.
Johnny Garciacompartió una citahace 24 días
Deduzco que mi presencia resultaba bastante intimidatoria, pues todo el mundo se alejaba de mí excepto Leah,
Johnny Garciacompartió una citahace 24 días
Cuando estaba soltero, tenía la sensación de que mi futuro se iba labrando cada vez que me matriculaba en una asignatura
Johnny Garciacompartió una citahace 24 días
recuerdo bastante bien mis días de soltería. Era como ir en motocicleta por una carretera rural, comiéndome todos los baches, sudando la gota gorda para subir cada cuesta.
Johnny Garciacompartió una citahace 24 días
Imaginé que si me quedaba siempre fuera, nunca me podría decir que me iba a dejar, pero si entraba en la casa con ellas, a la luz y al calor, la luz y el calor explotarían y todo desaparecería
Johnny Garciacompartió una citahace 24 días
Todos los sentimientos se manifiestan tanto en la mente como en el cuerpo
Johnny Garciacompartió una citahace 24 días
no sé por qué los sentimientos se manifiestan de esa forma, como si te apretaran las carnes, haciendo que los pulmones se queden sin aire, comprimiendo los alveolos para que no se inflen nunca más.
Johnny Garciacompartió una citahace 24 días
Cómo te hace sentir, pues, la certeza de que tu mujer ama a otro hombre? Todos los sentimientos se manifiestan tanto en el cuerpo como en la mente
Johnny Garciacompartió una citahace 24 días
No es sólo que sepamos que el amor se acaba, que nos roban a los hijos, que nuestros padres mueren sintiendo que sus vidas no han valido la pena.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)