Libros
Hans Jonas

El principio de responsabilidad

La era tecnológica actual, en la que el poder del hombre ha alcanzado una dimensión y unas implicaciones hasta ahora inimaginables, exige una concienciación ética. La inminente posibilidad de destruir o de alterar la vida planetaria hace necesario que la magnitud del ilimitado poder de la ciencia vaya acompañado por un nuevo principio, el de la responsabilidad.

Sólo el principio de responsabilidad podrá devolver la inocencia perdida por la degradación del medio ambiente y por la explotación de la energía atómica, y encauzar las enormes posibilidades de la investigación genética. Bajo estos parámetros de responsabilidad el hombre y el mundo salvarán su libertad y saldrán invulnerables frente a cualquier amenaza o “ingenuidad” de nuevos poderes.
486 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2014
Año de publicación
2014
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

    Adal Cortezcompartió una citael año pasado
    Lo que en mi opinión mejor puede ilustrar el hecho de que la voluntariedad obligada no es lo preferible, es la frase dicha por la hija pequeña de unos amigos míos que un día, al volver de su progresista parvulario, dijo: «¿Tengo que jugar siempre a lo que yo quiera?, ¿no se me permite jugar alguna vez a lo que debo?». Puedo responder de la verdad de la anécdota, que, bien es cierto, encaja mejor dentro de la crítica a la —muy real— educación «permisiva», con su continua apelación a la «autodeterminación», que dentro de la crítica a la irreal utopía.
    Adal Cortezcompartió una citael año pasado
    Queda aún por considerar la energía nuclear, que podría hacernos olvidar las otras fuentes y ocupar el lugar de los recursos fósiles que van agotándose. En la fisión nuclear, puesta ya en práctica, subyace el problema, tan apasionadamente discutido, de la amenaza radiactiva para el medio ambiente, especialmente en lo que se refiere a su «basura», cuya radiactividad persiste durante miles de años.
    Adal Cortezcompartió una citael año pasado
    La energía solar, por el contrario, se renueva constantemente. Su utilización tiene la ventaja de la «limpieza» tanto química como térmica. Hasta el momento la energía más utilizada es la hidroeléctrica, que actualmente satisface el 5 % de la demanda energética de Estados Unidos; con un desarrollo progresivo, este porcentaje podría, en el mejor de los casos, mantenerse, si aumenta el nivel total. Un aprovechamiento al máximo de todos los saltos de agua naturales de la Tierra podría cubrir las necesidades hipotéticamente superiores del futuro en una proporción similar y quedaría, por tanto, muy lejos de cubrir el vacío dejado por la desaparición de las materias fósiles.

En las estanterías

    Herder
    Herder
    • 544
    • 222
    Rocío Sáez
    Filosofía
    • 43
    • 4
    Ibon Lemura
    Filo
    • 24
    • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)