Vivian Gornick

Mirarse de frente

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
En Mirarse de frente, Gornick convierte el recuerdo de su experiencia como camarera en los Castkills no sólo en una agridulce aproximación al deseo juvenil y los trabajos veraniegos, sino en una indeleble toma de contacto con las desigualdades de clase y de género. Su periplo como profesora visitante por varias universidades estadounidenses le sirve para trazar una maravillosa y tragicómica radiografía del paisaje académico como suplicio para el espíritu: comunidades aisladas, con sus ritos y rencillas, con su peculiar dinámica de soledad y sociabilidad donde el alma se enmohece rodeada de seres sólo en apariencia afines. En estas irresistibles viñetas, Gornick vuelve a ofrecernos la singular mirada — valiente y feroz, empática y siempre de frente— con la que encara el mundo.
Este libro no está disponible por el momento.
169 páginas impresas
Publicación original
2019
Año de publicación
2019
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Ann Rodrcompartió su opiniónel año pasado
    💡He aprendido mucho
    🎯Justo en el blanco

    Gornick siempre acierta.

    Saray Orozcocompartió su opiniónel año pasado
    🙈Ni fu ni fa

    Después de leer apegos feroces, esperaba una lectura igual de intensa, ésta va demasiado lenta y sin tanto hilo.

    Eri Hernándezcompartió su opiniónhace 3 meses
    👍Me gustó

Citas

    Fernanda Monsalvo Basalduacompartió una citahace 2 años
    la idea de que los hombres, por naturaleza, se toman en serio sus cerebros, mientras que las mujeres, por naturaleza, no, es una creencia, no una realidad; esta idea está al servicio de la cultura imperante; y nuestras vidas parten de esa base
    Fernanda Monsalvo Basalduacompartió una citahace 2 años
    El placer y la tranquilidad residen precisamente en la velocidad con la que se establece la conexión y luego se pierde. No hace falta aferrarse: la conexión es genérica, no concreta, surge otra justo después de ésta
    Ann Rodrcompartió una citael año pasado
    Miré entonces lo que me rodeaba, mi vida, y comprendí que ni por asomo había aprendido a vivir sola. Lo que había aprendido era a planear estrategias; a tenderme hasta que remitiera el dolor, a evadirme, a pasar de largo. No estaba ahogándome pero tampoco nadaba. Estaba haciendo el muerto, lejos de la orilla, esperando a que me salvaran.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)