La educación sentimental, Gustave Flaubert
Gustave Flaubert

La educación sentimental

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Rafael Ramos
Rafael Ramoscompartió una citael mes pasado
Se parecía a las mujeres de los libros románticos. No habría querido añadir nada a su persona, ni quitarle nada. El universo acababa de ensancharse de repente. Ella era el punto luminoso donde convergían las cosas en su conjunto; y, meciéndolo el movimiento del coche, con los párpados entornados y la mirada en las nubes, cedía a un júbilo ensoñador e infinito.
Adalberto Cortez
Adalberto Cortezcompartió una citahace 7 meses
Le dio incluso consejos para su candidatura, unos consejos admirables.
Lo primero era saberse dos o tres frases de economía política
Adalberto Cortez
Adalberto Cortezcompartió una citahace 7 meses
Bueno, bueno! ¡A lo mejor! –respondió él, queriendo dar a entender así que había tenido más de un éxito amoroso, de la misma forma que Rosanette no confesaba todos los amantes que había tenido para que Frédéric le tuviera mayor aprecio; pues, en las confidencias más íntimas, siempre hay restricciones, por exceso de escrúpulos, delicadeza o compasión
Adalberto Cortez
Adalberto Cortezcompartió una citahace 7 meses
Había que arremeter contra los prejuicios, la Academia, la Escuela Normal, el Conservatorio, la Comedia Francesa, todo cuanto se pareciera a una institución. Así es como darían una doctrina conjunta a su revista. Luego, cuando estuviera bien implantada, la publicación se convertiría en un diario; entonces se metería con las personas.
–Y ¡nos respetarán, puedes estar seguro
Adalberto Cortez
Adalberto Cortezcompartió una citahace 7 meses
de estudiante de Salamanca, maldecía a Felipe II
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)