Bernardo Esquinca

Los niños de paja

En agosto de 2003 tomé una de las decisiones más importantes de mi vida: mudarme de Guadalajara a la Ciudad de México. Huía de una ruptura matrimonial. Pensé que el cambio de aires me daría distancia y perspectiva con mi situación, pero terminó otorgándome algo más vital: un entorno estimulante para la creación, para un tipo de narrativa que ya venía explorando, ligada a lo sobrenatural y lo policiaco, pero que en la Ciudad de México encontró un escenario ideal.
Amigas y amigos editores comenzaron a pedirme cuentos para revistas o suplementos; sin proponérmelo, tenía en marcha un volumen de relatos. Al revisarlos, me di cuenta de otro factor no planeado: los protagonistas de mis historias eran hombres viudos o separados. Estaba claro que buscaba exorcizar mi divorcio mediante la literatura de terror. La ecuación me pareció válida, así que decidí completar el libro con ese enfoque. El resultado fue Los niños de paja, proyecto que marcó el inicio de mi entrañable relación con editorial Almadía.
El entomólogo forense de “La vida secreta de los insectos” niega a la ciencia e intenta resolver el crimen de su esposa con un médium; el escritor de “El dios de la piscina” viaja al paraíso para descubrir la máxima atrocidad que puede cometer un grupo de matrimonios, y el despechado de “El amor no tiene cura” se pone en manos de una pitonisa en busca de un milagro que salve su relación. Todos ellos, junto al resto de los seres que habitan los nueve cuentos incluidos en estas páginas, tienen un objetivo: nunca darle la espalda a la oscuridad, sino abrazarla; arrojarse al abismo y explorarlo, porque la realidad resulta tan banal como insoportable.
El tiempo pasa y sigo de acuerdo con esa premisa.
100 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2020
Año de publicación
2020
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Brencompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó

    Gran escritor mexicano Bernardo Esquinca!! Felicidades! Me atrapo y no me soltaba ninguno de los cuentos!! Cuentos fuertes, intensos que te hacen vibrar de emoción y miedo; te sacuden y te calman. Leer a Bernardo es como subirte a la montaña rusa!! Bravisimo
    Gracias 🙏🏼

    Anacompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    💀Espeluznante
    🎯Justo en el blanco

    Relatos cortos de misterios, buenísimos. No dan miedo pero no puedes dejar de leerlos porque te da curiosidad saber que pasará después. Mi favorito los niños de paja, en definitiva.

    Tesacompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    💀Espeluznante

Citas

    maleñocompartió una citahace 8 meses
    Pues qué pen‍­de‍­jo, pero mejor para no‍­so‍­tros: los ge‍­mi‍­dos aje‍­nos cau‍­san el más in‍­có‍­mo‍­do de los in‍­som‍­nios.
    maleñocompartió una citahace 8 meses
    –Si eres escritor y también puedes contar nuestra historia, entonces cuéntanos un cuento –le habían dicho los niños, probándolo.

    –Pero que sea nuevo, si no, no vale.

    –Y no trates de engañarnos: nos sabemos todos los cuentos del mundo.
    maleñocompartió una citahace 8 meses
    Lo vio con cla‍­ri‍­dad. Cara Plana. El com‍­pa‍­ñe‍­ro que tenía un ros‍­tro ex‍­tra‍­ño, sin per‍­fil. Como si fuera el per‍­so‍­na‍­je de una ca‍­ri‍­ca‍­tu‍­ra al que le hu‍­bie‍­ran ce‍­rra‍­do una puer‍­ta en la cara. Todas las ma‍­ña‍­nas, antes de que lle‍­ga‍­ra el maes‍­tro y co‍­men‍­za‍­ra la clase, el salón en‍­te‍­ro gol‍­pea‍­ba las ban‍­cas y gri‍­ta‍­ba a coro: ¡Cara Plana! ¡Cara Plana! ¡Cara Plana! Una po– rra si‍­nies‍­tra. Había, sin em‍­bar‍­go, un gozo en ese rito, algo que los co‍­nec‍­ta‍­ba a todos con su lado pri‍­mi‍­ti‍­vo. Se de‍­ja‍­ban lle‍­var en esa le‍­ta‍­nía que podía durar lar‍­gos mi‍­nu‍­tos. Lo hi‍­cie‍­ron mu‍­chos días, hasta que el alumno dejó de ir a la es‍­cue‍­la. No podía re‍­cor‍­dar su nom‍­bre. En su me‍­mo‍­ria siem‍­pre sería Cara Plana.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)