Libros
Guillermo Fadanelli

Educar a los topos

Cuando la razón se va de vacaciones entonces la vida desnuda y agria se presenta sin invitación alguna, y los hechos adquieren un peso demasiado real. Algo así me sucedió durante mi estancia en la escuela hasta mis recién rebasados 17 años. Una vez entregado y sometido a la institución militar debí sufrir la espada, el escarnio, el fuete, la expulsión del paraíso adolescente. Educar a los topos es una novela que se transformó en mito de mi propia vida, en expiación tardía.
Hablamos como humanos, pero nos entendemos como animales. Un pesimista daría por cierta esta última sentencia. No lo creo así, pues el escritor y los lectores llegan a comprenderse y a conocerse en algún extraño lugar que no está precisamente en el mapa, sino en la imaginación y en la coincidencia. Los personajes que viven en esta novela no han muerto del todo, ya que nadie podría acabar con semejante plaga; ellos son la vida que se retrae sobre sí misma, se sorprende y muerde; o de menos te ensarta un apodo en la frente, un símbolo indeleble y quizás, también, un destino.
«Durante muchos años, la abyección ha sido su tema más socorrido, la provocación su principal motor y el underground su ambiente privilegiado. No me refiero únicamente a sus relatos y novelas, sino también a esa personalidad que lo ha convertido en una  figura emblemática de la Ciudad de México contemporánea.» Guadalupe Nettel
“Una endiablada habilidad para cincelar un universo corrosivo y lacerante.” Ricardo Baixeras
135 páginas impresas
Publicación original
2020

Libros relacionados

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate

Citas

    mrshazancompartió una citahace 10 meses
    Los zalameros halagan a sus jefes, pero si pudieran los desollarían con la misma solicitud; y esto lo saben los jefes que tienen siempre la cuchilla afilada, dispuesta para cortar la nuca de quienes lamen sus zapatos. ¿Acaso no es una sociedad hermosa la nuestra? No quiero decir que mi padre se mostrara rebelde con los poderosos, no, cuando se hallaba cerca de una persona poderosa intentaba ser más simpático que de costumbre, sonreía apenas el poderoso hacía una broma, sin importar lo estúpida que fuera. No, mi padre no le lamía los zapatos a nadie, pero podría jurar que aceptaría que lengüetearan los suyos. Un poco
    alucard007diabulacompartió una citael año pasado
    A sus siete años le importaba un bledo si le cortaban la cabeza al resto de sus hermanos porque a esa edad se puede cambiar de hermanos, padres y perros sin soltar más que unas cuantas lágrimas
    Osmar Caballerocompartió una citael año pasado
    l oro, los autos grandes, los ceniceros y lámparas de cristal cortado, los gobelinos afelpados, los tapices con relieve y las alfombras mullidas

En las estanterías

    Almadía
    Almadía
    • 59
    • 324
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)