Mariana Enríquez

Bajar es lo peor

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Bajar es lo peor, el primer libro de Mariana Enriquez, se publicó cuando la autora tenía apenas veintiún años. Enriquez muestra crudamente la Buenos Aires de la década del '90 y, aunque parezca extraño, éste lo hace con resonancias de novela gótica. El encierro y la paranoia de la cocaína en una ciudad por momentos vampiresca, el sexo como vía de escape o modo de sobrevivir, el descreimiento político, se mezcla con un amor romántico que nunca alcanza la satisfacción. Tal vez adelantada a su época, esta novela brutal y a la vez romántica, joven y descreída, pinta un paisaje que muchos reconocerán.
Este libro no está disponible por el momento.
227 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2016
Año de publicación
2016
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Solcompartió su opiniónel mes pasado
    💀Espeluznante
    🚀Adictivo

    Enriquez siendo impecable desde el texto #1

    Ingridcompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó
    🚀Adictivo

    Increíble. Prosa adolescente con realismo sucio, la suciedad de la ciudad, las drogas, la belleza endiabladamente perfecta de Facundo. Lo terminé pensando en él, en Narval, en Carolina, en todos, me pregunté si eran reales. Sentí un extraño sentimiento de cotidianidad que me asustó. Me dio asco y lo amé. Y por lo que veo, no mucho ha cambiado desde el momento en que Mariana escribió este libro hasta ahora.

    b6667802918compartió su opiniónhace 5 meses
    👍Me gustó

Citas

    Guadalupe Francocompartió una citahace 18 días
    Casi inconscientemente comenzó a arrancarse las puntas florecidas del pelo mientras tarareaba «Mambrú se fue a la guerra, no sé cuándo vendrá».
    Maria Milagros Morellicompartió una citahace 3 años
    Los ojos de Narval se humedecieron. No podía contenerse, no podía parar; sabía que algo se había roto, algo estaba pasando, pero no pasando con minúscula, sino PASANDO, como si la última pieza del engranaje hubiera caído en su lugar y la rueda empezara a girar, imparable, implacable. Apoyó la cabeza contra el pecho de Facundo, sobre su corazón enloquecido, y se abrazó a él deseando morir, llorando como nunca antes.
    Maria Milagros Morellicompartió una citahace 3 años
    supo que no podría dejar de pensar en Narval, en si era capaz de sentir algo con toda intensidad, a pesar del miedo.

En las estanterías

    Galerna
    Editorial Galerna
    • 102
    • 36
    KarinPotter
    Miscelánea
    • 135
    • 1
    Ingrid
    Mujeres.
    • 10
    • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)