Robert Walser

Desde la oficina

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Recopiladas por primera vez en un solo volumen, las narraciones de Robert Walser sobre el mundo de la oficina resultan esclarecedoras, divertidas y, sobre todo, profundamente anticipatorias.

El autor de El paseo comenzó a escribir hacia 1900, cuando iniciaba su vida laboral. Como aprendiz en un banco, consideró que la oficina era algo de una irritante novedad; a sus ojos, suponía la encarnación de una existencia predeterminada y carente de sentido, al mismo tiempo que el lugar donde surgían los sueños y fantasías que permitían al poeta adueñarse de la realidad.

Los relatos de Walser a propósito de los empleados, al igual que las sátiras de Melville, Gógol o Kafka sobre la burocracia, proyectan una luz tan esclarecedora como divertida en torno a la racionalización y la disciplina del mundo del trabajo.
Este libro no está disponible por el momento.
126 páginas impresas
Publicación original
2016
Año de publicación
2016
Editorial
Siruela
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    salvador emmanuel cabrera rodriguezcompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó

Citas

    salvador emmanuel cabrera rodriguezcompartió una citael año pasado
    Cuando lo capturó el achaque,

    lo reanimó una entretenida melancolía.

    Mas cuando llegó el restablecimiento,

    dejó de apoyar la cabeza en las manos

    para sentirse lisonjeado por la tristeza

    y que un suspiro escapara de su boca.

    Como si la vida le importara poco,

    y ya no se agitara el interés en su interior,

    seguía su camino como un muñeco.

    Con su boquita caballerescamente teatral

    se parecía en cierto modo a un mochuelo

    y desde entonces pasó los días en algún lugar

    en la oficina menos romántica que imaginarse pueda.
    salvador emmanuel cabrera rodriguezcompartió una citael año pasado
    Mi tema ciertamente emociona un poco, como si se acercase demasiado a la vida, que quizá se haya tornado en el fondo demasiado delicada. ¿Por qué se ha vuelto así? ¿Quiere cambiar o prefiere seguir igual? ¿Por qué pregunto esto? ¿Por qué me agobian tantas preguntas, que se presentan de puntillas, una tras otra? Sé, por ejemplo, que puedo vivir sin preguntas. Viví mucho tiempo sin ellas, sin saber nada de ellas. Yo estaba abierto, sin que ellas penetrasen en mí. Ahora me miran casi como si les estuviera obligado. También yo me volví delicado, como alguno. El tiempo es delicado como una aterrada que pide auxilio. Las preguntas imploran, y son delicadas y toscas.
    salvador emmanuel cabrera rodriguezcompartió una citael año pasado
    ¿Es que a veces no soñamos con los ojos abiertos, somos ciegos que ven, insensibles que sienten, oyentes sin oído, y cuántas veces no estamos parados mientras andamos? ¡Menuda serie de serenas, sólidas y honradas preguntas!

En las estanterías

    Ediciones Siruela
    Siruela
    • 837
    • 605
    b9191047049
    Proyecto
    • 24
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)