Libros
Seneca

Obras de Séneca

• Consolación a Marcia (40 d. C.)
• Consolación a Helvia (42 d. C.)
• Consolación a Polibio (43 d. C.)
• Diálogos[editar]
• De la ira (41 d. C.)
• De la tranquilidad del ánimo (53 d. C.)
• De la brevedad de la vida (55 d. C.)
• De la constancia del sabio (55 d. C.)
• De la clemencia (56 d. C.)
• De la felicidad (58 d. C.)
• De la vida bienaventurada
• De la Divina Providencia (63 d. C.)Cartas a Lucilio
• De la pobreza (Compendio de varias sentencias)
Lucio Anneo Séneca (Latín: Lucius Annæus Seneca), llamado Séneca el Joven (Corduba, 4 a. C. — Roma, 65 d. C.), fue un filósofo, político, orador y escritor romano, conocido por sus obras de carácter moralista. Hijo del orador Marco Anneo Séneca, fue Cuestor, Pretor y Senador del Imperio Romano durante los gobiernos de Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón, además de ministro, tutor y consejero del emperador Nerón.

Séneca destacó tanto como pensador, intelectual y político. Consumado orador, fue tanto una figura predominante de la política romana durante la era imperial como uno de los senadores más admirados, influyentes y respetados, y fue objetivo tanto de enemigos como de benefactores, a causa de este extraordinario prestigio.

De tendencias moralistas, Séneca pasó a la historia como el máximo representante del estoicismo y moralismo romano tras la plena decadencia de la república romana. La sociedad romana había perdido los valores de sus antepasados y se trastornó al buscar el placer en lo material y mundano, dando lugar a una sociedad turbulenta, amoral y antiética, que al final la condujo a su propia destrucción.
488 páginas impresas
Publicación original
2015

Libros relacionados

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate

Citas

    Jorge Alejandro Moreno Torrescompartió una citahace 4 meses
    De las demás artes dondequiera se encuentran muchos profesores, y algunas hay que aun los muy niños las han aprendido de modo que las pudieran enseñar; mas la de vivir, toda la vida se ha de ir estudiando, y lo que más se debe ponderar es que toda ella se ha de gastar en aprender a morir.
    Facundo Esquinascompartió una citahace 6 meses
    Pero, dicen, hombres hay que se contienen en la ira.-¿Acaso no haciendo nada de lo que la ira les aconseja o escuchándola en algo?
    salvador emmanuel cabrera rodriguezcompartió una citahace 7 meses
    El tiempo que tenemos no es corto; pero perdiendo mucho de él, hacemos que lo sea, y la vida es suficientemente larga para ejecutar en ella cosas grandes, si la empleáremos bien. Pero al que se le pasa en ocio y en deleites, y no la ocupa en loables ejercicios, cuando le llega el último trance, conocemos que se le fue, sin que él haya entendido que caminaba.

En las estanterías

    Beatriz AC
    Filosofía
    • 35
    • 13
    b6545704448
    Cabras
    • 130
    • 3
    Alfredo A Vivius
    Primeros por Leer
    • 139
    • 2
    Andrey
    Filosofía
    • 17
    • 2
    Homo Democriticus
    Homo Democriticus
    • 172
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)