José Alcalá Galiano

La media naranja

    KAROLL ARIZA LLERENAcompartió una citahace 2 años
    ¿Sabes tú lo que yo lloré al ver mi libertad perdida, al verme en la flor de la juventud encerrada en una jaula de oro, en una soledad opulenta, forzada á soportar un amor de sesenta años, unas caricias de hielo, unos celos importunos, una vigilancia humillante?
    LADY BIRDcompartió una citahace 3 años
    sin voluntad ni experiencia, te dejaste seducir y convencer, y fuiste [ pág. ]al altar como una oveja al matadero
    Andrés Yovanicompartió una citahace 7 meses
    La elocuencia de aquella doble mirada era un poema de amor. Una cadena invisible ligaba aquellas dos almas. Aquellos segundos fueron un año de felicidad.
    Andrés Yovanicompartió una citahace 7 meses
    — Ese nombre, señora, le guardo como mi mayor virtud y le callo como mi más mortal pecado. Ese nombre no le sabrá nadie… .

    — Y si yo le averiguase?

    — Imposible! Tendría Vd. que abrirme el corazón para leerle.

    — Y si yo supiese leerle sin necesidad de eso?

    — Dónde puede Vd. leerlo?

    — Dónde? En sus ojos de Vd. Míreme Vd. atentamente.
    Andrés Yovanicompartió una citahace 7 meses
    Ante una mujer valiente todo hombre es cobarde.
    Andrés Yovanicompartió una citahace 7 meses
    Jamas la naturaleza ideó un acorde más perfecto que el de aquellas dos hermosas criaturas.
    Andrés Yovanicompartió una citahace 7 meses
    La infelicidad se alejaba de casa de Clara.

    Acaso la felicidad esperaba á su puerta.
    Andrés Yovanicompartió una citahace 7 meses
    — Tenga Vd. sus versitos para engañar á mujeres más inocentes y crédulas. Yo no los necesito, porque ya me han curado, y además los tengo aquí impresos en letras de molde.
    Andrés Yovanicompartió una citahace 7 meses
    Usted ha demostrado que es un gran actor cómico; pero como Vd. vé, yo soy mejor actriz dramática.
    Andrés Yovanicompartió una citahace 7 meses
    Para entrar en la estancia de una mujer elegante y hermosa parece que hasta el sol limpia sus rayos y los purifica al pasar por el cristal de una primorosa ventana.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)