Pablo Neruda

Twenty Love Poems and A Song of Despair

Veinte poemas de amor y una canción desesperada (Twenty Love Poems and A Song of Despair) es una de las más célebres obras del poeta chileno Pablo Neruda (1904–1973). Publicado en 1924, el poemario lanzó a su autor a la fama con apenas 19 años de edad, y es una de las obras literarias de mayor renombre del siglo XX en la lengua castellana.
El libro pertenece a la época de juventud del poeta, ya que fue escrito y publicado cuando no contaba aún con veinte años. Su origen se suele explicar como una evolución consciente de su poética que trata de salirse de los moldes del modernismo que dominaban sus primeras composiciones y su primer libro, Crepusculario.
La obra está compuesta por veinte poemas de temática amorosa, más un poema final titulado La canción desesperada. A excepción de este último, los poemas no tienen título.
Aunque el poemario esté basado en experiencias amorosas reales del joven Neruda, es un libro de amor que no se dirige a una sola amante. El poeta ha mezclado en sus versos las características físicas de varias mujeres reales de su primera juventud para crear una imagen de la amada irreal que no corresponde a ninguna de ellas en concreto, sino que representa una idea puramente poética de su objeto amoroso.
41 páginas impresas
Publicación original
1924

Libros relacionados

Opiniones

    Ale Juarezcompartió su opiniónhace 3 meses
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    💞Romántico
    🐼Adorable
    💧Prepárate para llorar

Citas

    Ale Juarezcompartió una citahace 3 meses
    uegas todos los días con la luz del universo.
    Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.

    Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
    como un racimo entre mis manos cada día.

    A nadie te pareces desde que yo te amo.
    Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.

    Quién escribe tu nombre con letras de humo entre las estrellas del sur?
    Ah déjame recordarte como eras entonces cuando aún no existías.

    De pronto el viento aúlla y golpea mi ventana cerrada.
    El cielo es una red cuajada de peces sombríos.

    Aquí vienen a dar todos los vientos, todos.

    Se desviste la lluvia.
    Pasan huyendo los pájaros.
    El viento. El viento.

    Yo solo puedo luchar contra la fuerza de los hombres.
    El temporal arremolina hojas oscuras
    y suelta todas las barcas que anoche amarraron al cielo.

    Tú estás aquí. Ah tú no huyes
    Tú me responderás hasta el último grito.
    Ovíllate a mi lado como si tuvieras miedo.

    Sin embargo alguna vez corrió una sombra extraña por tus ojos.
    Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas,
    y tienes hasta los senos perfumados.

    Mientras el viento triste galopa matando mariposas
    yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.

    Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mí,
    a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.

    Hemos visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
    y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos girantes.

    Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
    Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.

    Hasta te creo dueña del universo.
    Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
    avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.

    Quiero hacer contigo
    lo que la primavera hace con los cerezos.

En las estanterías

    Rocío Sáez
    Clásicos pendientes
    • 320
    Marlene Caro
    Poemarios
    • 2
    Martina Azzolina
    Poemas
    • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)