Libros
Gilbert Keith Chesterton

El hombre que fue Jueves

Gilbert Keith Chesterton (1874–1936) ejemplifica como pocos la idea común y por tanto quizá descabellada del escritor como individuo genial. Hombre de genio y de talento incluso desmesurado, su obra la apreciación será de Borges «no encierra una sola página que no ofrezca una felicidad».
En 1908, cuando su autor contaba treinta y cuatro años, se publicó El hombre que fue Jueves (Pesadilla)
una novela acogida a los esquemas de las historias de policías y malhechores, pero acogida asimismo a una fórmula de fantasía que sólo mantiene en común con las tramas policiales sus signos externos: El hombre que fue Jueves es como señaló Reyes una novela de índole metafísica siempre que por metafísica no quiera entenderse un sufrido y sesudo argumento, pues si algo caracteriza a esta novela es su sentido trepidante de la acción: una acción, sí, metafísica, especulativa y en gran medida abstracta, pero acción indudable. Narración de ritmo preciso y vertiginoso, El hombre que fue Jueves constituye un ejemplo de relato como pieza de relojería: cada acción, cada página, cada detalle en sus justos tiempo y medida.
Hay que aprender a leer a Chesterton: ir reteniendo sus claves, sus trucos, su vertiginoso ritmo conceptual. De ese modo, su obra, de apariencia tan disparatada, se convierte en un perfecto silogismo; su exuberante imaginación, en un calculado juego de espejos; su sentido extravagante y mágico de la realidad, en una reveladora y matemática realidad.
Porque Chesterton representa, desde luego, una vasta y fascinante literatura, pero también una idea muy particular, muy especial de la literatura. (Del prólogo de Felipe Benítez Reyes)
224 páginas impresas
Publicación original
2017

Libros relacionados

Opiniones

    Karen Cuatrocientoscompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    🚀Adictivo

    Un narrador fantástico

Citas

    carlos giovanni melo gonzalezcompartió una citahace 8 meses
    «Yo no sé nada de historia. Pero sé que hasta hoy no se ha escrito la historia, desde el punto de vista del hombre de la calle, del pueblo, del lector. Y ese será mi punto de vista»
    camila jimenezcompartió una citahace 9 meses
    El sitio no sólo era agradable, sino perfecto, siempre que se le considerase como un sueño, y no como una superchería. Y si sus moradores no eran «artistas», no por eso dejaba de ser artístico el conjunto. Aquel joven –los cabellos largos y castaños, la cara insolente– si no era un poeta, era ya un poema. Aquel anciano, aquel venerable charlatán de la barba blanca y enmarañada, del sombrero blanco y desgarbado, no sería un filósofo ciertamente, pero era
    Patricio E. María Laxaguecompartió una citahace 2 años
    Con todo, estas mujeres a la moderna pagaban a un hombre el tributo que ninguna mujer común y corriente está dispuesta a pagarle nunca: el de oírle hablar con la mayor atención

En las estanterías

    Fondo de Cultura Económica
    Fondo de Cultura Económica
    • 1.9K
    • 335
    KarinPotter
    Libros Migala
    • 119
    • 121
    Carlos Vasquez
    Libros por leer
    • 942
    • 13
    Nydia
    TBR
    • 578
    • 13
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)