La muerte de Iván Ilich, León Tolstoi
Gratis
León Tolstoi

La muerte de Iván Ilich

Leer
Valentina Herrera Barraza
Valentina Herrera Barrazacompartió una citael año pasado
Cada uno de ellos pensaba o sentía: «Pues sí, él ha muerto, pero yo estoy vivo.»
Leonard Wotton
Leonard Wottoncompartió una citahace 2 años
mientras tanto aquí está la muerte.
Susana Gutierrez
Susana Gutierrezcompartió una citahace 20 días
pero más atroces que los físicos eran los dolores morales, que eran su mayor tormento.
Susana Gutierrez
Susana Gutierrezcompartió una citahace 20 días
Sólo un punto brillante había allí atrás, al comienzo de su vida, pero luego todo fue ennegreciéndose y acelerándose cada vez más. «En razón inversa al cuadrado de la distancia de la muerte» -se decía. Y el ejemplo de una piedra que caía con velocidad creciente apareció en su conciencia. La vida, serie de crecientes sufrimientos, vuela cada vez más velozmente hacia su fin, que es el sufrimiento más horrible. «Estoy volando… »
camilofuquene73
camilofuquene73compartió una citahace 22 días
el sencillo hecho de enterarse de la muerte de un allegado suscitaba en los presentes, como siempre ocurre, una sensación de complacencia, a saber: «el muerto es él; no soy yo».
camilofuquene73
camilofuquene73compartió una citahace 23 días
-¿Qué es lo que quieres? -fue el primer concepto claro que oyó, el primero capaz de traducirse en palabras -. ¿Qué es lo que quieres? ¿Qué es lo que quieres? -se repitió a sí mismo-. ¿Qué quiero? Quiero no sufrir. Vivir -se contestó.
camilofuquene73
camilofuquene73compartió una citahace 23 días
sin poder ya contenerse, rompió a llorar como un niño. Lloraba a causa de su impotencia, de su terrible soledad, de la crueldad de la gente, de la crueldad de Dios, de la ausencia de Dios
camilofuquene73
camilofuquene73compartió una citahace 23 días
Siempre lo mismo. De pronto brilla una chispa de esperanza, luego se encrespa furioso un mar de desesperación, y siempre dolor, siempre dolor, siempre congoja y siempre lo mismo.
camilofuquene73
camilofuquene73compartió una citahace 23 días
o si no salía, quedarse en casa esas veinticuatro horas del día, cada una de las cuales era una tortura. Y vivir así, solo, al borde de un abismo, sin nadie que le comprendiese ni se apiadase de él.
Miguel Vela
Miguel Velacompartió una citael mes pasado
Quizá la medicina me ayude todavía». Tomó una cucharada y la sorbió. «No, no me ayuda. Todo esto no es más que una bobada, una superchería -decidió cuando se dio cuenta del conocido, empalagoso e irremediable sabor».

Artemio Cruz

Miguel Vela
Miguel Velacompartió una citael mes pasado
riñón, un riñón flotante.»
Recordó todo lo que habían dicho los médicos: cómo se desprende el riñón y se desplaza de un lado para otro.
Miguel Vela
Miguel Velacompartió una citael mes pasado
sí vivió Ivan Ilich durante diecisiete años desde su casamiento. Era ya un fiscal veterano.
Miguel Vela
Miguel Velacompartió una citael mes pasado
Aunque su sueldo superaba al anterior, el coste de la vida era mayor; murieron además dos de los niños, por lo que la vida de familia le parecía aún más desagradable
Miguel Vela
Miguel Velacompartió una citael mes pasado
Pero ahora, como juez de instrucción, Ivan Ilich veía que todas ellas -todas ellas sin excepción-,incluso las más importantes y engreídas, estaban en sus manos, y que con sólo escribir unas palabras en una hoja de papel con cierto membrete tal o cual individuo importante y engreído sería conducido ante él en calidad de acusado o de testigo; y que si decidía que el tal individuo no se sentase lo tendría de pie ante él contestando a sus preguntas
Miguel Vela
Miguel Velacompartió una citael mes pasado
Praskovya Fyodorovna hizo como sí pidiera a Pyotr Ivanovich consejo acerca de su pensión, pero él vio que ella ya sabía eso hasta en sus más mínimos detalles, mucho más de lo que él sabía; que ella ya sabía todo lo que se le podía sacar al fisco a consecuencia de esa muerte; y que lo que quería saber era si se le podía sacar más.
Miguel Vela
Miguel Velacompartió una citael mes pasado
Cada uno de ellos pensaba o sentía: «Pues sí, él ha muerto, pero yo estoy vivo.»
Miguel Vela
Miguel Velacompartió una citael mes pasado
Ivan Ilich Golovin, miembro del Tribunal de justicia
Susana Gutierrez
Susana Gutierrezcompartió una citahace 2 meses
Todo cuanto ella hacía por él sólo lo hacía por sí misma, y le decía que hacía por sí misma lo que en realidad hacía por sí misma, como si ello fuese tan increíble que él tendría que entenderlo al revés.
Anto M
Anto Mcompartió una citahace 2 meses
Quería decirles eso, pero no tenía fuerza bastante para articular las palabras. «¿Pero, en fin de cuentas, para qué hablar? Lo que debo es hacer»
Anto M
Anto Mcompartió una citahace 2 meses
esa soledad en medio de una ciudad populosa y de sus numerosos conocidos y familiares -soledad que no hubiera podido ser más completa en ninguna parte, ni en el fondo del mar ni en la tierra-, durante esa terrible soledad Ivan Ilich había vivido sólo en sus recuerdos del pasado.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)