Citas de “Lo que aprendemos de los gatos” de Paloma Díaz-Mas

Los seres humanos –piensa el gato– padecen una enfermedad congénita degenerativa que se llama Razón.
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
Llorosos, no pudimos no pensar que una muerte así, tan fácil, también la querríamos algún día para nosotros.
Alejandra Ordaz
Alejandra Ordazcompartió una citahace 10 días
Somos nosotros, una vez más, los que, enfermos de Razón, producimos sin cesar ideas lúgubres
Alejandra Ordaz
Alejandra Ordazcompartió una citahace 12 días
La mejor compañía para un animal es otro animal de la misma especie: sólo entre ellos se pueden establecer esos lazos de compañerismo, imposibles de anudar con los humanos.
Alejandra Ordaz
Alejandra Ordazcompartió una citahace 12 días
pasivamente, los gatos nos van recordando la más elemental regla de cortesía: pensar en pequeñas cosas que pueden hacer más fácil la vida.
la mayor parte de las veces no son sino secreciones producto de su Razón.
Otra consecuencia de esa saturación de ideas en el cerebro es que los seres humanos son en general incapaces de hacer cosas tan sencillas como acomodarse y dejar la mente en blanco. Les resulta dificilísimo –por no decir imposible– conseguir un estado tan simple como es no pensar.
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
La vida tal vez se imponga a la muerte con suavidad, prolongándose en una rutina renovada, apenas sin cambios.
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
¿Qué sentido tienen estas pequeñas vidas? Quizás, como las nuestras, el mero hecho de existir y de sentirse vivos y ágiles, sentirse con una plenitud que quizás nosotros nunca llegaremos a alcanzar, ocupados como estamos en nuestros pensamientos, en proyectarnos hacia un futuro que tal vez nunca tengamos, en imaginar, desear o temer cosas que probablemente jamás sucedan. Distraídos del presente, abocados hacia futuros inciertos, nos resulta demasiado difícil entregarnos a vivir los momentos que vivimos, que nos pasan sin sentirlos, que dejamos escapar como arena entre los dedos, como agua en un cesto, mientras miramos a un horizonte que dudosamente alcanzaremos. La vida es lo que te pasa mientras estás demasiado ocupado haciendo planes.
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
No son niños, no son bebés. Son seres adultos y, como tales, capaces de valerse por sí mismos y dotados, a veces, de una sabiduría para la vida que a nosotros se nos escapa. Por eso, cuando nos ponemos demasiado pesados con nuestros mimos, ellos amagan un pequeño zarpazo que nunca llega a hacer sangre, pero que pone límites y exige respeto; es su manera de decir «no soy tu juguete, no soy tu cría; soy un adulto de otra especie».
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
Por eso me parecía increíble que el cráneo de un gato, en el que apenas cabía la semilla de una nuez, pudiera contener tantas cosas: ideas fijas rayanas en la manía, la ternura mimosa con la que esa cabecita busca nuestra caricia, las asociaciones de ideas que nos hacen darnos cuenta de que ese animal es un ser vivo, no –como pudiera parecer– un muñeco de peluche
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
Lentamente aquel dolor debió de ir cediendo, a medida que la herida cicatrizaba. Y ahora Tras parece olvidada de aquel desastre que estuvo a punto de costarle la vida, de valerle la muerte, y al que ella tuvo que hacer frente sola, con la entereza de los animales heridos que quieren vivir.
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
De esa manera, sin casi molestarse, pasivamente, los gatos nos van recordando la más elemental regla de cortesía: pensar en pequeñas cosas que pueden hacer más fácil la vida.
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
Son ellos quienes nos eligen, quienes escogen el momento. Nosotros simplemente esperamos, haciéndonos los desentendidos.
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
Hay seres luminosos capaces de dar valor y sentido a las cosas más insignificantes.
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
Quizás sea porque conocen el poder de sus manos por lo que los seres humanos se muestran a veces arrogantes, pese a ser animales muy imperfectos.
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
En otras ocasiones se arrellanan en una postura que recuerda vagamente la de un pollo asado, también peludo
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
Otra consecuencia de esa saturación de ideas en el cerebro es que los seres humanos son en general incapaces de hacer cosas tan sencillas como acomodarse y dejar la mente en blanco. Les resulta dificilísimo –por no decir imposible– conseguir un estado tan simple como es no pensar. Ni que decir tiene que eso les imposibilita para vivir el presente: su cuerpo está aquí y su cabeza está siempre en el lugar inexistente del pasado o del futuro adonde les llevan sus ideas.
En los casos más graves de la enfermedad Razón, las ideas llegan incluso a impedir el sueño. Cuando los gatos hacen sus excursiones nocturnas, muchas veces oyen con claridad a los seres humanos revolviéndose en sus camas, dando vueltas sobre sí mismos: son las ideas, que les impiden descansar, como si tumbados a oscuras a las cuatro de la mañana pudieran resolver algunos de los problemas que ellos imaginan que les aquejan, y que la mayor parte de las veces no son sino secreciones producto de su Razón. Sólo son capaces de conciliar el sueño cuando empieza a amanecer y suena el despertador.
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
La mente de los seres humanos segrega constantemente unas sustancias tóxicas, llamadas ideas, que llegan a invadir todo el organismo. No hay persona humana que no arrastre el peso de un montón de ideas en la cabeza. En realidad, tener alguna idea no es malo; pero los humanos, en lugar de tener cada vez una sola idea, persistente y clara, como hacen los gatos, tienen muchas ideas a la vez, por un exceso de secreción de su mente.
La abundancia de ideas hace que éstas se enmarañen y produzcan un estado de confusión permanente, aislamiento con respecto al entorno, déficit cognitivo con respecto a algunas señales evidentes (son incapaces de presentir los terremotos y las tormentas, no perciben el peligro inminente y, en consecuencia, nunca se ponen a salvo a tiempo: los peligros les sorprenden siempre y por ello sufren muchos accidentes); ante una situación de riesgo, en vez de huir y ponerse a salvo en el lugar seguro habitual, se entretienen en analizar qué está pasando y pretenden entenderlo, por lo cual, cuando quieren reaccionar, ya es demasiado tarde. Eso hace que los seres humanos estén muy mal preparados para afrontar los peligros de la existencia: ante un peligro, producen ideas en lugar de actuar.
dianalauraaa
dianalauraaacompartió una citahace 2 meses
A veces parece imposible que puedan caber en un sitio tan pequeño y plano como la caja craneal del gato ideas tan redondas, tan firmes, tan inamovibles, tan enérgicas.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)