bookmate game
Libros
Yael Weiss

Las cicadas

Las cicadas viven bajo tierra bebiendo de las raíces de los árboles, y cada 17 años emergen para aparearse, poner huevos y morir. El canto —la estridulación— de los machos es atronador, tan alto como el de una aspiradora, y multiplicado por millones resulta en un sonido imbatible y pesadillezco. Las cicadas emergen en tal cantidad que detienen el funcionamiento de algunos aviones. Su ciclo de vida no es negociable, implica una transformación radical: eso es lo que sucede en estos relatos. De ellos surge un retrato de las metamorfosis del cuerpo y la mente, un gran mapa de las transformaciones personales. No es casualidad que en Asia las cicadas sean consideradas el símbolo de la inmortalidad. Este libro es eso.
136 páginas impresas
Publicación original
2021

Otras versiones

¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

  • Mauricio Coronelcompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó

    Nueve cuentos, tres buenísimos. Todos delirantes, una prosa en como no quiere la cosa notable, bien construida. El feminismo subyace en una estética de la inteligencia.

  • Sol Ríoscompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    🔮Profundo

    De cada historia se pueden decir tantas cosas! Libro idóneo para una lectura lenta y reflexiva.

  • Jenny Arcompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    🚀Adictivo

    Que grato fue conocer a la autora con éste libro, son relatos en que las mujeres son las protagonistas, temas reales, crudos, fuertes pero muy bien narrados, te llevan a la situación, a la trama, la vives, la sientes tuya y sufres con ellas.
    Están narrados en primera y tercera persona, fácil a la lectura, rápida y te deja con ganas de volver a leerlos.
    Se los recomiendo

Citas

  • Mauricio Coronelcompartió una citahace 3 años
    . “Así que esto es la madurez”, se repetía Amanda con asombro, “ya no esperar la mirada de los otros, sino ver por una misma”
  • German Romocompartió una citahace 3 años
    Al mando de sus movimientos estaba un ser más primitivo, por lo general agazapado al fondo de su persona, pero siempre listo para resurgir y tomar el control.
  • nenapoethicscompartió una citael año pasado
    Los hombres se prestaban de modelo por vanidad, porque se amaban a sí mismos.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)