Osho

Educando a los hijos

Un provocador libro de Osho sobre la educación temprana de los niños. Osho nos sugiere un cambio radical en nuestra actitud hacia los niños basada en una profunda comprensión de la libertad del niño y de nuestra propia libertad.Osho responde una pregunta sobre la manera correcta de ayudar al niño a crecer sin interferir con su potencial natural.
41 páginas impresas
Publicación original
2014

Opiniones

    Mily Sietecompartió su opiniónhace 2 años

    💯es un buen libro muy claro como todos los de osho

    Perla Duráncompartió su opiniónhace 3 años
    🔮Profundo

    Mucho que aprender

    julian alvaradocompartió su opiniónhace 4 años
    💡He aprendido mucho
    🎯Justo en el blanco

    Excelente

Citas

    Gerardo Alberto Urzua Gómezcompartió una citahace 4 meses
    Cualquier forma de ayudar a un niño es errónea.

    La sola idea de ayudar es incorrecta. El niño necesita tu amor, no tu ayuda.
    Mily Sietecompartió una citahace 7 meses
    Ellos decían, “Tú no lo entiendes. Un político no debe llegar a tiempo. Eso significa que no es un pez gordo, sino simple fritura.”

    No soy un político. Nunca he sido ni un pez grande, ni uno pequeño. Solo soy un ser humano, nada más, ni nada menos. Estaba siendo quisquilloso sobre llegar a la hora. De modo que el marido estaba preocupado, y la mujer se asomó a la ventana y dijo, “¡Para de tocar el claxon! Te he dicho mil veces que iré en un minuto.” Miré al marido y dije, “¡Esto sí es que es algo, ‘mil veces’ e ‘iré en un minuto’! ¿De dónde saca el tiempo para decirlo mil veces en un minuto?” Pero, se trata de un juego de poder. La esposa quiere que se sepa que ella es la jefa. Puede seguir apretando el claxon, pero si la jefa no baja el coche no se mueve.

    Tengo una buena conexión con las mujeres, así que con quien quiera que estuviera, pronto me hacía íntimo de sus madres, de sus esposas, hermanas. Y les preguntaba, “¿Qué pasa? Todos los días sucede igual; el pobre hombre toca y toca el claxon.” Y ellas decían, “No ocurre nada. No estamos ocupadas, pero él sigue llegando tarde a casa cada día y no presta atención a lo que le decimos. Así que cuando tenemos una oportunidad… Es un simple toma y daca.”

    Todas las personas a tu alrededor han sido ayudadas, ayudadas enormemente, a ser lo que son. Te han ayudado; ahora quieres ayudar también a tus hijos.

    Lo único que puedes hacer es ser amoroso, nutrirlos, ser cálido, aceptarlos. El niño trae consigo un potencial desconocido, y no hay forma de saber lo que va a ser. De modo que no puede sugerirse ningún procedimiento. “De esta forma deberías ayudar al niño.” Y cada niño es único, así que no puede haber una disciplina general para todos los niños.

    Personas como la Srta. Judith Martin [1] están sugiriendo medidas para todos los niños, como si los niños fueran producidos en la línea de montaje de una fábrica. No hay dos niños iguales. ¿Cómo puedes sugerir, cómo puedes tener el descaro de sugerir un programa generalizado, que esto es lo que se debe hacer? Sin embargo, la Srta. Judith Martin… no sé cuántas veces se ha convertido en “señorita”, creo con certeza que una docena de veces, porque no hay marido que pueda soportarla; o se tiene que escapar o se suicida, pero algo tendrá que hacer para convertirla en señorita de nuevo. Y ahora ella ya debe ser muy mayor.

    Quizás, al final, cuando se haga famosa y la autoridad más conocida en educación infantil, nadie se atreverá a casarse con ella, porque una mujer como ésta, que no tiene compasión al‍
    Mily Sietecompartió una citahace 7 meses
    Hitler es poderoso porque puede interferir en la vida de millones de personas. Tú no eres Adolf Hitler, pero aun así puedes interferir en la vida de unas pocas personas… un pequeño, una miniatura de Adolf Hitler.

    Al menos el marido puede interferir en la vida de la esposa; la mujer puede interferir en la vida de su esposo. Es un juego mutuo; de este modo ambos se hacen poderosos. El marido va interfiriendo a su modo, sin ser ambos conscientes de por qué están interfiriendo. Se suponía que estaban juntos para mejorar la vida del otro, pero…

    El marido llegará tarde cada día; no es que sea esencial llegar tarde, pero es una cuestión de poder, de ego: si llega a la hora a casa eso significa que se ha sometido. Sé de maridos que permanecen sentados en sus oficinas sin hacer nada, chismeando, sabiendo perfectamente que sus esposas estarán hirviendo por dentro. Podrían llegar a casa a tiempo, pero eso es lo que ellas quieren. Simplemente porque ella lo desea es imposible para el hombre, va en contra de su hombría el llegar a tiempo; llegará tarde. Y la misma escena se repite cada día.

    Tampoco la mujer está preparada para dejar de preguntarle por qué se ha retrasado, sabiendo perfectamente que cualquier cosa que diga será una mentira. Ella sabe que es mentira, él sabe que ella sabe que es mentira, y se trata de una mentira, pero, es un buen comienzo para una pelea, un buen inicio, una buena excusa. Y así la esposa seguirá haciendo lo mismo…

    Me senté con un marido en su coche, y él estaba tocando el claxon porque estaba preocupado; me tenía que llevar a un encuentro y debía llegar a tiempo. Y no me gusta hacer perder el tiempo a la gente; no soy un líder político. Se supone que un líder político ha de llegar tarde. De nuevo el mismo control… tienes que esperar. Y él no es un cualquiera; está tan ocupado, tan atareado, que es obligado que llegue tarde.

    Conozco a líderes políticos que sencillamente se sentaban y charlaban, a los que le tuve

En las estanterías

    ANDRÉS LÓPEZ
    Espiritualidad
    • 8
    • 5
    fantásticas_adicciones 🤗
    Osho - Colección
    • 12
    b8977369407
    Libros mama
    • 8
    Irwin Chacón Díaz
    01. Ser padre
    • 3
    b2193531233
    Osho
    • 4
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)