Samanta Schweblin

Siete casas vacías

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    fercompartió una citahace 2 años
    La lista era parte de un plan: Lola sospechaba que su vida había sido demasiado larga, tan simple y liviana que ahora carecía del peso suficiente para desaparecer.
    Franzcompartió una citael mes pasado
    Cuando le pido algo a Dios pido así: Dios, vos hacé lo mejor que puedas —y dio un largo suspiro—. De verdad, no pido nada puntual. De tanto escuchar a la gente aprendí que no siempre piden lo que es mejor para ellos
    Parásitoscompartió una citahace 2 meses
    La gente que esperaba cargaba siempre con algo.
    Violeta Vaal Rodríguezcompartió una citahace 2 meses
    me pregunto si habrá alguna otra manera de abrazar cosas tan descomunalmente grandes como una casa, si será eso lo que mi madre intenta hacer
    Irlanda Sánchez Juárezcompartió una citahace 3 meses
    Quería morirse, pero todas las mañanas, inevitablemente, volvía a despertarse.
    Andrea Poulaincompartió una citahace 3 años
    Solo lo miraba y se recordaba a sí misma datos concretos que nunca analizaba: «hace cincuenta y siete años que estoy casada con este hombre», «esto es mi vida ahora».
    Cristinacompartió una citahace 13 días
    Mi suegra dice que lo recuerda todo, tanto lo recuerda que puede describir cada una de esas cosas que cargaba la gente. Pero ella tenía las manos vacías. Y no iba hacia ningún lugar. Dijo que estaba sentada en cuarenta centímetros cuadrados, eso dijo. Tardé en entender. Es difícil pensar en mi suegra diciendo algo así, aunque eso es lo que dijo: que estaba sentada en cuarenta centímetros cuadrados, y que eso era todo lo que ocupaba su cuerpo en el mundo.
    Rafael Ramoscompartió una citahace 15 días
    Le había dicho lo del chico y se había ido a la tumba con todo dentro. Ahora ella no tenía ni para quién morirse.
    Rafael Ramoscompartió una citahace 15 días
    Entendió, con una lucidez rencorosa, que esto la mantendría viva para siempre
    Rafael Ramoscompartió una citahace 15 días
    –¿Por qué sos tan prejuiciosa?

    –Porque alguien tiene que llevar los pantalones en esta casa.
    Rafael Ramoscompartió una citahace 15 días
    Cuando lavo los platos se me da bien este tipo de reflexiones, basta abrir la canilla para que las ideas inconexas finalmente se ordenen.
    Cristinacompartió una citahace 15 días
    Había concluido, al analizar la experiencia de algunos conocidos, que incluso en la vejez la muerte necesitaba de un golpe final. Un empujón emocional, o físico. Y ella no podía darle a su cuerpo nada de eso. Quería morirse, pero todas las mañanas, inevitablemente, volvía a despertarse.
    fernandac92compartió una citahace 16 días
    n y luego el pasillo queda ligeramente verde. Voy al ascensor, lo llamo y llega enseguida. Las puertas se abren y un hombre se asoma sin sacar su mano de los botones. Me invita a pasar con un gesto cordial. Cuando las puertas se cierran siento un fuerte perfume a lavanda, c
    fernandac92compartió una citahace 16 días
    La frazada está tirada a los pies del sillón, las colillas y las tazas sobre la mesa ratona. Están los muebles, todos los muebles en su sitio, guardando y sosteniendo todos los objetos que puedo recordar. Y él todavía está en la mesa, esperando. Levanta la cabeza de sus brazos cruzados y me mira. Salí un momento, pienso. Sé que me tocaba hablar a mí, pero si él pregunta, eso es todo lo que voy a decir.
    fernandac92compartió una citahace 16 días
    el mendigo lo acerca ahora un poco más, por si eso ayuda–, descubriré que, en toda la ciudad, no hay ningún sitio que pueda señalarle.
    fernandac92compartió una citahace 16 días
    , al salir del negocio con sus treinta dólares, no podía regresar a su casa. Tenía dinero para un taxi, recordaba su dirección, no tenía ninguna otra cosa que hacer, pero, simplemente, no podía hacerlo. Caminó hasta la esquina, donde había una parada de colectivos, se
    fernandac92compartió una citahace 16 días
    legara, le preguntara a su madre por mí, y ella tuviera que explicarse diciendo que me ha mandado a comprar aspirinas a las diez y media de la noche por un barrio que no conozco. Después me pregunto
    fernandac92compartió una citahace 16 días
    orirse nunca, porque para morirse tenía que recordar el nombre de él, porque el nombre de él era también el nombre de su hijo, el nombre que estaba en la caja, a metros de ella. Pero el abismo se había abierto, y las palabras y las cosas se alejaban ahora a toda v
    fernandac92compartió una citahace 16 días
    a mujer de la rotisería le dijo una vez que no era bueno angustiarse, que tenía que intentar ser más optimista. La gente solía decirle cosas así y a Lola le gustaba escucharlas. Sabía que nada de eso iba a ayudarla, porque ella enfrentaba algo peor que la muerte, demasiado complicado d
    fernandac92compartió una citahace 16 días
    El día del incidente del supermercado hacía calor. Hay cosas que Lola ya no recuerda, pero eso lo sabe perfectamente. Se desmayó por el calor, no por lo que había pasado. El médico, la ambulancia, todo le pareció u
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)